Koldo as ice

¿A que tiro de la manta?, parece responder el ex-ministro. Cuidado, que por la noche refresca en Ferraz

En la época de la post-verdad, las fake news y los cambios de opinión sesgados e interesados, el presidente Pedro Sánchez podría coger el rábano por los cuernos o el toro por las hojas y crear una cartera ministerial que vigile las mentiras (de los demás). Como decía el doctor House: “todo el mundo miente” y no abunda la gente como Charlie, la protagonista de la serie Poker Face, que es una máquina de la verdad humana. Y el titular de ese ministerio podría ser Óscar Puente. Total, ya que más da.

En verdad, verdad, os digo que antes de haber en el gobierno de la nación un Óscar Puente -entiéndase, un personaje denominado como tal- tuvimos un José Luis Ábalos, un tipo socarrón y sobrado, acusado de ser machista, cuya carrera política se fue al traste por un poco claro asunto en una sala vip con una señora con nombre de medicamento infantil.

Resulta que Ábalos tenía un asesor contratado a dedo con cierta trayectoria dentro del partido socialista que ha pasado a la primera plana de los medios de comunicación. Su nombre es Koldo García Izaguirre, y cuentan de él que fue portero de discoteca, aizcolari y concejal. Ocio, costumbre y vicio. Lo tenía todo. Resulta que el tal Koldo, mano derecha de Ábalos, fue detenido por cobrar una diezmillonaria comisión en plena pandemia Covid19 utilizando -presuntamente- su posición y contactos en el ministerio de Fomento (de nuestros intereses) para compravender mascarillas.

La justicia tendrá que investigar los hechos, pero los memes y los chistes están ya en el umbral de nuestros móviles. La Koldosfera ha llegado para quedarse y el propio Ábalos está respondiendo ya -en su habitual modo abalesco- a ex compañeras del consejo de Ministros que le están pidiendo de parte del presidente y secretario general que dimita y se vaya al guano. ¿A que tiro de la manta?, parece responder el ex-ministro. Cuidado, que por la noche refresca en Ferraz.

Y nos encontramos también con una noticia de esas que hacen hervirte la sangre con la anterior. Resulta que una escritora -no se ha probado que escriba con IA- hizo un libro que plagiaba la legendaria serie española de TV de los hermanos Olivares, El ministerio del tiempo, y ha vendido los derechos a la BBC para rodar otra serie de TV: "The ministry of time", que podríamos traducir como "La Pérfida Albión, roba arte de vellón". El gran Javier Olivares se ha tomado el asunto medio en broma, medio en serio, si bien ha podido aprovechar para reclamar la continuación de una serie que generó un fenómeno fandom inédito en España, algo no visto desde que Ana de Armas repitió una y otra vez aquel "tenemos que bajar" en El Internado.

Uno, siempre dispuesto a encharcarse, se planteó si ese ministerio plagiado del tiempo inglés (nublado y lluvioso, I supposed) tendría su puerta ubicada en Gibraltar, esa pedanía linense que pertenece a España desde hace centenares de años, en la que vive gente que dice picha con acento de Manchester. Probablemente, para la BBC sus puertas a la historia fueron utilizadas por Sir Francis Drake y demás compatriotas para expoliar por doquier. Y claro, puede verse la analogía inmediatamente: ministerios con puertas (¿giratorias?) que usan tipos que se lucran con frialdad gracias a los dineros de los demás. Koldo as ice, como cantaría Foreigner, banda que, por cierto, era medio británica, como los llanitos de Gibraltar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios