San Fernando

Luz verde a la recolocación del azulejo del Sagrado Corazón en la iglesia de San Francisco

  • El Ayuntamiento da su visto bueno a la instalación del retablo cerámico en la fachada lateral del templo

  • La obra estuvo casi 80 años en el frontal del Consistorio, donde ahora se ha colocado un polémico rótulo 

Fachada lateral de la iglesia de San Francisco, donde se emplazará el azulejo del Sagrado Corazón. Fachada lateral de la iglesia de San Francisco, donde se emplazará el azulejo del Sagrado Corazón.

Fachada lateral de la iglesia de San Francisco, donde se emplazará el azulejo del Sagrado Corazón. / D.C. (San Fernando)

Dos años después de su retirada –y justo cuando el tema vuelve a estar de actualidad tras la colocación del polémico rótulo que ha venido a coronar el Consistorio– la parroquia castrense de San Francisco ha conseguido la autorización municipal para recolocar el azulejo del Sagrado Corazón de Jesús, que desde la década de los años 40 estuvo en la fachada principal del Ayuntamiento.

El retablo cerámico salido de la reputada fábrica de azulejos Mensaque, de Sevilla, y pintado por el artista Eduardo Acosta Palop –premiado con dos medallas de Bellas Artes y alumno de José Recio del Rivero– ha conseguido esta semana el visto bueno de la comisión municipal de patrimonio para que pueda recolocarse en la fachada del templo castrense.

Concretamente –explica el párroco y arcipreste de la ciudad, Gonzalo Núñez del Castillo– se emplazará en la esquina con la calle Almirante Faustino Ruiz, de manera que será perfectamente visible desde la calle Real. Es, de hecho, el propósito que desde la parroquia se ha perseguido desde que se solicitara su cesión al Ayuntamiento: evitar su desaparición y lograr que pudiera mantenerse expuesto en La Isla para facilitar que la devoción al Sagrado Corazón siguiera presente en la ciudad.

Precisamente, la excepcionalidad del caso y la singularidad histórica de este retablo cerámico es la que ha permitido sortear las restricciones del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico (PEPRICH) para dar luz verde a la recolocación de esta pieza artística de índole religiosa. Su limpieza y restauración, a cargo de Juan Pérez Bey, está ya en su recta final y, una vez conseguida autorización para ponerlo en la fachada, se quiere bendecir para la festividad de Cristo Rey, que se celebrará el próximo 24 de noviembre.

La recuperación del azulejo desde que el pleno aprobara en el pasado mes de marzo su cesión a la iglesia de San Francisco ha supuesto un gran esfuerzo para la parroquia, que ha llevado a cabo una campaña para reunir los fondos con los que costear la puesta a punto y colocación de este histórico azulejo. De hecho, cualquier persona que desee colaborar con la iniciativa puede hacerlo todavía poniéndose en contacto con la parroquia.

La obra que estuvo en la fachada del Ayuntamiento durante casi 80 años, está formada por 80 piezas de 20x20 centímetros –que son las que corresponden a la imagen iconográfica que se representa– y por otras 36 de 16x20 que conforman la moldura que encuadra la obra. Dadas sus dimensiones se colocará a cierta altura para facilitar su visión.

La autorización que con carácter excepcional se ha otorgado desde el Ayuntamiento para recolocar el azulejo del Sagrado Corazón choca, sin embargo, con la negativa que recibió la hermandad de la Caridad en 2017 para colocar en la fachada lateral de esta misma iglesia un retablo cerámico que conmemoraba su 75 aniversario.

Desde el gobierno municipal se reconoce la situación de agravio que se ha generado en esta sentido y la alcaldesa, Patricia Cavada, ha mostrado su compromiso para intentar dar una salida incluyendo excepcionalidades en el PEPRICH que permita a dar a la cofradía autorización para colocar este otro azulejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios