San Fernando

La residencia de Cruz Roja te guía en los cuidados a mayores dependientes

  • La residencia de la Cruz Roja elabora una guía práctica con pautas básicas para atender en casa a mayores dependientes ante las dudas de los cuidadores

Usuarios de la residencia de mayores de Cruz Roja, durante una de las actividades festivas. Usuarios de la residencia de mayores de Cruz Roja, durante una de las actividades festivas.

Usuarios de la residencia de mayores de Cruz Roja, durante una de las actividades festivas. / Residencia Cruz Roja

La residencia de la Cruz Roja ha elaborado una guía práctica para el cuidado de personas mayores dependientes. Aprendiendo a cuidar "va dirigida a los cuidadores con personas en casa", explica la psicóloga del centro, Elena Rosso, que se ha encargado de la coordinación. "Aquí además de personas de la residencia también se atienden a personas en estancia diurna, pero sus familiares tenían muchas dudas sobre los cuidados en casa, por eso surge la idea de una guía sencilla y práctica, básica", detalla.

Alimentación, ropa, desplazamiento, aseo... la propuesta de la residencia de Cruz Roja recoge pautas para la atención de las personas mayores dependencias, especialmente con demencia, que buscan el mejor cuidado. "La necesidad se detectó por las continuas dudas que nos exponían y en las comprobaciones periódicas que se hace sobre la evolución en casa", comenta Rosso. Todos los servicios han colaborado en la guía, que puede verse en su página web.

La nutricionista ha planteado cuestiones sobre la alimentación como el ambiente en que debe hacerse, la facilitación de la situación para que coman en la medida de lo posible por ellos mismos, como cortar la comida o poner solo el cubierto necesario. Como en otras acciones, por ejemplo la hora de dormir, se recomienda que siempre se haga a una misma hora. "La rutina es importante de mantener en personas con demencia y problemas de memoria porque están desorientados. Cuanto más cambios tenga el entorno, más desorientación. Ya de por sí se confunden de día, la mañana con la tarde. Por eso tener a la misma hora la comida les da seguridad", expone la psicóloga. Esa rutina, abunda, les permite saber cuál es el siguiente paso o no repetir las comidas.

Muchas de las pautas siguen la premisa de fomentar la autonomía de la persona, en pro de su autoestima. Entre otras maneras, se promueve con la elección: entre varias comidas, de vestimenta... "Siempre sería simplificando. Por ejemplo, el armario lleno de ropa de invierno y verano puede llevar a confusión, por eso se les debe plantear varios conjuntos para que escojan", argumenta Elena Rosso. El fomento de la autonomía con esas cuestiones cotidianas se encamina a ralentizar el deterioro cognitivo.

También la adaptación del entorno (quitando obstáculos por las zonas en que se mueva la persona o con cambios en el cuarto de aseo) favorece la salud de la persona dependiente. "Si se tiene una cama alta la persona necesitará ayuda para levantarse. Si no suele pedir ayuda y no puede levantarse se le pone un pañal, lo que termina provocando un problema que no tenía y encima menoscaba su autoestima", ilustra.

Terapia ha contribuido en sugerir cómo dar órdenes sencillas; el fisioterapeuta, con cómo favorecer los traslados y movimientos; trabajo social, con cuestiones sobre la ley de dependencia o sobre ingresos en el centro; el departamento médico, con las cuestiones básicas que preguntar cuando se acude al médico para no olvidarse de nada... En el caso del departamento de psicología de Elena Rosso se ha aclarado cómo comunicarse con la persona, dando importancia a la comunicación no verbal para hacerse entender, sin interrogar ni hablar en tono paternalista. "Se les habla como niños chicos, y eso les frustra", advierte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios