Futuro de Navantia Los sindicatos ven “irrisoria” la oferta de empleo para los astilleros de la Bahía

  • El plan para rejuvenecer la plantilla sólo contempla la contratación de 14 operarios para las tres factorías

  • La propuesta puede ser modificada en la negociación que ahora comienza

Trabajadores de contratas de Navantia Puerto Real se manifiestan el año pasado. Trabajadores de contratas de Navantia Puerto Real se manifiestan el año pasado.

Trabajadores de contratas de Navantia Puerto Real se manifiestan el año pasado. / Julio González

Comentarios 3

El plan de rejuvenecimiento de la plantilla de Navantia sólo contempla por ahora la contratación de catorce operarios a distribuir entre los tres astilleros de la bahía. Ésta es la oferta que trasladó la empresa a los sindicatos el pasado martes en la constitución de la llamada comisión central de empleo. “La cantidad es irrisoria. Sólo hay catorce trabajadores de los que llamamos gente de mono. El resto son técnicos medios y superiores. Esperemos que que esta propuesta sea por el carnaval”, ironizó el presidente del comité de empresa de Navantia Puerto Real, Antonio Noria, que incidió en que “es imposible llegar a un acuerdo con este comportamiento de la empresa”.

Por su parte, fuentes cercanas a la negociación señalaron que se trata de una “cifra irreal” que puede ser modificada a lo largo del proceso que ahora comienza. La información trasladada a los sindicatos “refleja únicamente las necesidades de cada factoría en función de su carga de trabajo” y no tiene en cuenta “las necesidades corporativas”, que se refieren al personal que se necesitará tras la jubilación de directivos.

Los sindicatos critican el reparto de los perfiles ofertados, en los que priman los puestos técnicos sobre los operarios manuales, y exigen más claridad sobre cómo se han estimado las necesidades de la empresa. “Nos quieren convertir en el mejor de los casos en una empresa de gestión, con un mínimo de personal propio, y contar con las empresas auxiliares cuando haya trabajo”, lamentó el presidente del comité de empresa de Navantia Puerto Real. Las posturas están tan enfrentadas que ambas partes ni siquiera han cerrado la fecha para un nuevo encuentro en el que seguir negociando.

La oferta de empleo contrasta con el volumen de prejubilaciones para los trabajadores mayores de 61 años que se prevén en los próximos tres años en cumplimiento del Plan Estratégico de Navantia. Hasta 650 trabajadores, el 41% de los 1.575 empleados de los tres astilleros de la bahía, saldrán de la empresa naval en un proceso que también arrancó el pasado martes con la constitución de la comisión negociadora que debe acordar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que lo ampara. La mayoría de ellos son operarios, por lo que el plan de rejuvenecimiento apenas compensará las prejubilaciones.

Primera salidas

El periodo de consultas de este ERE debería terminar en el plazo de un mes, si acaba en acuerdo entre las partes y no se registran alegaciones. Si las previsiones, se cumplen, a primeros de abril ya estaría formalizado el expediente. Esto implica que a partir de mañana mismo puedan salir los trabajadores que cumplen 65 años este año, quienes disfrutarían ahora de su periodo anual de vacaciones y engancharían con la prejubilación.

Navantia Puerto Real celebra una asamblea hoy para analizar la carga de trabajo

Por otro lado, la plantilla de Navantia Puerto Real celebra esta mañana una nueva asamblea para analizar la situación de la factoría. El anuncio de que el comité de dirección de Navantia iba a dar luz verde a los estudios de ingeniería de un nuevo Buque de Acción Marítima (BAM) no ha sido suficiente para tranquilizar a los trabajadores. “Sólo tenemos el comunicado, pero no hay seguridad de cuándo va a ser ese comité de dirección”, lamentó el presidente del comité de la factoría puertorrealeña.

El adelanto electoral supone que la construcción de dos ferris para el Ejército de Tierra, los buques de Transporte Logístico Ecológico y Trivalente (TLET), tendrá que esperar a la constitución del nuevo gobierno. Estos barcos constituyen la esperanza de los trabajadores para garantizar la carga de trabajo tras no fructificar el acuerdo con el astillero Chantiers de l’Atlantique para fabricar bloques de cruceros.

“Sin los ferris, estaremos al mínimo hasta que empiece la construcción del BAM”, subrayó Antonio Noria, que culpó de la parálisis a la ministra de Defensa, Margarita Robles y a la Armada. “Es un tema político, no económico”, recalcó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios