Astilleros San Fernando

El contrato de Arabia, “soporte económico” para el plan estratégico de Navantia

  • El presidente del comité de empresa destaca la importancia del programa para el futuro de la factoría

Trabajadores de Navantia San Fernando en la presentación del programa de las corbetas. Trabajadores de Navantia San Fernando en la presentación del programa de las corbetas.

Trabajadores de Navantia San Fernando en la presentación del programa de las corbetas. / Román Ríos

"Por fin llegó este día, este hito histórico". El presidente del comité de empresa de Navantia San Fernando, Jesús Peralta, mostraba esta mañana la satisfacción de la plantilla de los astilleros por que se comenzara con el corte de chapa y por tanto con la construcción de las corbetas para Arabia Saudí. Era el momento de echar la vista atrás y reconocer el esfuerzo realizado por la dirección comercial y los trabajadores para contar con esta carga de trabajo que asegura el futuro de la factoría. Un futuro que viene de la mano del plan estratégico, del que también habló la presidenta de Navantia, Susana de Sarriá.

Peralta hacía mención a las vicisitudes padecidas para confirmar el acuerdo con Arabia, a la contención de los trabajadores "que hemos sabido medir en todo momento las movilizaciones para no truncar las negociaciones", al trabajo de la dirección comercial para lograrlo y al "esfuerzo de todos y cada uno de los trabajadores y las trabajadoras de esta factoría", sin olvidarse de la industria auxiliar que también "es partícipe".

"Estamos todos orgullosos de conseguir este objetivo que tantas preocupaciones nos hizo pasar en septiembre. Los trabajadores fueron capaces de actuar de inmediato, para hacer que este Gobierno doblara su brazo y el ministro de Asuntos Exteriores lograra reconducir" la situación, recordaba el presidente del comité de empresa.

La representación sindical conoce la importancia de esta carga de trabajo –"reactiva otra vez el empleo en este San Fernando tan deprimido, en esta Bahía tan deprimida, porque vamos a llegar a casi 6.000 empleos entre directos, indirectos e inducidos"– como "soporte económico" para el plan estratégico del que destacó su "punto principal": los nuevos ingresos, "la entrada de nuevos chavales, que hacía años que no conseguíamos que pudieran entrar".

Es la incorporación de nuevos profesionales "que nos ayudarán a rejuvenecer la compañía" a la que hacía referencia De Sarriá en su intervención antes del corte de chapa, porque dará impulso a la "modernización y digitalización" de los astilleros, "en negocios como la transferencia de tecnología y el apoyo al ciclo de vida, el incremento de la internacionalización, con una mayor planificación y cualificación". La entrada de nuevos trabajadores se producirá a través de un plan de empleo que garantiza trabajos "estables y de calidad".

"Aprovecho para agradecer a las personas que durante el plan estratégico abandonan las empresa por todos esos años que han dedicado a la compañía", mencionó la presidenta de Navantia (al igual que el director de Navantia Bahía de Cádiz) sobre las prejubilaciones que se irán produciendo.

Tanto Jesús Peralta como Susana de Sarriá apuntaron a las inversiones que se hará en la compañía, para la modernización de las instalaciones (digitalización, robotización), y que para la Bahía de Cádiz supondrá 160 millones. "Por supuesto, también es un plan para la industria auxiliar, porque sin ellos no podemos soportar esta carga de trabajo, no podremos andar", defendió el presidente del comité.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios