Educación Un gaditano consigue la devolución del dinero de un máster contratado que no cumplía las expectativas

San Fernando

San Fernando premia el periodismo valiente y comprometido de Lydia Cacho

  • La periodista mexicana recibe en el Teatro de las Cortes el IV Premio a los Valores Periodísticos

Lydia Cacho recibe el IV Premio a los Valores Periodísticos de manos de la alcaldesa isleña, Patricia Cavada.

Lydia Cacho recibe el IV Premio a los Valores Periodísticos de manos de la alcaldesa isleña, Patricia Cavada. / Sonia Ramos (San Fernando)

La Isla ha brindado esta tarde desde el Teatro de las Cortes por el buen periodismo, el periodismo valiente, comprometido socialmente, el que es capaz de cambiar las cosas, de corregir injusticias y de alentar en la gente esperanzas en un mundo mejor. Lo hizo al hacer entrega del IV Premio a la Libertad de Prensa y a los Valores Periodísticos a la periodista mexicana Lydia Cacho, refugiada en España desde que hace poco más de dos años consiguiera esquivar por muy poco un atentado contra su vida –el séptimo que se intentaba, ha recordado la propia galardonada durante el acto– cuando unos sicarios asaltaron su casa, lo que la obligó a huir precipitadamente y a dejar atrás su vida de siempre.

"Nunca podemos olvidar que nuestro trabajo puede implicar un riesgo para la vida, pero el compromiso con la vida de aquellas personas a quienes debemos proteger desde el periodismo, desde cualquier forma de servicio social, es fundamental. A veces, arriesgar la vida es lo que toca...", ha afirmado con una conmovedora sencillez y rotundidad tras recibir el galardón de manos de la alcaldesa isleña, Patricia Cavada, al hacer memoria de sus 30 años de oficio –como periodista de investigación– que ha desempeñado en México, uno de los países del mundo más peligrosos para el ejercicio de la profesión.

Para Lydia Cacho ese compromiso es el que la llevó a denunciar y a destapar una red de tráfico de menores explotados sexualmente que salpicaba a algunos de los hombres más poderosos de México, entre ellos políticos y empresarios. Sus investigaciones –publicadas en Los demonios del Edén en 2005– sacudieron México al poner en evidencia la impunidad con la que operan estas redes criminales y sus vínculos con el poder. Aunque por ello, la periodista –que incluso fue detenida arbitrariamente, secuestrada y torturada– pagó un alto precio, como ha apuntado en el acto de entrega del premio su presentadora, Teresa Santos, vocal del igualdad del Colegio de Periodistas de Andalucía.

"Lydia Cacho es una mujer que representa la valentía dentro del periodismo, la lucha por la libertad y la defensa de los valores democráticos desde la perspectiva de los derechos humanos y desde la ética más profunda", ha afirmado Santos al poner de ejemplo a la periodista premiada.

"A veces, arriesgar la vida es lo que toca. No podemos olvidar que nuestro trabajo puede implicar un riesgo"

Lydia Cacho, por su parte, ha regalado al auditorio un discurso tan sencillo como conmovedor tras agradecer la entrega del premio que conmemoraba un año más el aniversario del Decreto de Libertad de Imprenta que proclamaron las Cortes el 10 de noviembre de 1810 en el mismo teatro en el que ayer tuvo lugar este acto institucional.

"Poco más de 700 hombres decidieron entonces que debería existir la libertad de imprenta, la libertad de expresión, la libertad de prensa", ha apuntado. "Y seguro que entonces había miles de personas deseando que esa libertad de expresión no fuese posible para seguir haciendo todo lo que hacían desde la oscuridad", ha señalado a continuación en un ejercicio de paralelismo con la situación actual del periodismo.  

"Y aquí estamos para reivindicar esta posibilidad de soñar, de seguir creyendo que las cosas van a cambiar, que somos capaces de transformar el mundo", ha dicho la periodista mexicana al aludir a su manera de concebir su compromiso periodístico y al reclamar también "más periodismo de investigación, más verdad".

Lydia Cacho, que en varias ocasiones ha recordado a su familia, ha rescatado incluso en su intervención una frase que su madre le solía repetir de pequeña: "La esperanza es asunto de valientes y la violencia es el territorio de los cobardes", ha citado para animar al auditorio a tener esperanza y a "ser valientes".

"Aquí estamos para reivindicar esta posibilidad de soñar, de seguir creyendo que las cosas van a cambiar, que somos capaces de transformar el mundo"

"Ante las atrocidades del mundo, seguimos necesitando un periodismo sin complicidades; sin miedo; con un enfoque feminista y una acertada visión de género; que denuncie sin ambages a los grandes proxenetas, aunque formen parte del Estado. Porque ahora, más que nunca, es necesario que nos ayuden a abrir los ojos ante los delitos contra las mujeres y los menores. Que nos den las pistas necesarias para denunciar los sesgos machistas de un entramado de crimen organizado que casi siempre tiene las mismas víctimas. Qué importante es, Lydia, la labor de enseñarnos a mirar con otros ojos, a desaprender lo que la tradición ha normalizado u ocultado", ha afirmado por su parte la alcaldesa, Patricia Cavada, al hablar del trabajo de la periodista premiada.

La regidora ha aplaudido también "el buen periodismo: el periodismo incómodo que no oculta la verdad y ayuda a cambiar la historia".

Por la mañana, la periodista galardonada ha sido recibida en el Ayuntamiento, donde ha firmado en el Libro de Honor. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios