San Fernando ante el coronavirus Las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio, satisfechas con las medidas adoptadas por el Ayuntamiento

  • Tras varios días de reivindicaciones, la plantilla se congratula de la que se empiecen a poner en práctica

San Fernando con el estado de alarma: la calle Real vacía.

San Fernando con el estado de alarma: la calle Real vacía. / D.C. (San Fernando)

Las auxiliares del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) que presta el Ayuntamiento de San Fernando han vuelto al trabajo una vez que desde el equipo de gobierno se han puesto en marcha medidas específicas para aplicar servicios mínimo.

Así lo ha afirmado la presidenta del comité de empresa, Noelia Verdugo, que ha mostrado su satisfacción por la adopción de estas medidas para prevenir el contagio por coronavirus. "Ha costado pero por fin nos han escuchado", dice.

Según las trabajadoras, a partir de ahora se atenderán las labores de aseo, compra, farmacia, preparación de alimentos para los total dependientes y y administración de dichos alimentos. "Una vez realizadas dichas funciones tenemos permiso para abandonar el domicilio y acudir al siguiente usuario aunque no se haya cumplido el tiempo de servicio estipulado", explica la presidenta del comité de empresa. Eso permite reducir la jornada y, por ende, la exposición de las trabajadoras a un posible contagio, como venían denunciando desde el fin de semana.

Las representantes sindicales de la plantilla estuvieron en contacto con el Ayuntamiento en la noche de ayer para cerrar estas medidas. Las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio han agradecido la implicación expresa del concejal de Servicios Sociales, Jaime Armario, por solventar el problema y ayudar a las auxiliares a que pudieran prestar el servicio con las debidas garantías.

Según la plantilla, del total de usuarios atendidos -que son en torno a 400 personas, casi todas ellas mayores, el colectivo de mayor riesgo- un centenar se ha dado de baja temporalmente y mientras dure el estado de alarma y las medidas excepcionales puestas en práctica; bien como medida de prevención para evitar contactos con otras personas o bien porque en estos días disponen de familiares que no pueden ir a trabajar y que se han visto obligados a quedarse recluidos en casa.

Las trabajadoras esperan además que a lo largo del día de hoy la empresa concesionaria del servicio les entregue medios de protección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios