Cultura

El pasacalles del Festival, primer diálogo del Museo del Títere con los jóvenes

  • Algunas de las piezas formarán parte de una exposición que se podrá visitar de junio a enero del próximo año en el centro cultural

Marote gigante de la Tía Norica en el IES Columela donde la profesora Patricia Garzón y sus alumnos dan forma a los títeres del pasacalles del festival. Marote gigante de la Tía Norica en el IES Columela donde la profesora Patricia Garzón y sus alumnos dan forma a los títeres del pasacalles del festival.

Marote gigante de la Tía Norica en el IES Columela donde la profesora Patricia Garzón y sus alumnos dan forma a los títeres del pasacalles del festival. / julio gonzález

Uno de los puntales de la nueva vida del Museo del Títere, cuyo destino se puede leer en el proyecto realizado por Desirée Ortega, es el del diálogo entre Museo y Ciudadanía. Así, y siguiendo con la legislación de 2007 sobre Museos y Colecciones Museográficas de la Junta de Andalucía, un museo tiene que dejar de verse como una simple sala expositiva o espacio para la conservación de un conjunto de bienes para convertirse en un espacio dinamizador de la vida de la comunidad, núcleo de proyección social y cultural y en eficaz instrumento de comunicación. Pero, ¿cómo conseguir esto en el Museo del Títere? Ortega encuentra una primera respuesta en el aula de Educación Plástica Visual y Audiovisual de la profesora Patricia Garzón en el IES Columela.

Y es que, a través del departamento de Dibujo del instituto gaditano, Garzón trabaja desde hace algunos años en la realización de teatro de títeres con sus alumnos bajo tres premisas fundamentales, el reciclaje, el trabajo cooperativo y la experimentación. Como resultado de esta labor pedagógica han ido atesorando unos fondos de marionetas construidas por los escolares de diferentes tipos y técnicas.

Este trabajo no le ha pasado por alto a la ideóloga del nuevo rumbo del vecino Museo del Títere por lo que juntos, y en colaboración también con el XXXV Festival Internacional del Títere Ciudad de Cádiz, se ha puesto en marcha el proyecto Todoslosmundos.

"Con este nombre hemos querido conectar la iniciativa del instituto con el proyecto de reorganización de los fondos del museo (titulado mundonuevo) para implicar al alumnado del Columela e impulsar la cultura de la participación ciudadana y la convivencia con otros centros educativos públicos o colectivos ciudadanos", explica Ortega. Y es que una de las actividades de Todoslosmundos es realizar el pasacalles de inauguración del Festival del Títere por lo que tanto en el Columela como en otros centros educativos y en otros colectivos de la ciudad se ha estado trabajando en la construcción de diferentes piezas que lucirán en el recorrido inaugural del festival que comienza esta misma semana. Además, de estas piezas se escogerá una selección para formar parte de una exposición que se podrá ver en el Museo del Títere desde finales del próximo mes de junio hasta enero de 2019 que también estará integrada por el propio material (fotografías y vídeos) que ha generado el proceso de construcción de las obras y el propio pasacalles.

Una exposición, que como adelanta Ortega, también generará "una serie de actividades relacionadas, como talleres o visitas guiadas, que iremos proyectando en estos meses".

Pero antes, este mismo miércoles podremos ver las obras creadas por los centros educativos y colectivos. Así, a las 11.30 de la mañana desde el patio de armas del Museo del Títere los alumnos del Columela se encontrarán con el resto de participantes de colectivos y del resto de centros (colegios como Andalucía, Adolfo de Castro, Fermín Salvochea, Tierno Galván y los institutos Cornelio Balbo, Drago, Fernando Aguilar y Rafael Alberti)para realizar un recorrido que pasará por las calles Santa María, San Juan de Dios y hasta plaza de la Catedral donde se realizarán las primeras actuaciones preparadas por los centros. Después el pasacalles tomará la calle Santiago para llegar a la plaza de Candelaria donde finaliza la actividad con otra serie de actuaciones. Un punto final que no se ha dejado al azar ya que en la recoleta plaza estuvo ubicado el convento de Candelaria que albergaba a la Hermandad de Carpinteros de Cádiz, a la que pertenecía la familia Montenegro, creadores de La Tía Norica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios