Actuación en la peña Juanito Villar

El cantaor Antonio Puerto o la gran afición por el flamenco

  • El portuense actúa esta noche en la entidad flamenca situada junto a la puerta de La Caleta

  • Promete un “entregado” recital con “gran variedad” de cantes

El cantaor Antonio Puerto, hace unos días en Cádiz. El cantaor Antonio Puerto, hace unos días en Cádiz.

El cantaor Antonio Puerto, hace unos días en Cádiz. / Jesús Marín

Ha sido torero, pintor con algunas exposiciones en su currículo, ha trabajado de albañil pero, sobre todas las cosas, Antonio Gutiérrez Navarro, más conocido por su nombre artístico, Antonio Puerto, se considera cantaor y un “loco enamorado del flamenco ”. Con esa faceta que más le llena llega hoy a Cádiz, a la peña flamenca Juanito Villar, para protagonizar un recital en el que estará acompañado por el guitarrista Rafael Romero.

Una actuación que Antonio espera “con muchas ganas” ya que no es reservado a la hora de expresar su “amor” por Cádiz donde le gustaría actuar en más ocasiones. Por ello, el artista se muestra “muy agradecido” a la entidad flamenca por brindarle la oportunidad de este encuentro con la ciudad donde promete una “entrega total” y “una gran variedad” de cantes en su recital.

La historia de Antonio Puerto con el flamenco es una historia de amor que comienza “en los años ochenta” cuando parte a Madrid para buscar la vida con el cante “después de dejar el toreo”, recuerda. En aquello recitales primigenios, Puerto llegó “muy verdecito” pero “enseguida” empezó a “llamar la atención”, asegura. “Empecé a escuchar y parecía una esponja, la malagueña de El Mellizo, por ejemplo, no la hacía en Madrid nadie como yo, decían, y también la soleá de Cádiz”, se congratula.

Fueron “tiempos bonitos” pero “duros”. Tanto, que finalmente el portuense (que también tuvo su experiencia carnavalera con la comparsa de Luis Galán, por ejemplo) optó por regresar a su tierra para trabajar de albañil.

“Después, en 2011, regresé a cantar pero pegué una espantá y me retiré pero un amigo mío me insistió, me decía que yo tenía algo pero es que a veces a uno le minan la confianza tanto que duda de su propio arte, así que volví al cante en Madrid en la peña Duende y causé una gran impresión, y ya me vine para Cádiz y empecé a hacer cositas triunfando en Morón, en la peña de Juan Talega en Dos Hermanas, en Torres Macarena en Sevilla...”, enumera el cantaor que ha cosechado también algún logro como letrista. Así, su pasodoble al torero jerezano Luis Parra, musicado por el maestro Domingo Rodríguez, “ya se ha tocado en cinco ocasiones en la plaza”.

Con todo, Puerto reconoce que “no es fácil abrirse camino” en el mundo del flamenco, “ni grabar”, “ni siquiera ir a televisiones públicas” y que se queja de que “nadie te llama a no ser que uno insista mucho”. Aun así, su amor por el flamenco es “incondicional”. Esta noche noche, a partir de las 22.00 horas, dará, a buen seguro, buena muestra de ello.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios