Afa Vitae abre la primera Unidad de Memoria '¿Dónde puse las llaves?'

  • Se trata de una iniciativa pionera para prevenir y retrasar el deterioro cognitivo

  • Las instalaciones han abierto sus puertas en la calle Santo Entierro 

Roberto Suárez y Mari Pepa Rodríguez Castañeda, en la nueva Unidad de Memoria de la calle Santo Entierro. Roberto Suárez y Mari Pepa Rodríguez Castañeda, en la nueva Unidad de Memoria de la calle Santo Entierro.

Roberto Suárez y Mari Pepa Rodríguez Castañeda, en la nueva Unidad de Memoria de la calle Santo Entierro. / Román Rïos (San Fernando)

Son preguntas de lo más cotidianas: ¿dónde puse las llaves? ¿dónde aparqué el coche? Lo normal es que se trate de un simple fallo de atención.Pero a veces pueden apuntar también a un problema de memoria, sobre todo si se repiten con bastante frecuencia a edades más avanzadas. Estos olvidos suelen ser la primera alarma. Tenerlos en cuenta y, sobre todo, tratarlos puede prevenir y retrasar el deterioro cognitivo

Así que si cada día sale a andar para manterse en forma, ¿por qué no hacer lo mismo con la memoria? Se trata simplemente de ejercitarla para prevenir y retrasar la aparición de ese deterioro cognitivo que irremediablemente llega con la edad. Vivimos más y somos cada vez más conscientes de que hay que cuidarse para disfrutar de una mayor calidad de vida durante el mayor tiempo posible: prevenimos enfermedades cardiovasculares, cogemos la bici, andamos todos los días, cuidamos la tensión, la dieta... Pero con la memoria no es lo mismo. "Normalmente, cuando empiezan a aparecer los primeros olvidos, la gente no suele darle importancia", explica Mari Pepa Rodríguez Castañeda, presidenta de Afa Vitae.

De hecho, no suele hacerse hasta que ya es demasiado tarde, hasta que el problema ha dado la cara y hay un diagnóstico sobre la mesa. Por eso se quiere empezar antes. Lo más pronto posible. Y ahí es donde toma forma el último proyecto de la asociación, que acaba de abrir las puertas de una Unidad de Memoria y Prevención del Deterioro Cognitivo en el número 22 de la calle Santo Entierro (Callejón Nuevo), curiosamente en uno de los locales por los que la entidad pasó en sus inicios.

"Pero esto no tienen nada que ver con el Alzheimer", advierte. No hablamos de pacientes ni de personas con un diagnóstico. De hecho, la actividad se ha separado intencionamente de la residencia y centro de día para diferenciar bien ambos campos de acción. Esta iniciativa, que ya se ha trasladado tanto al Ayuntamiento como a los centros de atención primaria para coordinar estrategias e información en el ámbito de los mayores, se dirige a todas aquellas personas que simplemente quieran prevenir ese deterioro cognitivo que llega con el envejecimiento o que empiecen a tener fallos de memoria y quieran tenerlos bajo control.

Aunque Afa Vitae es la promotora de la idea, aseguran que no tiene nada que ver con el alzheimer

De hecho, apuntan, hay mucha gente que se dedica a hacer crucigramas, mandalas o sudokus o realiza alguna actividad para mantener su cerebro activo. Eso estimula. Pero esto que plantea la Unidad de Memoria es algo diferente, explica también el neuropsicólogo de la asociación, Roberto Suárez.  Aquí se trabaja con rigor y método científico. Se hace una primera evaluación de la persona y, en función de los resultados que se obtengan, se plantea una intervención prácticamente personalizada.

"Si en la evaluación no tiene problemas se recomienda un taller de mantenimiento cognitivo activo de 25 sesiones anuales de dos horas que en el futuro se pueden ampliar", explica. Y si en esa evaluación, por el contrario, se registran algunos fallos de memoria –que no de atención, matiza– se plantean unos talleres de 15 sesiones: doce de intervención y tres de seguimiento (a los tres y a los seis meses y al año). 

Es posible que, al hacer este reconocimiento, se aprecie ya un deterioro cognitivo incipiente, para lo que se le proponen también a los usuarios talleres específicos de memoria y de estimulación integral de las funciones coginitivas: tres horas durante cinco días a la semana. 

La iniciativa se ha trasladado ya a los centros de atención primaria

En esta Unidad de Memoria y Prevención del Deterioro Cognitivo se emplearán además técnicas novedosas. Una de ellas son las gafas de realidad virtual, con seis juegos específicamente diseñados para la memoria. Otra que también se prevé implantar –ahora mismo se está gestionando– es la técnica de estimulación magnética transcraneal, "unos electrodos  que van colocados en las zonas de las funciones que quieres estimular mientras estás trabajando e incluso antes de trabajar durante 15 o 20 minutos". 

Los resultados –dice Roberto Suárez– están garantizados. "Si vienes con un problema de memoria, te damos la estrategia para que ese problema desaparezca y, si no lo hace, para que cuando ocurre lo puedas controlar". Se trata, en definitiva, de ganarle la partida al olvido. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios