La Guardia Civil investiga a un sacerdote gaditano

Investigan por apropiación indebida a un cura de Vejer que dice ser víctima de una extorsión

  • El ex párroco del Divino Salvador denunció que una persona le exigía dinero para evitar la repatriación del hijo que adoptó años atrás en un país africano

  • La investigación posterior de la Guardia Civil destapó que en las arcas parroquiales faltaban más de 300.000 euros

Antonio Casado fue párroco de Vejer durante unos seis años. Antonio Casado fue párroco de Vejer durante unos seis años.

Antonio Casado fue párroco de Vejer durante unos seis años.

Comentarios 5

La Guardia Civil investiga por un presunto delito de apropiación indebida al sacerdote Antonio Casado, ex párroco del Divino Salvador de Vejer y que denunció previamente que estaba siendo víctima de una extorsión. El cura comunicó en el cuartel de la Guardia Civil de Vejer que un hombre llevaba tiempo exigiéndole dinero para evitar así la repatriación del niño que adoptó años atrás en un país africano. La posterior investigación de los agentes ha descubierto un boquete en las cuentas parroquiales que algunas fuentes sitúan por encima de los 300.000 euros.

La denuncia de Antonio Casado ante la Guardia Civil tuvo lugar el pasado mes de agosto, es decir, el mismo mes en el que este sacerdote fue apartado de sus responsabilidades como párroco por el Obispado de Cádiz y Ceuta, para sorpresa de la feligresía. Casado sumaba unos seis años al frente de esta parroquia del Divino Salvador.

El caso se encuentra actualmente en manos del Juzgado de Instrucción número dos de Barbate, que ha decretado el secreto de sumario. Las investigaciones están siendo llevadas a cabo por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz.

Pese al mutismo existente, este periódico ha podido conocer que en agosto pasado Antonio Casado se personó en el cuartel de la Guardia Civil de Vejer para denunciar que llevaba un tiempo siendo extorsionado por un individuo. Según su versión, esta persona le conminaba a pagar una indeterminada cantidad de dinero para evitar así el proceso de repatriación del hijo que adoptó años atrás en un país africano en el que ejerció de misionero.

Según ha trascendido, esa adopción se llevó a cabo en todo momento de acuerdo a la legalidad y con el visto bueno preceptivo del obispo anterior de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, monseñor Antonio Ceballos. Ese proceso de adopción se llevó a cabo entre los años 2001 y 2004 y el niño, que es mayor de edad desde hace muy pocos días, se ha criado junto a este sacerdote primero en El Colorado (Conil) y posteriormente en Vejer, que han sido sus últimos destinos pastorales.

Tras la denuncia por extorsión, la Guardia Civil abrió una investigación en el transcurso de la cual se han descubierto movimientos anómalos en las cuentas de la parroquia. Algunas fuentes sitúan por encima de los 300.000 euros el dinero que faltaría de esas cuentas.

Que la parroquia del Divino Salvador de Vejer tenga disponible tanto dinero no es algo sorpresivo ya que desde hace mucho tiempo la misma gestiona el alquiler de un buen número de fincas y propiedades donadas por feligreses y que en algunos casos están arrendadas a familias sin recursos para su cultivo y sustento.

La investigación por parte del instituto armado sigue su curso aunque, al parecer, los agentes no han hallado aún pista alguna de ese individuo que supuestamente le exigía dinero a este sacerdote. Por el contrario, fuentes cercanas al ex párroco aseguran que éste contaría con documentación que justificaría las transferencias realizadas para estos pagos.

En cualquier caso el sacerdote Antonio Casado se encuentra actualmente en situación de investigado por un presunto delito de apropiación indebida. Al parecer aún no ha declarado ante el juez que lleva el caso porque siguen abiertas las diligencias que lleva a cabo la Guardia Civil.

Ni el sacerdote implicado, ni su abogado, ni el Obispado de Cádiz han querido dar su versión sobre este asunto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios