La Semana Santa del Coronavirus en Cádiz Servitas: el primero de siete Dolores

  • La orden de San Lorenzo no saldrá este Viernes de Dolores en procesión

Las siete de la tarde se clavarán hoy como un puñal en el corazón de los cofrades, y de buena parte de la ciudad. A la hora en que el reguero de negras túnicas de Servitas tendría que buscar la Catedral serpenteando por Sagasta, Hospital de Mujeres o Libertad vivirá la ciudad el primero de los dolores de una Semana Santa sin procesiones. Una Semana Santa que desde hace pocos años tiene su antesala en la procesión de Servitas, que hoy tendrá el dudoso honor de ser la primera en experimentar en sus propias carnes cómo se vive el día de la salida sin salir. La primera dolorosa jornada que vivirá otras seis a partir del Domingo de Ramos.

“Los sentimientos serán muchos para toda la fraternidad. El hecho de no poder estar juntos, no poder celebrar el día desde por la mañana con la eucaristía será duro. Viviremos muchas emociones”, avanzaba anoche el prior de la orden, Rafael Guerrero, que en el lado contrario resaltaba “la actitud de los hermanos y devotos” que han podido comprobar en estos días de confinamiento. “Tenemos dos hermanos que han estado ingresados por coronavirus y se han volcado con ellos dos”, ponía como ejemplo de esa hermandad que se ha respirado a través de las redes sociales, convertidas hoy en el elemento esencial de conexión de unos y otros.

Precisamente, las redes sociales servirán a la orden para compartir con el resto del mundo lo que el coronavirus ha privado de ver por las calles de la ciudad. Los hermanos seguirán recibiendo en sus teléfonos móviles y en sus correos electrónicos el material para unirse a las oraciones y actos previstos, como ha ocurrido estos días atrás con el septenario que hoy culmina. Y el resto de personas que quieran unirse a la Virgen de los Dolores podrán participar de las distintas citas que se publicarán en la página de Facebook de la hermandad.

Esa página amanecerá con un montaje de fotografías de la Virgen y una oración para el Viernes de Dolores. Y a lo largo del día habrá al menos tres citas: a las diez de la mañana, cuando se compartirá el último día del septenario unido a una reflexión del fraile servita que iba a predicar el triduo, Franco María Azzalli; a las doce del mediodía, con un vídeo donde el asistente espiritual, Jesús García Cornejo, presidirá el rezo del Ángelus acompañado de una reflexión; y a las nueve menos cuarto de la noche, hora aproximada en la que el cortejo tendría que estar en el interior de la Catedral, cuando se compartirá en la red social la protestación de fe que hacen los hermanos.

Para esta salida tenía la orden previstos una serie de estrenos que no podrán apreciarse, como un juego de candelabros para el paso de palio, la restauración de la peana, la restauración de varias piezas de orfebrería del cortejo (juego de varas, pértiga del pertiguero y naveta), o el arreglo de un pañuelo de la Virgen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios