Premio

El cantaor Juan Villar se convierte en la VII Leyenda del Flamenco

  • El referente del jondo gaditano recibirá el galardón el próximo 16 de noviembre en la Venta de Vargas

  • Carmen Linares, Fosforito o El Lebrijano han sido algunos de los artistas distinguidos en anteriores ediciones 

El cantaor gaditano Juan Villar en la viñera Taberna El Albero. El cantaor gaditano Juan Villar en la viñera Taberna El Albero.

El cantaor gaditano Juan Villar en la viñera Taberna El Albero. / Julio González

El cantaor Juan Villar, referente del jondo gaditano y eslabón fundamental de la saga flamenca de Los Jinetos, se convertirá el próximo 16 de noviembre en la VII Leyenda del Flamenco, un galardón creado en el año 2012 por la Venta de Vargas y la empresa Flamenco de la Isla, que desde entonces se ha erigido como una de las más codiciadas distinciones para los artistas flamencos.

No en vano, la organización se ha cuidado de que los destinatarios de este premio tengan la categoría necesaria para soportar un título tan imponente como el de Leyenda del Flamenco. Rancapino (2012), Fosforito (2013), Paco Cepero (2014), El Lebrijano (2015), Curro Malena (2016) y Carmen Linares (2017) han sido los artistas premiados en ediciones anteriores y a los que ahora se suma otra de las leyendas vivas del cante de nuestra tierra, Juan Villar, cuyo nombre ha sido el más recomendado tras una consulta de la organización a diversos aficionados y periodistas flamencos. 

Juan José Villar Jiménez (Cádiz, 1947) Juan Villar, Juanito Villar o Juan el de la Jineta, como ustedes prefieran, vino al mundo el año de la explosión. Hijo de Pilar Jiménez Pérez y Juan Villar Mayo nació y se crió en una casa que da historias para escribir un libro, el 18 de la calle Ángel, una calle que se esconde de La Caleta en el Barrio de la Viña. Desde chico le gustó el cante y mostró pronto dotes en el seno de una familia flamenca, Los Jineto, que hunde raíces en el siglo XIX.

Tal y como recuerdan desde la organización del premio, Juan Villar comenzó su carrera profesional muy joven, debutando a los siete años en el elenco Los Chavalillos Gaditanos. Seguidamente se destaca como cantaor para bailar, haciéndolo con La Tati, Manuela Carrasco, Faíco y El Güito, en giras y tablaos. Su popularidad tomó aumento durante sus temporadas en los tablaos madrileños de Los Canasteros y Torres Bermejas, desde donde pasó al grupo del bailaor José Miguel, con quien viajó al Japón. 

Después de varias giras por el extranjero, comenzó en los años setenta su participación en los festivales andaluces, sin dejar por ello de acompañar al baile, de los que actualmente es una de las figuras más sobresalientes, a partir de los primeros años ochenta, así como en los recitales de las peñas flamencas, teniendo una con su nombre en su ciudad natal.

"Conocedor de los estilos genuinos de Cádiz y los Puertos, les presta en su interpretación una  espectacularidad personal, por medio de sus excelentes facultades y dones de voz, además de su dominio del compás, por lo que llega rápidamente a interesar incluso al público menos iniciado", reconocen los organizadores que adelante que el galardón físico de Leyenda del Flamenco, obra del artista Antonio Mota, será entregado por Almudena, viuda del cantaor Juan Moneo El Torta, al que la Venta de Vargas le dedicará su otoño flamenco, el ciclo donde está enmarcado la entrega del premio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios