Gastronomía José Carlos Capel: “Lo que nos une a los españoles es la tortilla de patatas y El Corte Inglés”

San Fernando

El IBI subirá un 13% en San Fernando para 2024

Imagen panorámica de una zona de San Fernando.

Imagen panorámica de una zona de San Fernando. / D.C.

El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) subirá en San Fernando para 2024 un 13%. La modificación de las ordenanzas fiscales pasarán por pleno la próxima semana para su aprobación inicial. "Vamos a hacer un esfuerzo presupuestario para no tener que repercutir toda la subida de precios, y por tanto de gastos, en la ciudadanía", defiende el concejal de Desarrollo Económico, Conrado Rodríguez, que aclara que el resto de tasas e impuestos se mantendrán congelados.

Según los datos aportados por el gobierno municipal, la Administración local va a aplicar un tipo impositivo para el IBI del 0,988 frente al actual del 0,873. No habrá, por el contrario, revisión del valor catastral. "En esto hay que jugar con los tiempos, porque a 1 de enero tiene que estar en vigor la ordenanza, para comprobar que no hay una actualización del valor catastral. Con la situación del Gobierno central no creemos que vaya a suceder. Si es el caso creo que tendremos margen para actuar durante la aprobación de las ordenanzas. Son 3 o 4 años sin que se haya actualizado", explica.

El gobierno toma esta decisión de subir el IBI ante la subida de precios a la que se enfrenta en los contratos de servicios y en las obras, pero también por la subida del gasto de personal y de los tipos de interés. "El análisis del presupuesto de gastos nos hace plantear que no repercuta en exceso en la ciudadanía, con posibles reducciones de costes que vamos a acometer. Con ese trabajo de ajuste avanzado para el presupuesto de 2024, vamos a conseguir no subir tasas e impuestos al nivel de otros municipios. Es el esfuerzo de ajuste que estamos haciendo en el borrador de presupuesto", expone Rodríguez.

Desde el equipo de gobierno se reconoce el "periodo complejo" económico que se está viviendo tras la pandemia y con un contexto agravado por la guerra de Ucrania, "con incrementos de precios que nos están afectando a todos". A pesar de las medidas del Gobierno central, "que están permitiendo que el crecimiento se mantenga, con el IPC subiendo menos que en la Unión Europea, el contexto de inflación es desconocido después de varias décadas. Había una estabilidad de precios de 30 años. En los tres últimos años el impacto de la inflación es considerable. Toda la ciudadanía lo está padeciendo", admite. En las administraciones públicas también se sufre ese impacto, con especial incidencia en las locales, que además la notan con cierto retraso, "a medida que vencen los contratos vigentes". El incremento acumulado en estos tres años del IPC del 16% tiene un reflejo en los contratos de servicio, pero además en los contratos de obras, "por la trascendencia del coste de la energía", "la subida de precios es del 50%". "Lo vemos en las distintas licitaciones que sacamos y en los proyectos que estamos redactando", abunda.

El incremento de retribuciones del personal de las administraciones para hacer frente a la subida de la inflación, "sin que desgraciadamente lleguen a recuperar ese impacto", tiene un sobrecoste para el Ayuntamiento. A eso se suma la subida de los tipos de interés, tras dos décadas de tipos muy bajos. "Afortunadamente la reducción de deuda de estos años hace que el impacto es inferior al que notan otras administraciones", matiza.

Todo eso ha hecho que se analice el presupuesto de gastos para recortar y de esta forma repercutir lo menos posible en la ciudadanía, insiste Rodríguez. Así se mantendrán las tasas e impuestos actuales (excepto el IBI) con las exenciones y bonificaciones existentes que suponen un montante en conjunto de 5 millones de euros en la línea de los ejercicios anteriores "para fomentar la generación de actividad económica para la creación de empleo, la lucha contra el cambio climático y el escudo social que garantice la igualdad de oportunidades".

"Hemos limitado el efecto de la coyuntura económica que estamos viviendo a un solo tributo, el IBI", comenta el concejal socialista que insiste en la subida del IPC vivida en estos tres últimos años. De ejercicios sin apenas subida, e incluso en algunos casos negativos (como el 2020, por la pandemia), se pasa a un acumulado del 16% si se tiene como referencia para 2023 la interanual que está ahora mismo al 3,5%. 

"Planteamos una subida del IBI del 13%, de ningún tributo más", indica Conrado Rodríguez que recuerda que los ingresos del Consistorio isleño se fundamentan precisamente en este impuesto -supone en torno al 50%-, por lo que en su caso no ven incrementado por los efectos de la inflación sus ingresos de manera directa.

En números absolutos, el aumento del IBI en 2024 supondrá 4,37 euros mensuales para un vivienda cuyo recibo medio es de 33,28 euros al mes, según las cifras que maneja el Ayuntamiento. Para una vivienda de la calle Real cuyo IBI anual asciende a unos 648 euros, la subida es de unos 84 euros al año (algo más de 7 euros al mes).

La evolución del IBI en los últimos 23 años y por mandatos, que ofrece el gobierno isleño, muestra subidas que van desde el 46% entre 2000 y 2003 a la congelación de 2016 a 2019. El impuesto vivió subidas del 40% entre 2004 y 2007 y de más del 20% en el periodo de cuatro años posteriores. Entre 2012 y 2015 la subida fue del 10%. Mientras que en el mandato anterior (de 2020 a 2023) el incremento fue del 6%. "Los dos mandato de la alcaldesa Patricia Cavada son los que menos ha subido el IBI con diferencia", defiende el responsable de Desarrollo Económico. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios