Cultura

"El plan era recuperar la Cueva del Pájaro Azul y nos encontramos con un tesoro"

La idea era recuperar el antiguo esplendor de la Cueva del Pájaro Azul como sala de fiestas dedicada al flamenco. Recuperar la decoración, el ambiente de sus años de esplendor en el inicio de la segunda mitad del pasado siglo.

Esa era la idea del empresario Pedro Fernández Quirós que, con la firma Gadium Mercator, ya desarrolla en la ciudad otros proyectos relacionados con su historia trimilenaria.

Recuperar un establecimiento histórico, recuperar el flamenco siempre descuidado en la oferta turística de la ciudad y, también, ofrecer una gastronomía cuidada, eran los pilares del nuevo proyecto... hasta que durante los trabajos de restauración se descubrieron restos del puerto fenicio de Cádiz. Y, también por primera vez, la constatación física del canal Bahía-Caleta.

Primero fue, recuerda Fernández Quirós, el descubrimiento de que los arcos del local flamenco procedían de los siglos XVI al XVIII. Y después, la gran sorpresa: el puerto. "Nos encontramos con un tesoro. Es lo que pasa con esta ciudad cuando se da una patada en el suelo", comenta el empresario antes de iniciar el recorrido al yacimiento junto a un equipo de este Diario.

Estos restos van a suponer un valor añadido al proyecto, con un calado único. El interés por preservar la historia de la ciudad lleva a Pedro Fernández a proyectar ya un recorrido museístico de todo el recinto, para explicar lo que se ve, su papel en la historia de Cádiz y la profunda transformación física experimentada por la trama urbana.

Destaca el promotor que "habrá pocas oportunidades de ver algo así porque normalmente no se baja tanto (hasta cinco metros) en una obra en el casco histórico de Cádiz".

El complejo podía estar terminado en unos dos meses, aunque su apertura dependerá también de cómo evolucione la pandemia, pues el local tiene un aforo muy limitado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios