San Fernando

La otra negociación: la apuesta por la gran ruta de la Armada

  • La reciente apertura del Museo Naval, las numerosas visitas que ha recibido en pocas semanas, y la propuesta para recuperar Torre Alta inciden en el enorme potencial que tiene para la ciudad el patrimonio histórico de la Marina

Dos destacadas novedades -la apertura del Museo Naval y los planes que Defensa y el Ayuntamiento se traen entre manos para recuperar Torre Alta y facilitar su apertura al público- han puesto el acento este verano en el enorme potencial que atesora el patrimonio histórico de la Armada. No es nada nuevo. Y, de hecho, el Real Observatorio de la Armada ha sido durante largo tiempo -y sigue siendo- el edificio que mayor número de visitas recibe en la ciudad, lo que le valió incluso en el año 2004 el premio Melkart a la Promoción de la Identidad Isleña, que se entregaba en el marco de las actividades organizadas en la Feria Internacional del Turismo (FITUR). Sin duda, un insólito reconocimiento para una institución militar.

Sin embargo, la apertura del Museo Naval en pleno centro de la ciudad, en el edificio de la antigua Capitanía, y sobre todo el destacado número de visitas que ha recibido en escasas semanas, ha servido para que muchos isleños tomen conciencia de las grandes posibilidades que tiene el patrimonio de la Armada para ayudar a la promoción turística de la ciudad. De hecho, este Museo ha sido la actuación más relevante en materia turística que se ha llevado a cabo en la ciudad en muchos años, aunque paradójicamente haya venido de la mano de la Armada. Así que más allá de la leyenda de Camarón, más allá de los encantos del Parque Natural y más allá incluso del frustrado legado de Las Cortes, la llamada Ruta de la Armada, que incluye un recorrido por todos esos enclaves históricos, cobra cada vez un mayor protagonismo como atractivo de la ciudad. Constituye además un elemento diferenciador de la oferta que brindan otras localidades del entorno y se vincula directamente con las más arraigadas señas de identidad del municipio, que este año precisamente cumple 250 años gracias al impulso que recibió la antigua villa con el traslado de las dependencias militares de la Marina.

El Ayuntamiento es consciente de ese potencial que tiene la ruta patrimonial de la Armada, a la que sabe que se le puede sacar mucho más partido de lo que se hace hoy día en favor de la promoción de la ciudad y de su anhelado desarrollo turístico. La reciente apertura del Museo Naval y el elevado número de visitas que ha recibido lo ponen de manifesto. Pero sabe también que para dar un impulso a esta ruta isleña de la Armada es necesario ir de la mano con Defensa y mantener las buenas relaciones de las que ambas administraciones han hecho gala a lo largo de los últimos años.

Abrir este patrimonio histórico al público, regular las visitas disponibles con mayor frecuencia, ampliar horarios y, en definitiva, articular todo eso en una oferta turística organizada es uno de los propósitos del gobierno municipal que se ha incluido en la agenda de temas a tratar con Defensa. De hecho, tanto en la primera carta que la alcaldesa, Patricia Cavada, dirigió al Ministerio como en la posterior reunión que se trató con el director general de Infraestructuras estas propuestas figuraban junto a cuestiones claves para el desarrollo de la ciudad como la desafectación de las instalaciones militares que carecen de uso activo en Camposoto. El Arsenal de La Carraca, el Panteón de Marinos Ilustres e, incluso, el propio Observatorio de Marina con la pretendida recuperación y apertura de Torre Alta y Torre Chica son puntos indispensables de esa ruta de la Armada que se aspira a relanzar en relación con las necesidades turísticas del municipio.

Y, hasta ahora, la cosa no ha ido mal. Desde que el Ayuntamiento mostrara sus cartas en la reunión que hace poco menos de un año mantuvo con Defensa, además de ponerse sobre la mesa una propuesta de desafectación de suelos en desuso de Camposoto, se ha abierto el nuevo Museo Naval tras varios años de obras y retrasos y Defensa ha trasladado al Ayuntamiento una propuesta para emprender la recuperación de Torre Alta en varias fases y su apertura al público, una iniciativa que ha tomado forma en el marco de las negociaciones que ambas administraciones mantienen para facilitar la conexión del nuevo edificio de la hora -actualmente separado por una calle peatonal- con el resto del recinto del Observatorio de Marina. Si esa propuesta se concreta y consigue ponerse en marcha será un revulsivo para esta ruta de la Armada que La Isla quiere potenciar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios