En este país, robar lo que es de todos se ha convertido en deporte nacional. Si es dinero, se habla de corrupción, pero si son terrenos... bueno, hay más condescendencia.

Y lo sorprendente es que cuando se denuncia a los usurpadores-ladrones, o las administraciones piden la devolución y restauración de lo público, se indignan y se presentan como “afectados”. El caso de las vías pecuarias y caminos públicos es paradigmático. ¿Cómo se explica que miles de kilómetros de estas vías públicas estén cerrados y con un uso privativo? Las vías pecuarias son responsabilidad de la Junta de Andalucía. Hace 35 años que las gestionan. En 2001 la Junta aprobó un Plan de recuperación que pretendía deslindar y recuperar antes de 2020 un total e 25.200 km. de los 33.700 legalmente existentes. Actualmente están abiertos con su anchura legal unos 2.000 kilómetros. La Junta ha recibido abundantes fondos europeos para estos deslindes, ¿qué han hecho con el dinero?

Los caminos públicos son competencia de los ayuntamientos. La inmensa mayoría no tienen ni inventariado ni registrado este enorme patrimonio público. En la provincia de Cádiz sólo lo ha hecho el ayuntamiento de Jimena. Cerrarlos y usurparlos suele salir gratis. Y cuando alguien intenta transitar por ellos, como ha sucedido recientemente en el camino del Salto del Cabrero, llueven las amenazas y las descalificaciones sobre los que sólo pretender ejercer su derecho.

La falta de una normativa específica ha facilitado su cierre y usurpación, y la impunidad de quienes se han apropiado de este patrimonio público. En la pasada legislatura el Parlamento de Andalucía tramitó una Ley de caminos públicos que garantizaba su protección y recuperación. La elaboramos entre organizaciones sociales, la Junta y los grupos parlamentarios de PSOE y Podemos. PP y Cs se opusieron, poniéndose de parte de los usurpadores. Cuando estaba lista para su aprobación, el incomprensible boicot del grupo parlamentario socialista lo impidió; y se convocaron elecciones, y se disolvió el Parlamento. Trabajo y esfuerzo de muchas personas, movilizaciones en defensa de caminos públicos… todo al cubo de la basura. Proteger, conservar y recuperar la inmensa y valiosa red de caminos públicos debería ser una prioridad en Andalucía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios