San Fernando

Ocho años para terminar el pabellón

  • Las instalaciones deportivas a medio construir en la barriada Andalucía, una de las grandes obras del Plan E, han pasado por tres gobiernos de diferente signo político

  • Ahora se ha vuelto a anunciar su terminación

Aspecto exterior del pabellón de la barriada Andalucía a medio construir, en una imagen de hace unos días. Aspecto exterior del pabellón de la barriada Andalucía a medio construir, en una imagen de hace unos días.

Aspecto exterior del pabellón de la barriada Andalucía a medio construir, en una imagen de hace unos días. / Román Ríos

Camino de cumplir los diez años llevan las obras del tranvía desde que los trabajos comenzaran en la calle Real en septiembre de 2008. Y una década completa tardó también en acometerse la cuestionada rehabilitación del Castillo de San Romualdo, donde ahora -además de actos culturales de toda índole- se expone la muestra permanente del Museo Histórico. Son plazos excesivos, que han batido récords de espera en La Isla, aunque también obras monumentales que hasta cierto punto pueden llegar a justificar -al menos en parte- la excesiva tardanza.

Más incomprensible resulta, sin embargo, que una obra aparentemente sencilla y de relativa complejidad arrastre ya ocho años sin terminarse. Se ha convertido en todo un símbolo. Ha pasado por tres gobiernos diferentes y de distinto color político -PA, PP y PSOE- sin que ninguno, hasta ahora, haya conseguido que se reanuden con éxito los trabajos. En los últimos días se ha desempolvado este viejo proyecto, que ha vuelto a escena al incluirse -otra vez- entre las inversiones a ejecutar con el remanente de Tesorería que procede de la liquidación presupuestaria de 2017.

Se trata del polémico pabellón de la barriada Andalucía, la última gran obra que se proyectó con el dinero del Plan E, cuyas obras -adjudicadas por 691.533,74 euros, una de las partidas más voluminosas de las ayudas estatales millonarias que llegaron para combartir el desempleo en el sector de la construcción- arrancaron en 2010 para quedar paralizadas apenas unos meses después. Desde entonces, este equipamiento deportivo a medio construir que se levanta en el corazón de la barriada languidece a la espera de que algún día se retomen los trabajos.

La de ahora, tras el acuerdo alcanzado con Ciudadanos para impulsar estas inversiones entre las que se encuentra el pabellón de la barriada Andalucía, parece la definitiva. Hay reservada una partida de 700.000 euros y se ha dado a conocer un cronograma que prevé el comienzo de las obras a principios de 2019, una vez revisado el proyecto -otra vez- y completada la licitación y posterior adjudicación de las obras. Se calcula, según estos nuevos plazos que se han puesto sobre la mesa, que dentro de un año podría al fin estar terminado.

Aunque también es cierto que no es la primera vez que se anuncia la terminación de las obras del pabellón de la barriada Andalucía. De hecho, era una de las inversiones a realizar con el remanente de 2015. Así se anunció en octubre de 2016 e incluso se le asignó una partida de 525.000 euros para impulsar la terminación de los trabajos.

Y fue también uno de los compromisos firmados con C's en 2016 a cambio de su apoyo a los únicos presupuestos que hasta el momento se han aprobado en el mandato. Aunque antes se había hablado -y no pocas veces- de la terminación del pabellón de la barriada Andalucía. Poco meses antes de las elecciones municipales, el anterior alcalde, José Loaiza, aseguraba a los vecinos que "pronto" podrían disfrutar del pabellón. En idénticos términos se pronunciaba por otro lado el andalucista Fran Romero, bajo cuyo control estaba el área de Deportes, que tanto en 2014 como 2015 se refirió a la revisión del proyecto inicial que permitiría terminar por fin las obras.

En enero de 2012 se llegó a anunciar la pronta reanudación de los trabajos. Incluso se dio a conocer una alternativa que se había puesto entonces sobre la mesa -la de la cubierta retráctil- para intentar sortear el gran error que se había cometido con las obras, al haberse emprendido los trabajos en una zona verde. Un fallón monumental que en su día se intentó acallar y que causó enorme estupor al conocerse.

Ese error cometido por el Ayuntamiento tiene mucho que ver con la excesiva demora, porque obligó a tramitar una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en 2013. Claro que cuando se hizo, la obra llevaba ya tres años paralizada. Y desde 2014 está solventada esta cuestión urbanística -el pabellón es legal- sin que se haya conseguido reanudar las obras, que por cierto tanto los vecinos de la barriada como la federación de vecinos Isla de León reclaman con insistencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios