DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Desescalada Cádiz Las urgencias del Clínico en la ‘vieja’ normalidad: más de 150 pacientes al día

  • Un nuevo protocolo establece la obligación de hacer pruebas PCR a todo paciente que llegue a urgencias con sospecha de Covid

Urgencias del Hospital Clínico Universitario Urgencias del Hospital Clínico Universitario

Urgencias del Hospital Clínico Universitario / Julio González (Puerto Real)

A mediados del pasado marzo, cuando a punto estaba de decretarse el estado de alarma, las Urgencias del Hospital Clínico de Puerto Real se quedaron vacías. Los usuarios del hospital de la Villa atendieron a las recomendaciones de quedarse en casa y no acudir a los servicios de Urgencia si no era imprescindible. Un consejo que, por otro lado, está activo todos los días del año, independientemente de si estamos en medio de una pandemia o no.

Existía miedo a acudir a los hospitales y mucho respeto por el trabajo de los profesionales que empezaban a lidiar con uno de los momentos más complicados de la crisis del coronavirus. Cuando lo habitual es que, en hospitales como el Clínico, en las urgencias se atiendan a una media de 200 pacientes al día, durante el estado de alarma y especialmente en sus inicios, los pacientes no alcanzaban la treintena

Pero con el inicio de la Fase 1 de la desescalada, las consultas en urgencias están ya cerca de recuperar su nivel habitual. Solo este lunes se atendieron a más de 150 personas cuando la media de pacientes en las últimas semanas era de la mitad. Este aumento está provocando un cierto caos en las salas de espera que han cambiado en el hospital para separar a las sospechas Covid del resto de pacientes. Ahora, la habitual sala de urgencias se ha destinado en exclusiva a quienes acuden con sintomatología compatible con el coronavirus. Quienes no, deben usar la sala de espera quirúrgica, a la que se accede por la puerta principal que hasta ahora estaba vacía debido a la paralización de la actividad programada en los quirófanos, pero que ya vuelve a estar activa, por lo que la saturación es una realidad.

Los profesionales sanitarios de las urgencias insisten en que no hay que relajar las medidas y que hay que seguir usando las urgencias con responsabilidad y, sobre todo, guardando las medidas de distanciamiento social. Además, con el aumento de la frecuentación crece también el trabajo en unas urgencias en las que se ha implantado un nuevo protocolo para maximizar el control de la población sospechosa de esta infectada por el coronavirus.

Hasta ahora, los pacientes que acudían a las urgencias del hospital con un cuadro compatible con los síntomas de la Covid-19, eran sometidos a pruebas médicas (radiografía y analítica de sangre) que permitían a los profesionales afinar en la sospecha clínica como positivo en coronavirus. Si los resultados de estas pruebas así lo indicaban, el paciente se sometía a la prueba del PCR en Urgencias y se ingresaba en la zona de aislamiento. A los que no se ingresaban porque las pruebas no lo aconsejaban, se enviaban a casa con recomendaciones de aislamiento social y sin PCR, por lo que no sabían si eran positivos o no, a no ser que empeorasen y tuviesen que regresar al hospital con una sospecha más clara.

El nuevo protocolo que se ha establecido en el Hospital es que la PCR se realizará a todo paciente sospechoso, aunque no existan indicios en la analítica o radiografía, que acuda al centro hospitalario y sea atendido en el circuito respiratorio. Aquellos a los que no se ingresan recibirán seguimiento y resultado de la PCR a través del médico de familia de su centro de salud. También será en Urgencias donde se realicen la PCR a los pacientes que acudan para una intervención quirúrgica urgente no programada.

El objetivo de esta vigilancia en la que llaman “etapa de transición” es la detección precoz de cualquier caso que pueda tener una infección activa y que, por tanto, pueda transmitir la enfermedad. Se considera caso sospechoso de infección por SARS-CoV-2 a cualquier persona con un cuadro de clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad que cursa, entre otros, con fiebre, tos o sensación de falta de aire.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios