Universidad de Cádiz

“No sé por qué en mis películas siempre hay guardias civiles y curas”

  • El humor del cineasta José Luis Cuerda atrapa al público en las Presencias Cinematográficas

José Luis Cuerda, ayer en la UCA con Bruto Pomeroy en la vicerrectora Teresa García. José Luis Cuerda, ayer en la UCA con Bruto Pomeroy en la vicerrectora Teresa García.

José Luis Cuerda, ayer en la UCA con Bruto Pomeroy en la vicerrectora Teresa García. / Joaquín Hernández Kiki

Una mesa con limones, el cartel de su última película, Tiempo después, y varias fotografías con escenas de esta cinta componían ayer tarde el escenario en el que José Luis Cuerda atrapó con su permanente humor al entregado público que acudió a la Universidad de Cádiz, al Edificio Constitución 1812, para disfrutar de una nueva entrega de las Presencias Cinematográficas. Abarrotada la sala hasta la puerta, sólo quedaba que el cineasta albaceteño improvisara el guión de un encuentro que se fue rodando al ritmo de las preguntas de sus admiradores y del moderador del acto, Bruto Pomeroy.

Cuerda, a punto de cumplir en unos días 72 años, no ha perdido ni un ápice de la sorna y la ironía que tanto han aportado al cine español de las últimas décadas. Con esa peculiar manera de decir las cosas, de dejarlas caer, de parecer que no las ha dicho, que ha soltado sólo una broma pero que, en verdad, esconde la más profunda de las críticas. Razón tuvo cuando le preguntaron por los contingentes y los necesarios, y soltó un directo “Yo soy necesario”.

Así, el cineasta repasó su infancia en Albacete, sus estudios en los escolapios –allí vio su primera película, La túnica sagrada–, sus tres años en el seminario de Hellín, la relación con sus productores, con los actores, su papel como productor y descubridor de Amenábar, sus guiones, sus personajes, su afición al póker profesional... Y todo con un alarde de humor directo: “Yo es que soy muy bueno”.

Algunos vídeos se guardaban como sorpresa los organizadores de las Presencias, como el de bienvenida grabado por un excelente Miguel Rellán, que quiso destacar las cuatro aportaciones de España al mundo: “La palabra gilipollas, el carajillo, la boina y José Luis Cuerda”. O la intervención, también grabada, de Daniel Pérez Prada, actor en la última cinta de José Luis Cuerda: “He sido el último en llegar a tu vida y a tu cine”, dijo el joven que interpreta, como el propio Rellán, a un guardia civil en Tiempo después.

“No sé por qué en mis películas siempre hay guardias civiles y curas”, dijo en otro momento de su intervención José Luis Cuerda, que al ser preguntado por sus maestros en el humor ni siquiera dudó: “Rafael Azcona, y no tengo ni que pensar en otro”.

José Luis Cuerda ha dejado para hoy otra cita con los gaditanos, esta vez a las ocho de la tarde en los Multicines El Centro con la proyección de Tiempo después, un momento que el cineasta aprovechará para dialogar con los espectadores de esta nueva película con la que ha vuelto a las salas y que, como recordó Bruto Pomeroy, Andreu Buenafuente echó de menos en la gala de los Goya. “Y tenía razón”, dijo el incombustible Cuerda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios