San Fernando

La preocupación por la limpieza asume protagonismo ante las cercanas elecciones

  • El PP hace un guiño a la que sigue siendo una de las principales reivindicaciones ciudadanas con una de sus propuestas clave para las municipales: 'La Isla limpia, cuidada y bonita'

  • El tema promete ser una de las claves del debate electoral que se avecina 

Operarios del servicio de limpieza, en una imagen de 2018. Operarios del servicio de limpieza, en una imagen de 2018.

Operarios del servicio de limpieza, en una imagen de 2018. / Román Ríos (San Fernando)

No hace falta recurrir a encuestas ni a elaborados estudios de opinión o tomarse café con los vecinos para saber que en La Isla la principal reivindicación ciudadana –en lo que atañe a competencias exclusivamente municipales– sigue siendo la limpieza. O mejor dicho, las carencias que arrastra el servicio. Es un viejo problema que, aunque nunca ha dejado de estar en el tablero de juego, resurge ahora con fuerza ante la cercanía de las elecciones municipales.

Era previsible. No hay duda de que será uno de los temas clave tanto en la contienda política que se avecina como en la redacción de los diferentes programas de gobierno que ahora empiezan a tomar forma. El PP ha sido el primero en lanzarse. En una asamblea abierta celebrada en la sede de una asociación de vecinos, Loaiza –su candidato a la Alcaldía– presentó el lunes la que previsiblemente será una de sus grandes apuestas electorales: la iniciativa La Isla limpia, cuidada y bonita, que básicamente pasa por comprometerse con una mayor limpieza de las calles y un adecuado mantenimiento urbano de la ciudad. 

El gobierno municipal es consciente del amplio descontento ciudadano que existe, que además ha encontrado en las redes sociales una vía de escape para dar rienda a su malestar ante el estado de las calles: desde los excrementos caninos hasta los muebles que se acumulan en la acera a la espera de su retirada dejando una estampa de lo más indeseable... Situaciones que, a menudo, son más achacables a conductas incívicas que la gestión del servicio en sí. Pero que, en todo caso, no ayudan a mejorar la imagen de la ciudad, que ahora mismo no está en su mejor momento.

San Fernando roza los 100.000 habitantes pero cuenta con un escaso presupuesto para atender como se merece a todo el término municipal. A eso se suma una plica antigua, que se remonta al año 2006, y que llleva ya varios años prorrogada. La solución a todos los problemas de limpieza que arrastra San Fernando –eso sostiene el equipo de gobierno desde principios del mandato– pasa por el nuevo contrato de más de 8,6 millones de euros anuales y las importantes mejoras que incluye para los años venideros.

El nuevo contrato era uno de los retos del mandato, pero aún no se ha adjudicado

Licitada en el pasado mes de marzo –pronto hará un año– la plica sigue todavía pendiente de adjudicarse. Hay hasta seis empresas interesadas en hacerse con la concesión y el ejecutivo de Cavada quiere ser especialmente escrupuloso con los trámites de un contrato que, forzosamente, da mucho que hablar, tanto por la repercusión que arrastra entre la ciudad y sus barriadas como por la elevada cuantía de su presupuesto. No en vano es el gran contrato.

La intención del equipo de gobierno es dejar zanjado el tema antes de las elecciones de mayo. Claro que ni siquiera se ha resuelto aún su adjudicación cuando apenas quedan cuatro meses para la convocatoria electoral. Así que, al margen de resolver dicha adjudicación y de conocer el nombre de la empresa que se hará cargo de la limpieza viaria y de la recogida de basura durante los próximos años, poco más puede hacerse en tan poco tiempo ya.

Y eso que estos cuatro años se presentaban a priori como el mandato de la mejora y renovación de los grandes contratos: el de la limpieza y el de parques y jardines, que sí está en funcionamiento desde el pasado mes de septiembre. De hecho, los primeros presupuestos aprobados por el gobierno que comparten socialistas y andalucistas en 2016 daban ya luz verde a un importante incremento en sendas partidas para tramitar su renovación con la inclusión de importantes mejoras en ambos casos. Pero, como suele ocurrir con todos los trámites administrativos, los retrasos han relegado el que era uno de sus objetivos principales hasta los últimos meses del mandato, sin satisfacer –claro– las demandas ciudadanas que vienen de largo en este sentido.

Ahora llegan nuevas elecciones y la limpieza de las calles –tema especialmente sensible para la ciudadanía– pasará a ocupar un lugar preferente en el debate que viene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios