San Fernando

Trabajadores del comedor del cuartel de Camposoto piden la mediación de la alcaldesa

  • Demanda que interceda ante Defensa para que se acelere la resolución del problema del contrato

  • La prórroga del contrato se bloqueó por la falta de pago de la empresa a la Seguridad Social

Trabajadores del comedor, en una concentración a las puertas del cuartel de Camposoto a principios de octubre. Trabajadores del comedor, en una concentración a las puertas del cuartel de Camposoto a principios de octubre.

Trabajadores del comedor, en una concentración a las puertas del cuartel de Camposoto a principios de octubre. / D.C.

Los trabajadores del comedor del acuartelamiento de Camposoto siguen sin poder trabajar. La falta de pago de la empresa responsable del catering a la Seguridad Social motivó hace tres semanas que se bloqueara la prórroga del contrato y que desde el cuartel se les notificara que no podían volver a sus puestos de trabajo. Nada se ha solucionado desde entonces, por lo que los afectados piden la mediación de la alcaldesa, Patricia Cavada.

"Nuestra situación es de total inseguridad laboral", expone una trabajadora en representación de la plantilla en la carta que firma dirigida a la regidora con el fin de conseguir su intervención en este asunto. Un total de 17 personas se ha visto sin trabajo por la impugnación del contrato suscrito por el Ministerio de Defensa con la empresa Dulcinea SL. Cinco de ellos, los que tenían contratos fijos, siguen dados de alta en la Seguridad Social lo que impide que puedan trabajar en otra empresa o cobrar el paro. Los otros 12, fijos discontinuos, sí han visto resueltos sus contratos, de manera que están dados de baja y con la posibilidad de cobrar el subsidio por desempleo.

"Estamos desde agosto sin cobrar", recuerda Cristina Castilla, una de las trabajadoras de la plantilla que lleva atendiendo el comedor del acuartelamiento desde hace 18 años, antes con la empresa Brassica, que ya en su momento tuvo problemas que afectaron también a los empleados. "Estamos viviendo momentos muy críticos ya que en muchos casos este trabajo es el que saca adelante a nuestras familias", expone en la misiva escrita para Cavada.

Mientras tanto, el cuartel atiende las necesidades de los alumnos aspirantes de soldado con las cocinas que utilizan durante las maniobras, de manera que sirven desayuno, almuerzo y cena tras las raciones de campaña de los primeros días. "Se da de comer a los alumnos del CEFOT-2 (Centro de Formación de Tropa número 2). Algo más de 800 en estos meses, aunque en unos días se irán. El 10 de noviembre entran los aspirantes de un nuevo ciclo", detalla Castilla.

La plantilla pide, a través del escrito, que la alcaldesa "como máxima representantes de los isleños y defensora de nuestros derechos, le rogamos que interceda ante el Ministerio de Defensa". La idea es que se acelera la resolución de este problema, a través de una subrogación o un nuevo contrato "de manera diligente", "lo antes posible", matizan por la situación en la que se encuentran algunos de los trabajdores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios