Cultura

"El espectador tiene que desliar esta deliciosa madeja de verdades a medias"

  • Esta noche llega al Teatro Falla la obra de Calderón de la Barca 'El galán fantasma' · Su protagonista, Patxi Freytez, se introduce en los entresijos de esta divertida historia de enredos del barroco español

El Teatro Falla se enfrenta esta noche a la puesta en escena de una de las obras más desconocidas de Pedro Calderón de la Barca: El galán fantasma. Pero también a una de las comedias más divertidas e ingeniosas que el dramaturgo madrileño nacido en 1600 firmó en el contexto del teatro barroco español.

Así lo confirma Patxi Freytez, protagonista de esta apuesta por el teatro clásico que la compañía Secuencia 3 Artes y Comunicación emprendió, de la mano del director Mariano de Paco y la adaptación de Eduardo Galán y Daniel Pérez.

"Calderón era un tío cachondo y así lo demuestra cuando se descolgó con esta comedia, en la que no tiene reparo en matar al protagonista -el propio Patxi-, para perplejidad de todos, en el primer acto", confiesa Freytez, que asume el papel de Astolfo, uno de los galanes de la pieza teatral.

A partir de aquí el ritmo trepidante toma el pulso a una obra repleta de medias tintas, secretos, ambiciones y pasiones que enredan al espectador en una "deliciosa madeja de verdades a medias que juntos vamos desliando hasta alcanzar el final feliz, propio de las comedias de la época", añade.

El galán fantasma se define así como una obra de amor y misterio que narra la historia de Astolfo, un caballero enamorado de Julia (Carmen Morales), que es perseguido por el Duque de Sajonia. El duque cree haber dado muerte a su rival, pero Astolfo aparece y desaparece como un fantasma ante los ojos de todos. Julia es la única que sabe qué está ocurriendo.

Una obra familiar dirigida a todos los públicos, en la que se ha resuelto esta visión "tan calderoniana de la apariencia engañosa del mundo" -como dice su director- de una forma dinámica y fresca.

"Mariano de Paco, Eduardo y Daniel tuvieron el acierto de modernizar esta pieza en algunos aspectos e impregnarla de un ritmo vertiginoso que la hace muy fácil de digerir", comenta. "Cuando uno va a ver una obra de teatro clásico puede pensar que se va a tragar un ladrillo que no va a entender. Pero aquí ocurre justo lo contrario", asevera.

Y es que Patxi Freytez se lo pasa en grande interpretando su papel. Él y sus compañeros de reparto, asegura, algunos de los cuales son conocidísimas caras del cine y de la pequeña pantalla. El mismo Freytez estuvo ocho años trabajando en la famosa serie El Comisario; su partener es Carmen Morales, cuya última aparición en televisión fue en Amar en tiempos revueltos. Junto a ellos, Ana Ruiz, conocida por sus cameos en Camera Café, Alejandro Aréstegui (en Doctor Mateo) y Guillermo Montesinos completan una nómina de artistas que también integra los consagrados y grandes maestros de las tablas Manuel Gallardo y Juan Calot. "Con ellos ha sido más fácil asumir el verso... este papel, en definitiva, el primero que hacía en teatro clásico, que era el único palo que me quedaba por tocar".

Compañeros de reparto con los que se lleva maravillosamente bien y a los que apunta en su conjunto como uno de los tres mejores ingredientes de la obra, junto a la "gran puesta en escena y el sentido del humor".

Hasta ahora, asevera el actor, son pocas las salas de teatro que se han resistido a los encantos de esta comedia adaptada de Calderón de la Barca. Y entre ellos podría figurar esta noche el Teatro Falla, donde hay una buena parte del aforo vendido. "Hemos estado en todos los festivales de teatro clásico de España desde que empezó la gira y en todos hemos causado una grata sensación".

Entre ellos, el de Almagro, donde simultanearon el espectáculo con el famoso partido en que la selección española se convirtió en ganadores del mundial. "Nos tuvimos que ir en la prórroga y nos hicimos eco de la victoria cuando estábamos metidos en faena", destaca entre las múltiples anécdotas que juntos han vivido.

Esta noche, en Cádiz, pueden firmar otro gran pase. Y no sólo "porque da gusto llegar a un teatro donde se ha vendido bastante, sino porque en esta ciudad me siento como en casa, me lo paso bomba. Así que la felicidad no puede ser más completa", concluye entusiasmado el actor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios