Notas al margen

El pacto del Terraza

La romería de unos y otros para convencer a Kichi de que se presente a las próximas elecciones ya ha comenzado

Existen fotos que inmortalizaron el abrazo con el que José Pacheco y Chano Quintero sellaron el pacto del Terraza, en días pasados, junto a la Catedral, jurando ante testigos por todos los dioses que no se presentarían a unas elecciones municipales ni muertos. Así de atractiva se proyecta la política en la actualidad. Como ha lamentado el presidente andaluz, Juanma Moreno, es una pena que no se pueda contar con los mejores para el noble arte de lo posible en estos tiempos tan inciertos como faltos de paladar, pero es lo que hay. Ni el subdelegado del Gobierno, ni el director del Puerta del Mar están por echarle una mano a sus vecinos de la capital desde San Juan de Dios, y no es por falta de generosidad. Pacheco lo ha dejado muy claro a sabiendas de que podrían estar contados sus días en un cargo que no deja de ser el mejor escaparate que tiene el PSOE para proyectar la imagen de su candidato a la Alcaldía. El nuevo jefe de los socialistas gaditanos, Juan Carlos Ruiz Boix, está convencido de que la izquierda tiene opciones para gobernar en coalición en Cádiz a partir de junio próximo y no descarta ni la Alcaldía para el PSOE en caso de que Kichi diera un paso atrás. De esta suerte, lo natural es que sitúe a otro candidato en el lugar del subdelegado, salvo que éste cambie de opinión. Quintero podría ser tanto un buen alcalde como un gran consejero de Salud, da igual donde lo pongas. Su cercanía, su preparación y su liderazgo trabajando en equipo le avalan , y puede dar fe tanto el PSOE como el PP. Otra cosa es que se alineen los astros y que su madre se lo permita, lo que no estaría del todo claro.

Mientras que el PSOE se decide entre un independiente conocido como podría ser Juanma Pérez Dorao o su correoso portavoz, Óscar Torres, y el PP se aclara entre la renovación o la continuidad, la romería de Kichi ya ha comenzado. Entre los que no se enteran de que no le pone seguir y los que no se quieren enterar, unos y otros intentan convencerle de que no se vaya, bajo el pretexto de que dejará en la cuneta a un montón de familias. El alcalde ha dejado claro que se marcha en mayo aunque no lo grite para no dar pistas al rival. Los cobistas le soplan que podría presentarse para llenarles la nevera otros cuatro años y a los seis meses largarse, pero la idea de estafar al electorado no le seduce. Para sucederle, su asesor David de la Cruz contaría con el respaldo de los anticapitalistas. Si juega bien sus cartas desmarcándose lo justo de Kichi para mostrar su personalidad, pero sin alejarse demasiado de su figura, podría éxito. Pero también está muy considerada Lola Cazalilla. A la delegada de Cultura sí la conoce el personal y goza de buena imagen, pero ya veremos si la dejan. Hoy sólo el PSOE parece tenerlo claro. El PP juega tanto al despiste con Bruno, Juancho y Cossi, que algunos no descartan ni a Teófila. No parece que ella piense para nada en un último baile contra Kichi. Pero si se le ocurriese, lo mismo a Kichi ya no tendrían que convencerle para que repita.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios