El Palillero

José Joaquín / león

Subvenciones municipales

POR las ayudas a la Semana Santa, se está abriendo la caja fuerte de uno de los asuntos más delicados que existen en Cádiz: las subvenciones municipales. A lo largo de los últimos 36 años, se ha gestado una praxis de la subvención municipal, que afecta a casi todo lo que se mueve en la ciudad. Comenzó con el PSOE. Pero ha sido después, durante los 20 años de gobierno municipal del PP, cuando Cádiz ha sido en parte como Jauja, dándose la circunstancia de que la llamada sociedad civil gaditana, así como las entidades, asociaciones, grupos, peñas, club de fans y demás se han acostumbrado a no autofinanciarse. Algunos creían que esto era una habilidad del PP para asegurarse una clientela. Pero, al final, se ha visto que no lo manejaban. O se les olvidó a los desmemoriados.

La Semana Santa es sólo la punta del problema que ahora le ha tocado en gracia a Podemos y a IU. Lo tienen crudo. En el caso de las cofradías, como publicaba ayer Pablo Durio, no afecta sólo a la subvención municipal. Más delicado es lo de las "actividades conexas", pues que asuman en San Juan de Dios los gastos de la banda de música del pregón, u otros así, es una dádiva que Teófila Martínez concedía, casi como un favor. Nadie se quejaba, porque otras asociaciones laicas también han sido favorecidas.

Antes de las elecciones municipales, publiqué un artículo donde decía que la Semana Santa ya no sería igual si no ganaba el PP. Algunos lo confundieron, equivocadamente, con el miedo a que vienen las hordas marxistas que quemaban iglesias, como en la II República. No era eso; ya se sabe que hoy son laicos y ateos, pero civilizados. Me refería a una evidencia. Las ayudas estaban concedidas de un modo generoso, que en otro contexto será difícil de mantener.

Conste que no hay favoritismo a las cofradías. Sería interesante publicar, con transparencia, las subvenciones del Carnaval, para comparar lo que cobra una chirigota mala por no pasar a cuartos de final. Y para que vean lo que perciben las grandes agrupaciones. En el Carnaval, además, apoquinan Canal Sur y Onda Cádiz, dos televisiones públicas. Pagan unos precios que no abonaría una privada. Por supuesto, el Carnaval y la Semana Santa tienen un retorno, generan unos beneficios para la ciudad.

Pero asimismo tenemos otras asociaciones que sobreviven de la caridad municipal, unas con fines más útiles que otras. En el nuevo escenario, ya se están situando ciertos colegas para el reparto de la tarta. Quieren cobrar los favores prestados para el cambio. Y la tarta es más pequeña.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios