Cultura

La enorme villa romana de Cabo Trafalgar, la más importante del litoral andaluz

  • Se trata de la única vivienda conocida en la Baetica donde conviven actividades de acuicultura, producción de garum y salazones de pescado

Vista aérea de la importante villa romana del Cabo de Trafalgar / UCA

A los pies del Faro de Trafalgar, con excepcionales vistas al mar, se erige la villa romana más importante hasta ahora localizada en todo el litoral andaluz, pues los últimos trabajos realizados hablan de una entidad que triplica la extensión hasta ahora conocida.

En concreto, se trata del hogar donde vivían sus fundadores itálicos, fue construida de forma aterrazada en el terreno y bajo el mismo se expande un vivero excavado en la roca, el primero que se conoce de toda la Baetica en el que conviven las actividades de acuicultura, producción de garum y salazones de pescado.

Una viviendas con varias estancias habitacionales junto a la que pueden verse unas grandes piletas de 1,5 a 2 metros de profundidad -ya se han localizado un total de trece con sus alzados completos-, con remates de coronación íntegros, totalmente revestidos de hormigón hidráulico (opus signinum). En estas piletas pertenecientes a una fábrica de salazones localizada en la anterior campaña de excavación encontraron "un garum único" realizado con restos de pescado de roca, además de restos de erizos y cangrejos, según narraba José Juan Díaz Rodríguez, profesor de la UCA y codirector del proyecto junto a Darío Bernal. Asociado a esta actividad pesquera-conservera se toparon con un conchero romano que viene a mostrar que las tareas de marisqueo fueron muy importantes en estos yacimientos. 

En el marco de este proyecto Arqueostra, financiado por los Fondos Feder y la Consejería de Formación Económica, Industria y Conocimiento y que persigue ahondar en los orígenes de la ostricultura en el Sur de la Península Ibérica y en el Norte de África Occidental, también se localizaron algunas piezas arquitectónicas relevantes como un capitel corintio en biocalcarenita y más de 200 restos de pintura mural coloreada y con decoración geométrica y vegetal del III estilo pompeyano, procedentes del techo y de la pared de alguna estancias, y restos de mosaicos, que verifican que algunas de las habitaciones estuvieron ricamente ornamentadas. Todo está actualmente en fase de estudio por la profesora Alicia Fernández de la Universidad de Murcia. 

Este asentamiento duró unos 75 años desde el I a. C. hasta mediados del I d. C

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios