educación

'Vuelta al cole' a 30 grados de indignación

  • El calor complica el inicio de curso, hasta provocar que algunas AMPAs compren ventiladores y 'aires'

Un escolar, mochila al hombro, se dirige al colegio.

Un escolar, mochila al hombro, se dirige al colegio. / román ríos

El inicio del nuevo curso en los centros educativos pone de relieve un año más las carencias que estas dependencias tienen para el normal desarrollo de las clases. A pesar del mantenimiento o de las mejoras siempre surgen situaciones y problemas para la que los padres reclaman una solución. Otras cuestiones se arrastran sin que se resuelvan. En esta ocasión, las altas temperaturas de estas semanas de septiembre, al inicio del año académico, han mostrado la necesidad de que los colegios -también los institutos- se acondicionen para que los alumnos, pero también los docentes y el resto del personal de los centros, puedan soportar el calor en las aulas. No es nada nuevo, aunque normalmente la queja suele producirse en otra fecha: al final del curso, cuando los menores están a punto de acabar las clases y dejar el aula para disfrutar del verano. Quizás por eso las reclamaciones han sido más calladas que ahora, que coincide el calor con los primeros días de la vuelta al cole: cada vez es más habitual que en estas fechas el termómetro apriete.

Ante la falta de actuación de la administración, desde el PP y desde las filas andalucistas se criticaba el jueves que la Junta no está cumpliendo con el plan de climatización prometido. La falta de actuación en San Fernando, advertían, era evidente, más cuando en las puertas de las escuelas o por las redes sociales no deja de correr la indignación de los padres por cómo lo están pasando sus hijos en estas fechas. Luego, cuando llegue el frío, matizan, no podrán quitarse el abrigo mientras están en clase porque no hay un sistema de climatización adecuado.

La situación en los colegios sin ventiladores y aires acondicionados resulta extrema

Al menos para combatir el calor desde algunas asociaciones de madres y padres de alumnos (AMPA) se ha intentado poner remedio con la compra de aparatos de aire. En algunos casos como Casería de Ossio -como se ha conocido estos días- han hecho acopio de ventiladores; en otros se ha optado por continuar con la adquisición e instalación de aires acondicionados para mejorar la estancia de los niños en las aulas. Ya el año pasado se puso en unas aulas y en este curso continúan, apuntan representantes de un centro que prefiere mantener esta acción en silencio, y que ha contado con la cesión de ventiladores por parte de las familias. Para sufragar el coste usaron, igual que esta vez, el dinero que el último curso recaudaron en las distintas fiestas programadas. Se trata de una cuantía que suele aprovecharse para excursiones y distintas actividades, pero que ya otros años han utilizado para mejorar los recursos educativos a disposición de los docentes para desarrollar sus clases.

En el colegio Las Cortes la dirección optó hace unos años, debido a una ola de calor, por adquirir ventiladores para paliar algo la situación. En su caso, la instalación de aire acondicionado sería inviable sin cambiar previamente la instalación eléctrica del centro, muy antiguo y que no soportaría una carga tan grande.

Si para los colegios que cuentan con ventiladores estar en las aulas está resultando insoportable estos días para el alumnado y los profesores, la situación de los centros educativos -también institutos- que no disponen de ningún alivio para las temperaturas es extrema. Por eso, las asociaciones de padres no descartan hacer causa común y reclamar ante la Delegación Territorial de Educación que atienda de una vez por toda la necesidad de climatización de los centros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios