CRISIS AEROESPACIAL

Clamor unánime contra el cierre de Airbus Puerto Real

  • Multitudinaria manifestación desde la factoría del polígono El Trocadero hasta el centro de la ciudad

Manifestación de Airbus en Puerto Real.

Manifestación de Airbus en Puerto Real. / Jesús Marín

Primera de las grandes movilizaciones de la plantilla de Airbus en Puerto Real. Este miércoles, alrededor de 1.500 personas han participado en la manifestación convocada por el comité de empresa de la compañía en Puerto Real, contra el posible cierre de factoría de la Villa que funciona en el municipio desde 1988.

A las doce del mediodía todos los trabajadores de la fábrica puertorrealeña, con el apoyo del comité de empresa del CBC de El Puerto y el de muchos delegados sindicales de las empresas auxiliares de la aeronáutica, salían en manifestación hacia el centro de la localidad. En la cabecera, una pancarta en defensa del empleo aeronáutico que es, en primera instancia, lo que quieren conseguir con las movilizaciones que desde hace una semana se están produciendo en el entorno de la planta.

Manifestación de Airbus en Puerto Real. / C. P.

En cuanto la cabecera de la manifestación entro en el núcleo urbano de Puerto Real, abandonando la zona industrial, muchos vecinos de la zona de Marina de la Bahía y 512 viviendas, salieron a la calle para mostrar su apoyo a los trabajadores de una empresa que soporta gran parte del peso industrial de la ciudad y, por tanto, de su empleo.

Un momento significativo fue cuando los empleados llegaron a la rotonda de acceso al municipio desde El Puerto, que preside el cono de cola del A320. Una infraestructura que Airbus regaló al municipio en octubre de 2014, coincidiendo con el 25 aniversario de su asentamiento en Puerto Real. Allí, las protestas se han intensificado. Un grupo de trabajadores "colonizaron" la rotonda para colocar sobre sus alas la pancarta cabecera de la manifestación. "Inversiones, cargas, empleo, mantenimiento de las plantas de Airbus e industria auxiliar, decía en ella.

Enseguida se unieron a ellos otras representantes de los trabajadores y la rotonda se ocupó con todas las pancartas que protagonizaban la protesta. También, a pie de carretera, se quemaron neumáticos que obligaron a cortar el tráfico durante un buen rato después de que la protesta abandonase la zona para dirigirse a la estación de Renfe, donde concluyó pasada la una de la tarde, din incidentes.

Ante la rotonda del A320, el presidente del comité de empresa de Airbus Puerto Real, Juan Manuel Trujillo, arropado por el resto de sus miembros, dijo que “sacar a Puerto Real del perímetro de Airbus sería un error comparable al que a punto estuvieron de cometer hace diez años cuando se planteó el cierre del CBC de El Puerto”.

El colectivo de empleados mantienen la seguridad de que ante una nueva crisis la compañía está intentando “meter presión” con la parte más endeble del gigante europeo: la Bahía de Cádiz. “Nos han tachado de que no somos competitivos y eso es una falsedad porque tenemos los mejores rendimientos del conjunto de las plantas de Airbus en toda Europa”.

Tienen claro que detrás de todo esto está la intención de forzar la máquina ante las negociaciones del convenio colectivo, del Plan Industrial y, sobre todo, de los acuerdos que se han llevado a cabo con el Gobierno de España para desarrollar la industria aeroespacial en los próximos años. “Somos conscientes de esa jugada y sabemos que nuestra fortaleza está en nuestras capacidades. Airbus sabe que la participación de Puerto Real es fundamental para hacer frente a los nuevos retos industriales que se avecinan”, dijo Trujillo.

Y referente a esos nuevos retos, el comité vuelve a poner sobre la mesa alternativas basadas en su fortaleza, como la conexión marítima que ha sido fundamental desde los orígenes de la planta y que tan buenos resultados ha dado en 30 año. Recuerdan que lo hicieron en los 80 y 90 con el programa MD-11 de McDonnell Douglas (actualmente Boeing MD-11) y fabricando el estabilizador horizontal del avión más grande del mundo (Airbus A380), entregándolo por vía marítima. “Estamos dispuestos a desarrollar de nuevo esa faceta, a través de una segunda línea de montaje final de estabilizadores horizontales del A320 o el A321, los aviones más vendidos del mundo”, apuntaron.

Actualmente solo existe una línea de montaje de esos modelos en la planta de Getafe (Madrid), hasta donde llegan por carretera los cajones laterales que fabrica Alestis Puerto Real y los timones de altura que fabrica Airbus Puerto Real. Allí son ensamblados y el estabilizador horizontal que resulta se envía por avión a cualquiera de las cuatro líneas de montaje final que tiene Airbus en Francia, Alemania Estados Unidos o China.

La propuesta del comité puertorrealeño es que se construyan esos estabilizadores horizontales directamente en la Planta de Airbus Puerto Real y se entreguen a las líneas de montaje final por vía marítima, a través del muelle de La Cabezuela, con el consiguiente ahorro de costes en la logística y la amortización de las instalaciones de Puerto Real, muy preparadas para la fabricación de componentes de grandes superficies.

Otra alternativa planteada es la de ensamblar la ‘sección 19’, el estabilizador horizontal y la Sección 19.1 de los A320/A321 en un solo componente, dando como resultado lo que denominan “el empenaje del mañana”. Creen que al ser un éste un componente de grandes dimensiones, el medio de suministrarlo a las líneas de montaje final es la vía marítima. En éste proyecto se está trabajando desde las ingenierías de Airbus, tanto de diseño como de fabricación, por lo que, una vez concluya y se realicen los ensayos correspondientes, deberán ser los montadores y funciones de apoyo a la producción del propio Airbus, quienes pasen a la fase de producción correspondiente. “Nuestras alternativas industriales no pretenden en modo alguno sustituir al Plan Industrial, sino ofrecer propuestas muy sólidas, en donde en ningún momento se nos pasa por la cabeza quitar el trabajo a Alestis Puerto Real. De allí no se toca ni un remache”, dice el comité.

Al término de la protesta, en la estación de Renfe, tomó la palabra la alcaldesa de Puerto Real, Elena Amaya, que criticó que “una vez más Puerto Real y su industria se vea obligado a salir a calle para pedir trabajo”. Amaya se comprometió a presionar a todas las administraciones para el mantenimiento del empleo porque “el cierre de la planta de Airbus Puerto Real no es una alternativa. El Gobierno de España está ofreciendo millonarias ayudas para salvar la industria y no para pagar despidos”.

Este jueves 25 de marzo, las protestas van a continuar. Los comités de empresa y delegados sindicales de Airbus Puerto Real y de la planta del CBC de El Puerto, protagonizarán un encierro durante en el salón de plenos de la Casa Consistorial, donde pasarán la noche.

La tercera “gran acción” tendrá a la ciudad de Cádiz como escenario, con una manifestación en Caravana que partirá el viernes 26 de marzo, desde el club Náutico Elcano para recorrer la capital. Esta protesta enlazará con una nueva concentración a las puertas de la factoría.

El calendario aprobado la pasada semana llega hasta el lunes 5 de abril como fecha en la que van a volver a reunirse los miembros del comité de empresa para programas nuevas acciones de cara a la primera quincena de abril, en la que incluso se baraja la posibilidad de iniciar un encierro de las dos platillas en las instalaciones de la compañía en Puerto Real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios