Crisis del coronavirus en San Fernando El albergue Federico Ozanam sigue atendiendo a las personas sin hogar

  • El centro mantiene aislados y con las medidas de prevención necesarias a los acogidos

  • El representante de la Sociedad San Vicente de Paúl destaca el comportamiento de los acogidos y del personal

El albergue Federico Ozanam, en una imagen de archivo. El albergue Federico Ozanam, en una imagen de archivo.

El albergue Federico Ozanam, en una imagen de archivo. / Rioja

"La Sociedad San Vicente de Paúl en ningún momento va a dejar de atender a las personas sin hogar. Entendemos que ahora es cuando más tenemos que estar ahí". El presidente del consejo de zona de Cádiz de este entidad, Francisco Holgado, confirma de esta forma que el albergue Federico Ozanam continúa funcionando, con las restricciones oportunas por la pandemia del coronavirus. Entre otras cuestiones, los usuarios se encuentran confinados.

"Vino la Policía Local a explicar que el gobierno había decretado el estado de alarma y que no se podía salir a la calle, solo para ir a la farmacia o al médico en casos muy urgentes, porque es el personal el que solventa el aprovisionamiento de comida", explica Holgado sobre cómo comunicaron el sábado las limitaciones de movimiento que se han acatado sin ningún tipo de incidente por el momento. "Tienen un comportamiento excepcional", asegura.

La Sociedad San Vicente de Paúl no ha dudado en seguir con su labor social, y así se lo transmitió a los ayuntamientos de San Fernando y Chiclana, con los que tiene conveniadas las plazas, y al obispo. "No íbamos a dejar de hacerlo, son un colectivo vulnerable y necesitan ayuda", defiende Francisco Holgado, que insiste en que se han aplicado las disposiciones del Ministerio de Sanidad para continuar su actividad.

Así por ejemplo se ha cambiado el horario de comidas de tal manera que se han organizado dos turnos para desayuno, almuerzo, merienda y cena para poder guardar la distancia de seguridad de un metro. Se está habilitando una segunda sala de estar y las habitaciones están abiertas a excepción del tramo de la mañana en que se procede a su limpieza. 

En total acogen a 30 hombres y 5 mujeres, con la implicación de los 9 trabajadores. "El comportamiento del personal es magnífico, no ha habido ningún tipo de rechazo a seguir con sus turnos o ampliarlos si fuera necesario", resalta este representante de la Sociedad San Vicente de Paúl. Han suspendido, eso sí, las reuniones de conferencias en las que suelen haber unas 10 personas y la colaboración de los voluntarios. "Se ha prohibido la entrada en el centro para visitas a los acogidos o del voluntariado", recalca.

San Vicente de Paúl pretendía presentar a finales de mes el logotipo de la conmemoración de los 150 años de su presencia en la ciudad de San Fernando. "Que mejor manera de celebrarlo que manteniendo la actividad para quienes lo necesitan", concluye Francisco Holgado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios