entrevista a Enrique Gutiérrez. Atleta Men's Physique "No es solo un deporte, es un estilo de vida"

  • Enrique lleva años implicado en esta modalidad de físicoculturismo

  • Esta temporada ocupa, tras varios triunfos, uno de los primeros puestos del ranking que permite dar el salto a profesional

Enrique Gutiérrez, tras su éxito en el Arnold Classic Europe de Barcelona. Enrique Gutiérrez, tras su éxito en el Arnold Classic Europe de Barcelona.

Enrique Gutiérrez, tras su éxito en el Arnold Classic Europe de Barcelona. / CEDIDA

Las victorias y los premios se le acumulan a Enrique Gutiérrez, un atleta amateur del Men’s Physique que podría dar el salto al ámbito profesional el próximo año si se mantiene en los tres puestos del Ranking Elite Qualifier. Por el momento se sitúa en la segunda posición. Preparador físico de profesión, Enrique ha invertido años y dinero en su preparación para participar y afrontar las pruebas en las mejores condiciones.“Compito todos los fines de semana. Hemos estado en Rusia, Rumanía, Polonia o China”, comenta este deportista isleño, que acaba de hacerse con la medalla de oro de su talla en el Arnold Classic Europe de Barcelona, además del overal (que distingue al campeón absoluto). Las mismas distinciones consiguió semanas antes en la Diamond Cup de Rumanía y en China donde acudió seleccionado por la Federación Española de Fisioculturismo y Fitness. Ahora está pendiente del mundial.“Es una afición que me viene de pequeño, influenciado por mi padre”, explica Enrique, que apostó por esto en 2014 y decidió comenzar a competir al ver la evolución que tenía su físico. Su primer preparador fue Víctor Barrios, de Cádiz. Después ha tenido otros entrenadores, pero actualmente lo hace por su cuenta. “He ido quedándome con lo que me gustaba de ellos, conocimientos de unos y de otros y he hecho una mezcla. Ahora mismo me va bien solo”, señala, aunque matiza: su novia, Paula Escalón, que también es atleta, con un recorrido también por las competiciones (subcampeona de Europa y finalista ya en pruebas mundiales), le aporta el punto de vista exterior. “Es una apoyo desde fuera, me da objetividad, porque cuando te preparas sueles ser muy exigente y es bueno que alguien te diga para, no te pases, baja el ritmo, que te recuerde que debes descansar”, reconoce.

"No es que le dedique tiempo, es que son 24 horas al día, porque compito todos los fines de semana"

“Es que no es solo un deporte, es un estilo de vida”, asegura al ser preguntado por el tiempo que dedica a estar listo para los torneos. “No es que le dedique tiempo, es que son 24 horas al día. Ten en cuenta que compito todos los fines de semana, así que vives expresamente para esto”, detalla. Eso supone que no sólo sigue unos entrenamientos concretos, de pesas, cargas, y ejercicio cardiovascular, sino también que lleva una alimentación muy controlada. “Para esto precisamente no es tan importante el entrenamiento, que sigues día a día. El cambio está en la alimentación”, apunta. “Pasas por una etapa de volumen, y después una etapa de definición, que es clave, y el secreto muchas veces está en la alimentación”, insiste para hacer entender la importancia de que la implicación sea plena. Es el caso de este atleta, que muestra su trabajo en las redes sociales, como Instagram.  “Hay trucos, millones de cosas con la alimentación para llegar al día de competición con el mejor aspecto de los músculos. Es que hasta el agua que tomes influye”, cuenta. Después de una dieta superproteica de siete días –con una ingesta del 80% de proteínas y un 20% de carbohidratos–, pone de ejemplo, el cuerpo absorbe el aporte de carbohidratos mucho más, está más receptivo, y el músculo coge más volumen.

"Para dar el paso a la competición no es tan importante el entrenamiento, que mantienes día a día. El cambio está en la alimentación"

El descanso es también parte fundamental en la preparación de estos deportistas a los que en las competiciones se les valora su estética atlética, armoniosa y simétrica: la complexión, los brazos desarrollados, abdominales marcados y hombros proporcionados; pero también su naturalidad, su soltura, al desfilar. “Tengo que reconocer que no tengo mucho descanso, ni vacaciones”, indica en este punto Enrique. Su preparación la compagina con su trabajo de preparador físico. “Soy autónomo”, dice sin más para hacer entender su realidad, aunque reconoce que sus clientes, ya los atienda en gimnasios o sus casas, son flexibles a la hora de manejar los tiempos. “Estoy con ellos una hora al día, cuatro días en semana, de lunes a sábados; y lo compagino con mi preparación y los continuos viajes”, expone. El esfuerzo por tanto es enorme, más para el circuito amateur donde Enrique no cobra nada por competir en los distintos torneos. Lo hará si da el salto a la liga profesional. Ya es segundo en el ranking que te aupa a ello, pero el objetivo este año es ser primero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios