Exposición del Museo del Prado en Cádiz El nuevo mito es Pérez-Llorca

  • La inauguración oficial de la exposición se convierte en un homenaje al que fuera presidente del Patronato del Prado, que dará nombre a una plazoleta junto a su casa de la Alameda

De izquierda a derecha, Fernando Pérez Suescun, Miguel Falomir, Lola Cazalilla, María Jesús Catalá y María del Mar Díez, en la Casa de Iberoamérica. De izquierda a derecha, Fernando Pérez Suescun, Miguel Falomir, Lola Cazalilla, María Jesús Catalá y María del Mar Díez, en la Casa de Iberoamérica.

De izquierda a derecha, Fernando Pérez Suescun, Miguel Falomir, Lola Cazalilla, María Jesús Catalá y María del Mar Díez, en la Casa de Iberoamérica. / Julio González

El Prado regresa a Cádiz a lo grande. La primera pinacoteca española, y una de las más importantes del mundo, desembarca una parte de sus obras en la Casa de Iberoamérica con la exposición Arte y mito. Los dioses del Prado en una demostración de que el esfuerzo conjunto de las administraciones, en este caso de instituciones públicas y entidades privadas, es uno de los caminos más fiables para acercar la cultura al ciudadano.

Todo eso y el empeño de un gaditano, el desaparecido José Pedro Pérez-Llorca, que trabajó desde su puesto en la presidencia del Patronato del Prado para que su tierra natal disfrute de esta significativa muestra artística. Su figura planeó con emotividad en la inauguración oficial de esta muestra dedicada a los mitos, categoría que el propio Pérez-Llorca ha alcanzado por su destacado papel en tantas aristas de la vida gaditana y española.En el acto, el alcalde José María González anunció que se propondrá que la plazuela de su casa de la Alameda lleve el nombre del padre gaditano de la Constitución de 1978.

El Museo español cumple el próximo 19 de noviembre 200 años desde su fundación. Un museo anclado en el paseo madrileño al que da nombre pero que, como su director Miguel Falomir destacaba en Cádiz, es un museo abierto y accesible: “El Prado es de todos”. Y una muestra de este carácter público es la llegada de esta exposición a la capital gaditana. “El Prado es un museo nacional por nombre y por vocación; hay 3.000 obras en depósito permanente por todo el territorio nacional”, dijo Falomir.

El director del Prado fue una de las personas encargadas de presentar la muestra a los medios, en un acto en el que también intervinieron Lola Cazalilla, concejala de Cultura; Fernando Pérez Suescun, comisario de la exposición; María Jesús Catalá, directora territorial de CaixaBank en Andalucía occidental, y María del Mar Díez, responsable de la Fundación Cajasol en Cádiz. Por la tarde, en la inauguración oficial de la exposición, estuvo también el alcalde de Cádiz, José María González, y Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol. Presentes también en los actos, en un discreto segundo plano, estuvieron Carmen Zamora, viuda de Pérez-Llorca, y el pintor gaditano Hernán Cortés, amigo del político y vocal del Patronato del Prado.

La suma de todos es la que ha traído la exposición a Cádiz. Por eso en los discursos oficiales los agradecimientos coparon las primeras palabras de los intervinientes, quienes también dirigieron de manera unánime su mirada a la figura de José Pedro Pérez-Llorca. De hecho, la inauguración de la tarde comenzó con la proyección de un audiovisual de la Diputación de Cádiz dedicado al desaparecido político. Un reconocimiento a su gaditanía y carácter liberal con trozos de sus entrevistas, imágenes con vistas de Cádiz y algunas de las palabras que se escucharon en el homenaje póstumo que se le dedicó en el Congreso de los Diputados.

Porque Pérez-Llorca, en vida, puso mucho de su parte para que este exposición tan cargada de simbolismo y mitología, y no por ello ausente de humanidad, se vea en Cádiz después de pasar por ciudades como Palma de Mallorca, Oviedo, San Sebastián,Sevilla y Zaragoza.

Y Cádiz cierra ahora esta itinerancia artística acogiendo por segunda vez en los últimos años una exposición con piezas del Museo del Prado, una exposición de mitos que ha venido a caer, como se dijo también en la inauguración, a una ciudad con 3.000 años de historia y entroncada también con mitos, dioses, semidioses y leyendas, con el Hércules de su escudo a la cabeza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios