Semana Santa Cádiz 2019 | Cigarreras El orgullo cigarrero resiste ante la lluvia

  • Las imágenes de lamento se sucedieron tras la decisión de la hermandad de Santo Domingo de suspender su salida procesional

Los hermanos de Cigarreras escuchan la decisión de la Junta de Gobierno de suspender la procesión.

No pintaba bien el día en Santo Domingo. La decisión tomada una hora antes por la hermandad de Las Aguas, el cielo gris que se iba oscureciendo poco a poco y el viento hacían aparecer los peores presagios en los instantes previos a la salida de Cigarreras, a pesar de que Sentencia, que comparte con esta corporación día y barrio, sí había anunciado que iniciaba su camino hacia la Catedral.

Con bastante antelación, los hermanos esperaban con paciencia la determinación final en la escalinata de la iglesia conventual. Con las puertas cerradas, en el interior del templo los miembros de la Junta de Gobierno discutían sobre la idoneidad de poner los pasos de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de la Esperanza en la calle.

Los pasos de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de la Esperanza, al fondo de la iglesia de Santo Domingo. Los pasos de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de la Esperanza, al fondo de la iglesia de Santo Domingo.

Los pasos de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de la Esperanza, al fondo de la iglesia de Santo Domingo. / Julio González

Sin embargo, no hubo dudas ante las probabilidades de lluvia y los responsables de Cigarreras eligieron no arriesgar ante unos partes meteorológicos que no eran nada halagüeños. La deliberación fue rápida y a las 17.20 horas ya se hizo oficial la noticia de que la hermandad no iba a realizar su estación de penitencia en la Santa Iglesia Catedral.

Los hermanos fueron accediendo poco a poco al interior de Santo Domingo. Con los dos pasos al fondo, las miradas se dirigían a los titulares para intentar encontrar una respuesta a la desilusión tras un año de espera. Los teléfonos móviles ardían entre mensajes y llamadas para contar la voluntad de la hermandad, que aún no la había comunicado directamente a los integrantes del cortejo. “La decisión es sabia”, se afanaba en contestar una hermana a otra para justificar la determinación de la cofradía. Los llantos y los abrazos se sucedían ante una noticia que a ningún cofrade le gusta escuchar pero que siempre hay que asumir para no poner en peligro el patrimonio.

Los hermanos de Cigarreras rezan con la mirada puesta en el palio de María Santísima de la Esperanza. Los hermanos de Cigarreras rezan con la mirada puesta en el palio de María Santísima de la Esperanza.

Los hermanos de Cigarreras rezan con la mirada puesta en el palio de María Santísima de la Esperanza. / Julio González

Con la voz entrecortada, uno de los miembros de la Junta de Gobierno comunicaba a los hermanos que Cigarreras se quedaba en casa. “Los partes no nos dan la suficiente confianza”, explicó este hermano como motivo de una resolución que tenía el fin de proteger a “las imágenes titulares”.

Tras estas palabras, el director espiritual de Cigarreras, el dominico Pascual Saturio, invitó a los hermanos a participar en la protestación de fe a los titulares de la hermandad. Una muestra de la devoción que finalizó al grito de “¡viva el orgullo de ser cigarrero!”, rompiendo los hermanos en aplausos. Con lluvia en el exterior, Santo Domingo se llenó de devotos para contemplar los pasos antes de que se celebrara un vía crucis en su interior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios