Cateto a babor

pepe / monforte

Surtido cortito

LA antropóloga Isabel González Turno en una interesantísima entrevista que publicaba el otro día Diario de Sevilla mostraba su preocupación por la globalización aplicada a lo que es la gastronomía. La antropóloga, una gran especialista en la cocina del Sur, destaca como se está perdiendo la riqueza en el surtido de los alimentos. Así alerta de que en los supermercados tan sólo se encuentran unas pocas variedades de pescado, siempre los mismos y otras pocas de carne.

Por eso creo cada día más fundamental el apoyo a las pequeñas tiendas, a los mercados tradicionales porque si estos desaparecen se perderán muchos de los placeres de la mesa que disfrutamos a diario. Será imposible disfrutar de las castañitas, de los tapaculos, de las mojarras, de las coquinas y de todas esas cosas que sólo se encuentran en estos locales. Tan sólo habrá panga, tilapia y mucho palito de cangrejo con formas muy variadas y se perderán también las panaderías… porque no habrá donde mojar pan. Es imposible rebañar un palito de cangrejo encebollao.

Cada día voy más a "disfruprar", una mezcla de disfrutar y comprar y esto tan sólo se logra en los mercados y en las pequeñas tiendas donde todavía te sorprendes con cosas auténticas, de temporada y donde es posible, además, no sólo comprar sino aprender con las cosas que te cuentan los que atienden los establecimientos.

No me vale el rollo de que comprar en los mercados de abastos y en las tiendas es mucho más caro que hacerlo en los hipermercados. Ese es el gran éxito de lo que ellos llaman marketing y que, traducido resulta, es quedarse con la gente.

He comprobado en muchas ocasiones que los precios de las frutas, la verduras, los pescados, la carne es mucho mejor en las plazas de abastos. Quizás el truco sea buscar, en muchas ocasiones, el producto que está en temporada o algo menos comercial y que luego resulta sorprendente, con lo cual vuelves a lo de "disfruprar" y no sólo alimentarse, que es muy aburrido.

Es fundamental que apoyemos a las pequeñas tiendas y a los mercados de abastos. Es la única forma que tenemos de defender la diversidad, de poder seguir disfrutando de productos locales que jamás encontrarás en el mundo globalizado.

Es la única manera de evitar ese paisaje que tan bien dibuja Isabel González Turmo de encontrarnos "un surtido cortito" como le llamamos por aquí.

Comprar en los mercados de abastos es una actividad que hay que hacer cada día más…en verdad es una excusa para poder ir antes a comer churritos, porque no se disfruta de la plaza igual si no se han desayunado churritos. Tienes que elegir entre un mundo que desayuna churritos o comer Konflidekelo… allá tú, después no te quejes de que tienes la cara de maíz crujiente…y además transgénico.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios