Cultura

"Mi madre espió para los nazis y los británicos; me usaba de tapadera"

  • La hija de la agente doble Larissa Swirski ensalza la presentación de 'Esvásticas en el sur', de Wayne Jamison

Liana Romero, Wayne Jamison, Juan José Téllez y David Fernández, anoche en el Centro Unicaja de Cultura. Liana Romero, Wayne Jamison, Juan José Téllez y David Fernández, anoche en el Centro Unicaja de Cultura.

Liana Romero, Wayne Jamison, Juan José Téllez y David Fernández, anoche en el Centro Unicaja de Cultura. / joaquín hernández kiki

Primeros años 40. Puesto fronterizo de Gibraltar. Un oficial británico obliga a desnudarse a Larissa Swirski delante de su hija de apenas once años. La acaban de detener. Es sospechosa de trabajar para los servicios secretos del III Reich. Larissa, efectivamente, trabaja para los nazis controlando a su red de espías en el Estrecho y ha tomado con su Minox unas fotos que pueden llevarla directamente a la horca. Pero ha tenido la precaución de esconder la película en un guante y la pequeña cámara, en la bota de su hija Liana. Distrae al oficial y se deshace del film con una hábil maniobra. A Liana no la registrarán, pero nunca se le olvidará aquella escena que le dejó el miedo metido en el cuerpo.

Larissa Swirski, esposa de un oficial de la Armada Española, terminará al servicio de los británicos cuando se entera de las atrocidades cometidas por los nazis en Rusia y gracias a una hermana que lucha en París con la Resistencia y que le describe el infierno de los campos de concentración. Luego abandonará sus actividades en uno y otro bando, cuando la supuesta neutral administración militar franquista toma cartas en el asunto.

Liana Romero, hija de la agente doble Larissa Swarski -en quien asegura que se inspiró el mismísimo Ian Fleming para crear a sus chicas Bond- hizo anoche de la mejor agente comercial con la que puede soñar un autor: encandilando al público con el simpático y ameno testimonio de una vida de película.

Como estelar invitada sorpresa, Liana Romero intervino en la presentación de Esvásticas en el sur (Círculo Rojo), el último trabajo del periodista Wayne Jamison (Rota, 1970), que ya debutó con su novela La sombra del Führer. Una obra que aúna, en palabras de Juan José Téllez, director del Centro Andaluz de las Letras, el pulso, la garra y la amenidad del mejor periodismo y el rigor de la historia. Fue en el Centro Unicaja de Cultura en un acto organizado por Quorum Libros que contó con numeroso público, en el que también se presentó un documental con el mismo título dirigido por el jerezano Javier Fergó.

David Fernández, director de Diario de Cádiz, fue el encargado de presentar al maestro de periodistas, novelista y poeta algecireño. Téllez lleva décadas buceando entre los personajes y los hechos que convirtieron el Estrecho en un apasionante a la vez que poco conocido escenario de la Segunda Guerra Mundial, con el Peñón como principal objeto de deseo del aparato militar de Hitler. "Hablar de esvásticas y del nazismo no es sólo hablar de historia sino alertar también sobre el futuro y sobre el presente, lo cual nos puede conducir directamente al escalofrío", dijo. "Wayne Jamison ha escrito un libro sobre la presencia nazi en el entorno de la Segunda Guerra Mundial en Andalucía y muy especialmente en la provincia de Cádiz que viene a contradecir ese mito de que España no participó en la Segunda Guerra Mundial", añadió.

Con la prolijidad que le caracteriza, Juan José Téllez, recorrió los principales episodios y escenarios que retrata Jamison en su obra. Como la central de operaciones del espionaje en la zona en la que se convirtió el Hotel Reina Cristina de Algeciras, trufado de túneles por los que grupos de submarinistas salían para colocar bombas lapa a los buques británicos. Como las actividades del comando de artilleros suicidas capitaneado por Junio Valerio Borghese, El príncipe negro, fallecido en el Hospital de Mora, por cierto, en extrañas circunstancias. O la monumental juerga que se corrió en la Venta Vargas la tripulación de un sumergible alemán naufragado frente a Marruecos. El director del Centro Andaluz de las Letras hizo una mención especial a los gaditanos muertos en campos de concentración nazis -entre los que figuran dos primos de su padre- y cuya lista aporta Jamison. El autor también incluye otra de los caídos de la División Azul.

Pero volvamos al relato de Liana. "Mi padre estaba destinado en Ceuta y, mi madre, que era muy inteligente y hablaba seis idiomas, había huido de la Revolución bolchevique. Hizo amistad con un chica italiana, Anita Colombo, que resultó ser una espía que trabajaba para el servicio secreto alemán, con base en Tánger... Al poco tiempo le propuso un trabajo. Mi madre lo había perdido todo y los nazis le prometieron devolvérselo... Ese fue el palo con zanahoria que le pusieron por delante...". A partir de ahí y ya con destino en la Comandancia de Puente Mayorga, Larissa viaja a menudo supuestamente de compras a Tánger, acompañada por su hija. "Me usaba de tapadera, porque ¿quién iba a sospechar de mi?", reconoce.

Por la casa de los Romero Swirski pasarán también el mismísimo Ian Fleming, el propio Valerio Borghese y un misterioso personaje supuestamente llamado Luis Gurruchaga, en realidad un médico alemán con un pasado oscuro en campos de concentración, pero que salvó miles de vidas en Chipiona a base de penicilina traída de contrabando de Tánger... Otra de las muchas historias apasionantes y verídicas que contiene Esvásticas en el sur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios