Décimo aniversario del Flamenco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Diez voces para el Día del Flamenco

  • Cantaores, bailaores, músicos, peñas y sindicato de artistas, todos de la provincia, hablan sobre la primera década del jondo como manifestación cultural reconocida por la Unesco

Artistas de la provincia en el año 2010 con la consejera Rosa Torres, entre otros políticos, en la campaña de apoyo al Flamenco como Patrimonio de la Humanidad.

Artistas de la provincia en el año 2010 con la consejera Rosa Torres, entre otros políticos, en la campaña de apoyo al Flamenco como Patrimonio de la Humanidad. / Julio González

No ha tenido buen sino este X aniversario de la proclamación del flamenco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Un virus muy malage y unas, no menos castañosas, restricciones horarias para la celebración de espectáculos deslucen una celebración que, con todo, tampoco ha sido prioridad para las instituciones públicas este año.

Sin embargo, vaya este pequeño homenaje para la efemérides, que tiene lugar este lunes 16 de noviembre, y qué mejor que con las voces, diez voces, como diez años se cumplen, de diez personas implicadas en este arte milenario tan nuestro para analizar su estado de salud.

Diez personas que contestan a estas tres cuestiones:

  1. ¿En qué cree que ha cambiado el flamenco en estos 10 años al tener esta distinción como Patrimonio de la Humanidad?
  2. ¿En qué podríamos mejorar? Retos que tiene el flamenco por delante
  3. ¿Qué es para usted el flamenco?/ ¿Cómo surge su organización? (Para José Cepero)

Marco Flores

Bailaor. Premio Max 2020

“Me gustaría más presencia en teatros de ópera como el Real o el Liceo”

El arcense Marco Flores. El arcense Marco Flores.

El arcense Marco Flores.

1. Pues en el sentido de intérpretes y de creación creo que se ha desarrollado muchísimo en estos diez años porque el flamenco, como arte que es, se comunica, además con otras corrientes artísticas. Es un arte vivo y en continuo crecimiento, un arte en el que todo está por descubrir. Y la noticia hace 10 años del reconocimiento de la Unesco fue muy bien recibida por todos, fue algo de vital importancia para el flamenco y pienso que le deberían de venir aun más reconocimientos. Sin embargo, aunque gracias a la creación el flamenco ha cogido una categoría enorme, y a pesar del reconocimiento de Patrimono Inmaterial, nosotros como país y como sociedad no le damos la plataforma necesaria que este arte está requiriendo.

2. Pues a mi me gustaría que algún día se creara un centro a nivel nacional, al estilo del que tiene el Teatro o la Danza, un Centro Nacional de Flamenco que respondiese a acoger a nuevos creadores y músicos. Tenemos ejemplos en otros países cercanos. A mí me parece curioso el caso de Francia, el apoyo y la visibilidad que se le da al flamenco en las programaciones de sus teatros. Yo echo de menos eso en mi país. Por eso me gustaría que el flamenco tuviera más presencia en teatros de ópera de España como pueden ser el Real de Madrid o el Liceo de Barcelona. Que le dieran cabida al flamenco en todas sus corrientes, de la más tradicional a la más actual.

3. Para mí es un arte que aunque tenga el origen en nuestra tierra, nace del mestizaje de muchas culturas. Es un arte vivo actual, que sigue desarrollándose, comunicándose y que invita a la creación, a la experimentación y al desarrollo.

Samuel Serrano

Cantaor. Nominado a Grammy Latino en 2018

“El flamenco en la escuela es la asignatura pendiente”

El cantaor chipionero Samuel Serrano. El cantaor chipionero Samuel Serrano.

El cantaor chipionero Samuel Serrano.

1. Yo soy un cantaor joven pero es que empecé muy pronto, con 15 años, a ir a las peñas a cantar, a dar cursos, a recorrer circuitos... Por eso te puede decir es que lamentablemente no he sentido ningún cambio a mejor en el flamenco desde que es Patrimonio de la Humanidad. La verdad es que habría que hacer algo para darle la categoría que tiene el flamenco y ponernos con la asignatura pendiente que tenemos los flamencos que es inculcarles a los jóvenes desde pequeños el conocimiento de este arte. El flamenco tiene que estar en las escuelas para que en nuestra cultura se entienda más porque ahora mismo sigue siendo para un público muy minoritario. Pero bueno, como algo positivo tenemos ya un organismo que está trabajando por muchos de los derechos de los flamencos y para engrandecer poco a poco en este país este género musical que es tan importante.

2. Pues hay muchas cosas que mejorar, pero por decir una, los pagos a los artistas por parte de los organismos públicos. Tú cantas hoy y cobras dentro de 60 días mínimo, es mucho tiempo, porque nosotros vivimos, comemos, pagamos luz, casa agua... Por decirte una cosa. Aunque yo creo que poco a poco, el sector irá cambiando y evolucionado. Eso espero. Y, no ya yo, sino que las grandes figuras que están por encima mía, vayan a festivales y los traten como tiene que ser, con buenos camerinos y con la categoría que se merecen de verdad.

3. Para mí el flamenco es mi forma de vivir. No es que me guste el flamenco o viva del flamenco. Es que soy flamenco.

Nicolás Sosa

Presidente de la Federación Provincial de Peñas Flamencas

“En las peñas tenemos el problema del relevo generacional”

Nicolas Sosa, presidente de la Federación Provincial de Peñas Flamencas. Nicolas Sosa, presidente de la Federación Provincial de Peñas Flamencas.

Nicolas Sosa, presidente de la Federación Provincial de Peñas Flamencas.

1. No ha cambiado mucho. Evidentemente, es un reconocimiento que es motivo de orgullo para los que formamos parte del mundo del flamenco pero, desgraciadamente, no se le ha sacado todo el partido que se le podría haber sacado. No se ha avanzado en la profesionalización del sector, pues en muchos casos los artistas están en precario; el flamenco sigue sin llegar a las aulas y falta esa Ley del Flamenco que incorpore un estatus especial para los agentes que forman parte del flamenco y para su preservación.

2. En las peñas flamencas tenemos un problema importante con el relevo generacional. Necesitamos despertar inquietud en los niños y jóvenes para asegurar la pervivencia de las entidades. Es cierto que tenemos una asignatura pendiente con la comunicación y las redes sociales, para hacer llegar el flamenco más allá de sedes, pero también es cierto que el flamenco que se defiende en las peñas es en un formato de convivencia. De hecho, en esta declaración de la Unesco de la que hablamos se reconoce el papel de las peñas en el mantenimiento de este arte siendo motor de su conservación, transmisión y divulgación. Y eso ocurre de forma presencia con ponencias, tertulias, recitales... En este sentido, estamos sometidos a gastos importantes y pienso que se podrían articular más medios de financiación o ayudas para realizar actividades.

3. Tiene que ver con la anterior pregunta pues el flamenco para nosotros, el que se vive en las peñas, es un flamenco de presencia, de convivencia y por eso este décimo aniversario del Día del Flamenco lo hemos vivido con tristeza en las peñas pues han afectado mucho las medidas de distanciamiento social. El lado positivo es que las peñas han estado a altura de las circunstancias porque han sabido convertir sus sedes en espacios seguros o han acogido alternativas en espacios al aire libre. De esta forma, se ha garantizado que programas como el de Diputación o la Junta de Andalucía se hayan podido ejecutar al 100%. Yo estoy muy orgulloso que este tejido asociativo, en el que están personas sin ningún tipo de ánimo lucro, haya conseguido adaptarse a las circunstancias y hayan aliviado, en la medida de lo posible, a algunos artistas.

Diego Villegas

Músico. Premio Giraldillo 2020

“El flamenco tiene condiciones laborales del siglo XIV”

El músico sanluqueño Diego Villegas. El músico sanluqueño Diego Villegas.

El músico sanluqueño Diego Villegas.

1. Como artista no sabría explicarte si esta distinción ha servido de mucho o poco , lo que sí que sé es que todo premio abre muchas puertas y, sobre todo, en el mundo del arte, del flamenco, abre las puertas a un público exquisito que, quizás, sólo quieren consumir cosas que tengan certificado de calidad, por así decirlo. No sé si en cuanto a trabajo habrá tenido repercusión pero yo pienso que en instituciones del extranjero como en el público pues sí. Esto es como la Alhambra, es uno de los patrimonios de la humanidad, pues habrá que verlo; pues el flamenco, tiene esa etiqueta también, pues habrá que verlo.

2. Necesita muchas mejoras. No tanto lo artístico, que está en un nivel muy grande, pero sí en el aspecto de salarios y de altas porque es que tiene unas condiciones laborales del siglo XIV. Afortunadamente ahora están saliendo grupos en pro de mejorar esas condiciones pero, hasta el día de hoy, estamos un poco desamparados. Y realmente es que el flamenco es un arte muy nuevo que ha ido ascendiendo por el talento, por la calidad que tiene pero no porque haya tenido una institución o un mecenas apostando por él sino que él mismo ha sido el que ha idos subiendo. Y llega al punto que hay muchos artistas viviendo de esto pero nadie se ha preocupado por darle una regulación.

3. Como consumidor de arte, el flamenco es el arte que más me ha hecho, y me hace, disfrutar por encima de otras artes. Como artista, también es el que me hace disfrutar más. Como sabes, yo como músico toco todos los palos donde me permiten entrar pero donde más lo siento es con el flamenco. Y es que es una forma de vida. Quizás yo no soy el prototipo de flamenco, pero es la música de mi vida. La vida de un sanluqueño que ha nacido en un ambiente callejero y familiar muy cercano. Así que el flamenco y la copla es lo que más se acerca a mi forma de ser.

Rosario Toledo

Bailaora. Giraldillo 2012

“¿No se merece el flamenco una partida especial en los presupuestos?”

La gaditana Rosario Toledo. La gaditana Rosario Toledo.

La gaditana Rosario Toledo.

1. Este reconocimiento es una forma de visibilizar, dignificar su valía y situarlo donde se merece: un patrimonio de todos para todos. Dicho esto, ¿no debería verse reconocido también en los presupuestos de Cultura de la junta de Andalucía? La realidad es que solo el 11,21% del presupuesto se destina a la financiación de espectáculos y no existe una partida específica que determine lo que se va a destinar al Flamenco en el 2021. Un sector por cierto tan importante en lo que a la aportación de la industria cultural al PIB se refiere. ¿No se merece el Flamenco una partida especial como sucede con el cine o el mundo editorial? Ahí lo dejo...

2. Necesitamos unión. Necesitamos reformas fiscales y laborales para que exista una regulación que nos legisle y nos respalde a todos los que de manera profesional formamos este sector. Necesitamos y debemos luchar por nuestros derechos como trabajadores asumiendo y cumpliendo también con las obligaciones pertinentes. Necesitamos ayuda por parte de la administración ahora más que nunca en estas circunstancias extraordinarias que nos tocan vivir si no queremos que muchos profesionales y familias que forman parte del sector tengan que abandonar sus carreras profesionales porque no se ve la luz al final del túnel.

3. El flamenco es mi compañero de vida. El flamenco me sostiene cuando me encuentro al borde del precipicio. Me empodera, me fortalece, me hace sentir privilegiada y consciente de esta herramienta vital que supone tener el arte en tu vida cotidiana, no solo cuando se encienden los focos, sino que eres artista desde que te levantas. Hay momentos duros, qué duda cabe. Hay momentos que te pierdes para volverte a encontrar. El flamenco es mi aprendizaje constante. Es un caminar, un sentir, un estar, un aquí y ahora. Un “bailar a la vida”. Una fiesta.

David Palomar

Cantaor. Premio El Público 2019

“En los grandes festivales no se les da el sitio a los referentes vivos”

El cantaor gaditano David Palomar. El cantaor gaditano David Palomar.

El cantaor gaditano David Palomar.

1. Desde mi punto de vista y con toda la humildad del mundo, pienso que esta distinción solamente ha dignificado más aún este arte. Era premiar a nivel institucional al flamenco, darle el reconocimiento internacional que merecía y que ya poseía desde hacía siglos. Si hablamos de otros aspectos, el flamenco no ha cambiado en nada. En España sigue siendo algo prescindible, minimalista y maltratado culturalmente. La evolución de este arte está en manos de los propios artistas y sus maravillosas propuestas.

2. Las propuestas en ciclos, festivales y grandes citas como la Bienal de Sevilla, por ejemplo son muy repetitivas, predecibles y poco originales. Además no le dan nunca el sitio a nuestros referentes vivos, a los espejos donde nos hemos mirado y a las fuentes donde hemos bebido como Juan Villar, Pansequito, Manuela Carrasco, Tia Juana la del Pipa, Cañeta de Málaga... Por otro lado, las peñas deberían de renovarse en todos los aspectos. Saber captar a la gente joven, actualizarse en las redes y sobre todo preocuparse por preservar de verdad la tradición en sus espacios. El que entra en una peña, es como el que entra en un templo y, por lo tanto, debe escuchar la oración en silencio, respetarla y meter el ole en el sitio.

3. Cuando desconectas de este mundo, y el alma se encomienda al arte, empieza a suceder el flamenco. El flamenco es el alma de Andalucía hecha canción.

José Cepero

Abogado de Unión Flamenca

“Necesitamos un convenio colectivo a nivel nacional, que no existe”

El abogado jerezano José Cepero, de Unión Flamenca. El abogado jerezano José Cepero, de Unión Flamenca.

El abogado jerezano José Cepero, de Unión Flamenca.

1. Ha cambiado y en mucho. Por una parte experimentamos un cambio a peor ya que cada vez es menor el peso que el flamenco representa en los presupuestos que las administraciones destinan a este arte que, por su inmensidad, constituye de por sí un sector económico claramente identificable. Por otra, está experimentando una transformación en cuanto a su forma de transmitirlo ya que la sociedad cada vez demanda más plataformas digitales ya sea de forma voluntaria, por distancia geográfica o, desgraciadamente, por razón de la pandemia.

2. La principal es la definición y reconocimiento del flamenco como sector económico. El flamenco ha sido analizado desde sus facetas cultural, antropológica, histórica pero nunca como un sector económico que tan decisivamente contribuye al PIB nacional y, sobre todo, andaluz. El flamenco incide directamente en la economía por lo que se recauda en función de los ingresos que genera la realización de espectáculos y venta de productos propios y, de manera muy notable, indirectamente en otras industrias tales como turismo, hostelería, restauración, moda flamenca, técnicos de sonido, luces, somos marca España, le pese a quien le pese, la única música española reconocible en el extranjero y un largo etcétera de beneficios que, jamás, han tenido su justo retorno. Para ello, desde Unión Flamenca, se reivindica la creación de la Mesa Permanente del Flamenco. Un organismo interministerial (a nivel estatal) y/o interconsejerías (a nivel autonómico) que analice y dimensione en su justa medida al flamenco para devolverle al flamenco lo que se merece por derecho propio.

3. Unión Flamenca nace en abril de este año, época en la que todo se para. Y en esa quietud, Eva Yerbabuena, harta de la situación que históricamente padece el flamenco decide dar un paso adelante en la defensa del colectivo. Para ello, contacta con artistas del máximo nivel (los socios fundadores) para que la apoyen. Una vez diseñado el equipo de compañeros que deciden implicarse más directa y activamente en el día a día (la actual Junta directiva), contactó conmigo (Cepero es un abogado jerezano) y, fruto de esa conversación, nace la idea de crear la asociación a nivel nacional que es hoy en día. Nuestro principal objetivo a medio plazo es, como antes he indicado, la constitución de la Mesa Permanente del Flamenco. Y, además, necesitamos un convenio colectivo a nivel nacional que no existe. Necesitamos un nivel de contribución a la Seguridad Social así como de prestaciones y subsidios que se ajusten a nuestra particularidades de contratación. Necesitamos una fiscalidad propia, al igual que la tienen otros sectores, para que podamos contribuir de conformidad con un sistema progresivo real. Necesitamos, en definitiva, que se nos tenga en cuenta como colectivo unido. Un colectivo formado por los auténticos protagonistas y de los que depende esta historia así como el futuro de nuestro arte mayor; los artistas flamencos.

María Moreno

Bailaora. Premios Giraldillo 2020 y 2018

“Necesitamos más ayudas para creación y residencias artísticas”

La bailaora gaditana María Moreno. La bailaora gaditana María Moreno.

La bailaora gaditana María Moreno. / Lourdes de Vicente

1. Yo no he tenido la sensación de que en estos 10 años cambiara algo, la verdad. Pero sí fue una noticia muy positiva y toda aquella distinción que le aporte mayor visibilidad al flamenco me parece maravillosa. Todo lo que sea aportarle a esta cultura tan nuestra y tan requerida internacionalmente, es motivo para celebrar.

2. Es el momento para que las instituciones se unan y construyan una buena base para que todas las personas que trabajamos nos sintamos más respaldados ante una situación así (la pandemia) y ante cualquier situación, para tú poder poner un proyecto en pie y para poder aportar nuestro compromiso con la cultura necesitamos un respaldo de ellos, tanto económico como a nivel de estructura, de teatros, de residencias artísticas donde poder crear, más ayudas en ese sentido. Creo que la gente joven que estamos ahora apostando por proyectos dentro del flamenco para seguir alzándolo pues necesitaríamos un poco más de apoyo en todos los sentidos. Nos aliviaría mucho y nos quitaría un cargo que creo que el artista no debería de llevar encima.

3. Para mí el flamenco es la forma de expresión con la que más disfruto, ya sea en el escenario, ya sea creando o como receptora viendo a otros artistas y compañeros. Creo que es un arte totalmente poderoso, creo que es capaz de cambiar el estado anímico de una persona y creo que no hay algo más fuerte que eso. Y es un arte tan vivo y en constante movimiento, y se puede disfrutar de tantas formas, desde tantos espacios diferentes, y al estar vivo, como cada artista te lo hace llegar de una forma, pues creo que esa es la riqueza que tiene el flamenco y es lo que más nos atrapa de él.

Paco Cepero

Guitarrista y compositor. Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes

“Las instituciones siempre contratan a los enchufados”

El guitarrista y compositor jerezano Paco Cepero. El guitarrista y compositor jerezano Paco Cepero.

El guitarrista y compositor jerezano Paco Cepero. / Miguel Ángel González

1. El reconocimiento del Flamenco como Patrimonio de la Humanidad es algo que debemos recordar siempre, y este aniversario es una efemérides muy bonita pero eso no quita para que no haya cambiado nada, o no mucho, en estos diez años. Se le sigue dando muy poca ayuda a la cultura, en general, y al flamenco en particular. El flamenco sigue siendo el gran olvidado por las instituciones. Y más olvidado cuanto más pasa el tiempo.

2. En una época como en la que estamos, con este virus malo y con todos los sectores muy necesitados, siempre es muy difícil pedir algo porque todo el mundo lo está pasando muy mal, pero sí hay que decir que las instituciones siempre dan trabajo a los mismos, siempre contratan a los enchufados. Ponlo así porque es así.

3. Después de 63 años de profesión, ¿qué te voy a decir?, el flamenco es mi vida.

Eduardo Guerrero

Bailaor. Premio Público Festival de Jerez 2017

“La situación actual no puede ser una coartada para dejar de construir”

El bailaor gaditano Eduardo Guerrero. El bailaor gaditano Eduardo Guerrero.

El bailaor gaditano Eduardo Guerrero. / Jesús Marín

1. Lo que tengo claro es que no ha hecho ningún mal, es un reconocimiento muy importante. A nivel práctico es más complicado, aunque creo que se han recuperado festivales en Andalucía y ha crecido la presencia en España y, sobre todo en el extranjero, donde el flamenco cada vez es más admirado y respetado. Se ha avanzado algo en el tema educativo como el máster interuniversitario... El reconocimiento de la Unesco le ha sentado en general bien al flamenco, aunque el compromiso institucional debería ser más firme y proporcional a lo que representamos el sector.

2. Pediría un compromiso firme con nuestra cultura. La situación actual no puede ser una coartada para dejar de construir. Debe ser motivo de mayor compromiso institucional: Gobierno, Junta, ayuntamientos... Y, por supuesto, artistas, empresarios, peñas... Más unidad que nunca para no dar ni un paso en falso, ni un paso atrás.

3. Para mí el flamenco es el punto desde el que arranca mi manera de comunicar aunque luego el movimiento viaja a otros lugares. Creo que el flamenco permite ese viaje sin sentirse traicionado. Mi relación con el flamenco es curiosa: entre la aceptación y el rechazo pero siempre es y será mi punto de partida. Es mi raíz y mi forma de vivir.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios