Muere Jesús Quintero Cuando una chirigota del Carnaval de Cádiz se disfrazó del Loco de la Colina

San Fernando

Camposoto reactiva un desarrollo residencial que prevé la construcción de 879 viviendas

Suelos del sector de la Huerta de la Compañía colindantes a la calle Doctor Pedro González de la Torre, donde se proyecta el desarrollo residencial.

Suelos del sector de la Huerta de la Compañía colindantes a la calle Doctor Pedro González de la Torre, donde se proyecta el desarrollo residencial. / D.C. (San Fernando)

El Ayuntamiento isleño ha dado su visto bueno al plan parcial de la Huerta de la Compañía que han presentado los propietarios del suelo, lo que supone un paso decisivo para impulsar el mayor desarrollo residencial que se ha previsto en los terrenos de Camposoto en prácticamente dos décadas.

Concretamente, la actuación que se plantea llevar a cabo en torno a la carretera de la playa (Batería de La Ardila) y la calle Doctor Pedro González de la Torre, que se ha convertido en una de las principales vías de comunicación de la zona, contempla la construcción de un total de 879 viviendas, de las que 279 serán protegidas.

Se trata de uno de los desarrollos residenciales más potentes –el sector abarca en su conjunto 175.442 metros cuadrados– de todos los que ahora empiezan a tomar forma a San Fernando y, por el volumen de viviendas que tiene previsto, equivale a los planes que se barajan para los suelos de FSC (Fábrica de San Carlos) en la zona de La Casería, el otro extremo del término municipal.

La Junta de Gobierno Local afrontó la aprobación inicial de este plan parcial el pasado 17 de diciembre y esta semana se ha publicado ya en el Boletín Oficial de la Provincia, lo que ha dado inicio al correspondiente periodo de exposición pública (que tiene un mes de plazo).

Los siguientes pasos a seguir antes de que estos planes urbanísticos empiecen a materializarse sobre el terreno pasan por la constitución de la junta de compensación y la redacción de los proyectos de reparcelación y de reurbanización de los suelos. Así, de hecho, lo ha referido la concejala de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez, en declaraciones realizadas a este periódico en las que ha valorado también el importante desarrollo residencial previsto en esta zona de Camposoto, que incluirá también espacios libres (21.339 metros cuadrados) y equipamiento público (24.473 metros cuadrados).

Concretamente, la superficie destinada a uso residencial en este sector de suelo urbanizable asciende a un total de 65.947 metros cuadrados y la edificabilidad alcanza los 93.179 metros cuadrados. El plan parcial contempla la construcción de viviendas en altura, unifamiliares y bloques horizontales, además de zonas verdes y de 8.790 metros cuadrados de suelo destinado a actividad económica.

La tramitación del plan parcial de la Huerta de la Compañía coincide además en el tiempo con el impulso que se ha dado a las actuaciones urbanísticas previstas en otras zonas de Camposoto, como en la Huerta de San Joaquín, donde se acaba de constituir la junta de compensación que afrontará un desarrollo residencial que contempla la construcción de otras 200 viviendas; o en La Albenda, donde se ha aprobado –también en el pasado mes de diciembre– un nuevo estudio de detalle tras el revés judicial que frenó los planes urbanísticos iniciales.

Así que tras un largo parón de más de una década, Camposoto –esos suelos que brindaron a La Isla un insólito crecimiento a partir de los años 90– empiezan a dar pasos en firme para reanudar ese desarrollo urbanístico que se vio truncado con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, la crisis del ladrillo y sus devastadoras consecuencias económicas.

El hecho de que no se trate de actuaciones aisladas y de que en otras zonas de la localidad también se haya relanzado la construcción de vivienda privada incide en esa misma idea. Hace apenas unos días, por ejemplo, se conocía también que el Ministerio de Defensa –tras varias tentativas sin éxito que ha llevado a cabo en los últimos años– había conseguido al fin vender a una promotora el solar cercano a la playa de La Casería donde se proyecta una de las cuatro torres de 16 plantas de altura que todavía está pendiente de construirse, una operación urbanística que resulta también especialmente significativa.

Desde el área de Desarrollo Urbano se reconoce también esa reactivación de la iniciativa privada con la que se viene trabajando desde hace tiempo tras un largo parón de más de 10 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios