Las cofradías y el coronavirus

Las cofradías de Andalucía ya abordan posibles escenarios para la Semana Santa de 2021

  • Los presidentes de los consejos de hermandades de las capitales se reúnen hoy en Antequera

  • El Consejo de Cádiz ya ha reunido a la comisión de Semana Santa para plantear posibles alternativas

Los palcos en el Palillero, montados esta pasada Semana Santa sin procesiones. Los palcos en el Palillero, montados esta pasada Semana Santa sin procesiones.

Los palcos en el Palillero, montados esta pasada Semana Santa sin procesiones. / Fito Carreto

El incienso desapareció de las calles un jueves de marzo. De golpe y porrazo, en plena Cuaresma. La ciudad sólo había podido contemplar en sus calles varios vía crucis y algún traslado, y cuando las puertas de Santiago se cerraron después de la histórica salida del portentoso Cristo de la Salud ya no se han vuelto a abrir en ningún otro lugar de la ciudad para ver salir una imagen. El año 2020 culminará sin que haya salido a la calle ni una sola procesión. Ni Semana Santa ni Glorias. Ni en el confinamiento, ni durante la desescalada, ni en esta nueva normalidad que conforme pasan los días amenaza con retroceder en cuanto a esa normalidad cada vez menos normal.

Con el año en curso ya perdido respecto al culto público, cada vez crece más la incertidumbre respecto a qué va ocurrir en 2021. Y como quiera que el calendario ya navega por septiembre, mes del inicio de curso y mes en que la Semana Santa empieza a tomar forma en el seno de las hermandades y del propio Consejo, empiezan a darse los primeros pasos respecto a ese incierto futuro al que los cofrades miran a día de hoy con una mezcla de pesimismo (o realismo) y esperanza. Esperanza que estos días ha sido animada por el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, que se mostró optimista de que a finales de año o principios del siguiente pueda administrarse en la región la vacuna contra el coronavirus para que la Semana Santa “pueda lucir de nuevo en todo su esplendor”.

Reunión regional

A nivel andaluz, precisamente, en el día de hoy se celebrará una reunión entre los presidentes de los consejos de hermandades de las capitales de provincia y Jerez que se antoja importante de cara a lo que acontezca en los próximos meses. La intención clara de una mayoría de los presidentes de consejos es que se establezca una comunicación directa con las autoridades sanitarias autonómicas, de modo que se articule un proceso, unas premisas o unos plazos sobre los que ir trabajando de cara a ir despejando las dudas respecto a la próxima Semana Santa. Todo ello con el objetivo de que lo que vaya a ocurrir sea común a toda la región, evitando así que en cada ciudad se puedan adoptar decisiones diferentes respecto a las salidas procesionales. Si se suspende otra vez la Semana Santa, que se suspenda en toda Andalucía al mismo tiempo; y si va a haber procesiones, que se autoricen en toda la comunidad también.

También abordarán hoy los presidentes diversos escenarios que se pueden dar en 2021, un año que será sensiblemente diferente porque la Semana Santa de 2020 transcurrió en medio de un confinamiento de la población que difícilmente se repetirá el marzo próximo. Por tanto, se abre un amplio abanico de posibilidades sobre cómo celebrar por parte de las hermandades los días santos desde el Domingo de Ramos al de Resurrección, en caso de que las procesiones no puedan salir.

Cádiz ya baraja escenarios

En este sentido, el Consejo de Hermandades de Cádiz ya ha dado también sus primeros pasos, reuniendo hace unos días a la comisión de Semana Santa compuesta por varios miembros de la permanente y un hermano mayor de cada jornada. En ese primer encuentro ya se pusieron sobre la mesa posibilidades varias ante una Semana Santa en la que no puedan salir las procesiones.

¿Y si las imágenes titulares pueden salir a la calle en pequeñas parihuelas y no en sus pasos habituales, para garantizar el distanciamiento entre los cargadores? ¿Y si las procesiones no salen a la calle pero los pasos lucen montados esa semana en el interior de las iglesias? ¿O si hay procesiones pero por recorridos amplios, o con la carrera oficial ocupada en el porcentaje que corresponda para garantizar las medidas actualmente vigentes?

Septiembre es el mes en que la maquinaria de una nueva Semana Santa se pone en marcha: las cofradías empiezan a tener reuniones para definir el horario y orden de paso por carrera oficial, las mayordomías concretan con los talleres los estrenos necesarios y los probables, los capataces empiezan a citar a sus cuadrillas, las bandas retoman los ensayos… Y actualmente, todo esto se hace con excesiva prudencia porque, a día de hoy, la Semana Santa de 2021 es un gran interrogante. La Fe, en esta ocasión, está a la espera de la Ciencia para volver a salir a la calle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios