El Palillero

Quejas de un ratón colorao

"Los fachas hablan de las ratas, pero no se acuerdan de que en los tiempos de Franco había un montón de ratones"

A lo largo de la centenaria y media vida de este Diario, se han publicado algunas cartas al director apócrifas, que en líneas generales son las mejores. Muchos grandes escritores han utilizado apócrifos, o alter egos, o se hacían pasar por otros. Fernando Pessoa y Antonio Machado son dos de los más conocidos. Pero esto no va de literatura, sino de la carta apócrifa que he recibido, presuntamente escrita por un ratón colorao que asegura llamarse Quichi (nombre indudablemente falso), y que está muy rebrincado con lo que cuentan en Cádiz, y que dice así:

"Señor articulista: Los ratones estamos hasta los colones con lo que está pasando en Cádiz. Nada más que se habla de las ratas. Por culpa de las feministas del Palillero y de la comisión de género del Carnaval y otras así han llamado ratas a algunos ratones que hemos aparecido últimamente en la ciudad de Cádiz. Como si no existiéramos. Pero nosotros también estamos aquí, y no somos carajotes, y no picamos en las trampas. A los ratones siempre nos ha gustado el queso. Y si es payoyo, mucho mejor.

Yo soy un ratón colorao, por ser listo y de izquierdas. Siempre se ha dicho: "Anda, que eres más listo que los ratones coloraos". Jesús Quintero, uno que fue pregonero del Carnaval, nos dedicó un programa en Canal Sur. Después se compró un piso en Cádiz, cerca del Ayuntamiento. No se ha publicado si por allí han visto ratones o ratas. Tampoco se sabe si las han visto en el despacho de Kichi, uno que se llama como yo.

Los fachas hablan mucho de las ratas, sí, pero no se acuerdan de que en los tiempos de Franco había en Cádiz un montón de ratones. La gente de entonces convivía con normalidad. En todas las casas vivíamos tres o cuatro por lo menos. Si a un niño se le caía un diente, allá que iba el Ratoncito Pérez y le ponía un regalito. Esa es otra costumbre que se está perdiendo. Ya nadie quiere ver a los ratones ni en pinturas.

Ahora los únicos ratones que gustan a la gente son los del ordenador, que otros llaman PC. Algunos nos dicen periféricos, con tal de no llamarnos por el nombre. ¿Y sabe quién tuvo la culpa de nuestro exterminio? Una tal Teófila, que no quería saber nada de ratones, ni de coloraos, y que se ganó una escoba de oro y otra de plata por lo limpia que estaba Cádiz. Una escoba, como si fuera la Bruja Piti. Pero hemos vuelto, aquí estamos los ratones. Cualquier tiempo pasado no fue mejor. Y sepa usted que yo no soy una ratita presumida. Un abrazo. Quichi".

Pues eso, que a ver si se entera ya la gente. Los ratones también existen.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios