Cultura

La Trois Chats de Jesús Sevillano se presenta esta noche en la sala Milwaukee

  • El trío de jazz formado en Madrid actúa dentro del Summer Jazz Festival 2011

Mientras algunos auguran el fin del mundo para dentro de unos meses, el sol pone a media España a la parrilla y muchas iniciativas culturales de carácter público naufragan ante la carestía de recursos, los pequeños y medianos empresarios le echan imaginación y coraje al asunto para que todos los veranos no terminen siendo el mismo.

Mirador Pop, Supersonic, los chicos del Monkey Week o la Sala Milwaukee (perdón por las obligadas omisiones) llevan todo el año planificando festivales, conciertos, encuentros y actuaciones que alcanzan justamente en estas fechas su clímax.

Si hace nada asistimos al magnífico Festival Mirador Pop, al inmenso concierto de Bigott en la Supersonic o al irrepetible espectáculo de Chupaconcha dentro del Monkey Week 365, en esta ocasión es la Sala Milwaukee la que se atreve a lidiar con un toro de seis cuernos y tres mil kilos, con un festival improbable tan arriesgado como exquisito.

Se trata (si la memoria no me falla) del primer festival de jazz creado por iniciativa privada en El Puerto de Santa María. Sí, jazz. Música de esa rara de narices en la que se improvisa pero no del todo, en la que lo mismo te embelesan con medios tiempos armónicos que te arrancan una extrasístole con disonancias y estructuras que te abren la cabeza como si fuese una sandía.

No en vano, el jazz surgió cuando las vanguardias, cuando Picasso, el Futurismo, la teoría de la relatividad o la bomba de hidrógeno. No es cómoda como un Bisbal ni afable como un vals. Exige atención, imaginación y participación.

El Summer Jazz 2011 comenzó el pasado viernes 10 de junio con More & Four Jazz Quartet, continúa esta noche con la Trois Chats Jazz Jesús Sevillano Trío y se prolongará a lo largo de todo el verano, terminando el viernes 25 de agosto.

A Jesús Sevillano le conocemos bien. Se pasó más de media vida en El Puerto de Santa María aprendiendo a tocar el piano y actuando con diversas formaciones en todos los garitos de la ciudad. Yo mismo pude asistir a su evolución como intérprete en El Loco de la Ribera o en Milord. Luego le perdí la pista.

Parece ser que se marchó a Madrid y que hace aproximadamente un año y medio montó allí su propia banda, la Trois Chats, que se hace acompañar por un contrabajo (Ramón Sánchez) y un baterista (David Rota), y que lo suyo es el swing y el jazz con mayúsculas de los años 60 (el de Duke Ellington o Thelonius Monk) y la bossanova de Jobim o Vinicius de Moraes.

Describen sus actuaciones como un compendio de melancolía e intimismo que termina abriéndose al diálogo directo con el público y a ciertos momentos de euforia, en los que el trío alcanza el paroxismo.

En definitiva, una oferta valiente, interesante y necesaria que dibuja un verano distinto, lleno de fugas armónicas, alguna que otra disonancia y mucha diversión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios