Entrevista a Pepe Bablé. Director del FIT

“Los grandes creadores que ahora están triunfando en España entraron por Cádiz”

  • El veterano festival une fuerzas con la comunidad teatral gaditana en su nueva edición que comienza este viernes

  • Los premios Atahualpa y Homenaje del FIT tendrán que esperar tiempos económicamente más propicios 

El director del Festival Iberoamericano de Teatro, Pepe Bablé. El director del Festival Iberoamericano de Teatro, Pepe Bablé.

El director del Festival Iberoamericano de Teatro, Pepe Bablé. / Julio González

-El año pasado la sede del festival volvió a Cádiz, ¿en qué repercutió este cambio tanto para la ciudad como para el funcionamiento del festival?

–Para la ciudad supuso tener de nuevo a sus participantes viviendo el día a día de su cotidianidad y, para el festival, el regreso a sus orígenes y el acercamiento de sus actividades complementarias a los gaditanos interesados en ellas. En lo organizativo, la tranquilidad de no tener que hacer desplazamientos continuos entre San Fernando y Cádiz.

–¿Me hace un balance en números del pasado año en comparación con la edición anterior?

–Desde 2008 el número de compañías y participantes han ido bajando paulatinamente a compás que lo hicieron los presupuestos; y, como el año pasado subió el gasto en alojamientos al traerse a Cádiz, se redujo aún más el número de grupos y de participantes. Pero era un esfuerzo que tocaba hacer.

–No sé si cada año se marca algún objetivo, si es así, ¿cuál sería el de la inminente próxima edición del FIT?

–El FIT tiene sus objetivos tan claros desde su primera edición, que es difícil olvidarlos. Este es un festival de encuentro y de imbricación iberoamericana, donde se generan multitud de dinámicas para el crecimiento de sus artes escénicas, tanto con la exhibición de espectáculos como con el establecimiento del estudio, la investigación y el análisis de sus herramientas expresivas. Ese es su gran valor y el punto diferenciador con otros eventos de sus mismas características. Así que seguir cuidándolo y mejorándolo, dentro de las posibilidades económicas, es siempre el objetivo principal.

–En la programación vemos una novedad, sumar la sala Pay Pay. ¿Cómo ha surgido esto y qué le puede aportar al festival?

–Era una vieja aspiración que hemos podido realizar ahora porque son menos los participantes y porque el festival duerme en la ciudad. De siempre habíamos pensado que es el lugar adecuado para determinados espectáculos y para el punto de encuentro y de ocio después de una larga jornada de actividades. Así que este año lo hemos logrado y estoy seguro que cumplirá con las expectativas.

"Desde 2008 el número de compañías han ido bajando al compás que lo hicieron los presupuestos”

–¿Hay alguna otra novedad en el modelo de este año?

–Hay varias y significativas. La más importante es que el FIT se imbrica aún más con la comunidad teatral gaditana. Siempre lo hizo. Pero, ahora, que esta comunidad es más extensa, unida y organizada, hemos puesto en marcha distintas dinámicas. En colaboración con la Asociación de Actores y Actrices de Cádiz, se está ejecutando un programa nominado: FIT en las Escuelas, que intenta acercar los valores, historia e importancia de este evento extraordinario, a futuros espectadores o posibles profesionales de las artes escénicas. De la mano de artistas y creadores, que nos van a acompañar estos días, muchos centros educativos de la ciudad van a disfrutar de primera mano de testimonios, y de master class en aquellos que tienen grupos de teatro. También a través de la Asociación de Actores y Actrices de Cádiz, se organiza el Punto de Encuentro del FIT en el Pay-Pay, donde se presentarán grupos de teatro de Cádiz que ofrecerán pinceladas de sus espectáculos, para que los visitantes conozcan la impronta artística y el arte autóctono gaditano. Otra novedad son los dos talleres que se van a impartir durante los días del festival: uno de creación contemporánea de la mano de la creadora Marta Pazos, y otro de danza contemporánea a cargo de la coreógrafa y creadora Marta Carrasco.

–Hablemos de contenido, ¿cuántos países, representaciones y funciones veremos este año en el FIT?

–Este año hay 8 países en la programación: Argentina, Chile, Cuba, Ecuador, EEUU, México, República Dominicana y España; aunque serán 19 los países presentes con la participación de investigadores, críticos, académicos de universidades americanas, latinoamericanas y españolas, directores de festivales internacionales, programadores, periodistas, etc. Son 23 grupos, 11 latinoamericanos y 12 españoles, que representarán 25 espectáculos de teatro contemporáneo, danza, teatro físico, teatro-circo, teatro de calle y performance; con 33 representaciones. Y el acento se ha puesto en la danza contemporánea. El FIT desde su primera edición ya programaba esta disciplina, entonces casi desconocida en España, y lo siguió haciendo hasta que surgió el Cádiz en Danza; y, aunque desde entonces, hemos programado en todas las ediciones, este año lo hacemos más extenso con la programación de 6 grupos correspondientes a 3 países. Y en los actos complementarios: el 22 Encuentro de Mujeres de Iberoamérica en la Artes Escénicas, con la presencia de mujeres y hombres de 12 países; el 12 Encuentro de Investigación Teatral Cruce de criterios, que acogerá la participación de especialistas y académicos de muchas universidades americanas y europeas de 11 países. Y los Foros de creadores, presentación de publicaciones y ediciones teatrales, de proyectos escénicos, talleres, etc.

–¿Alguna recomendación...?

–Que se mire con atención los contenidos de la selección de espectáculos porque hay buenos descubrimientos escénicos y propuestas para todos los gustos. Es una programación heterogénea y hay donde elegir; desde espectáculos lúdicos, de humor y musicales, hasta danza en distintos lenguajes, versiones de textos clásicos y universales, teatro comprometido, etc. Y en la mayoría circulan algunos de los ejes temáticos que este año nos ocupan, como las nuevas masculinidades, las variaciones en torno al género y la transexualidad, el exilio, las identidades amenazadas y las voluntades que se niegan a la resignación y al silencio.

"Con la asociación de Actores y Actrices de Cádiz se está ejecutando el programa FIT en las Escuelas”

–El cartel es una obra de Marina Anaya. Hábleme de ella.

–Es una autora que me gusta y que está muy vinculada con la ciudad. Su iconografía es contemporánea, muy particular, y siempre descubro un matiz teatral en su composición. Así que decidimos proponérselo, ella aceptó encantada y el resultado creo que ha sido fantástico. Estamos muy contentos con la imagen de este año.

–El festival perdió los dos premios que otorgaba, el Atahualpa del Cioppo y el Homenaje del FIT. ¿Hay pensamiento de recuperarlos alguna vez?

–No se han perdido. Digamos que están en estado de reposo hasta que, la coyuntura económica que seguimos atravesando, nos permita rescatarlos. Los dos actos requieren un esfuerzo económico que hoy no nos podemos permitir porque tenemos que atender otras cuestiones más necesarias.

–Le tengo que felicitar, recientemente recibió el homenaje del XVIII Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo de Almagro. ¿Qué ha significado este reconocimiento para usted?

–Me siento muy honrado y agradecido cuando la consideración es a mi trayectoria personal, pero cuando es por el reconocimiento a mi implicación dentro de este festival, lo agradezco pero en nombre de todas las personas e instituciones que lo han hecho y lo siguen haciendo posible.

–¿Cómo ve el futuro del FIT? ¿Qué FIT le gustaría legar a la ciudad?

–Pues con optimismo. El FIT es un evento que está sirviendo de inspiración a otros festivales por ser un festival que se preocupa por la exhibición de espectáculos con lenguajes contemporáneos, y porque apuesta por la nueva dramaturgia y por la construcción de relatos y de pensamiento teórico. Este festival es algo más que un espacio donde programar grandes nombres y espectáculos mediáticos. Y eso lo convierte en el referente internacional que hoy es. El FIT no solo se puede valorar desde un prisma local, porque su radio de acción traspasa muchas fronteras y sus logros son incalculables. Una de las mayores satisfacciones de este festival es comprobar como la mayoría de los grandes creadores que actualmente están triunfando en España y Europa, entraron por Cádiz. Así que me gustaría legar el festival que ya es: un festival útil, necesario y que está plenamente consolidado en el imaginario del artista iberoamericano, y que, además, le otorga a la ciudad un plus añadido a su carácter cosmopolita, a su importancia cultural y a su vocación americanista. Y, por supuesto, también me gustaría legar un festival consolidado económicamente, pero eso ya no está a mi alcance.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios