Concierto en la Sala Central Lechera Los sabores inesperados del Trío Garum

  • Javier Galiana, Joan Massana y David León actúan este sábado en la sala de la plaza Argüelles bajo el epígrafe del Festival de Música Española

  • María la Mónica y Karim de la FRAC serán los artistas invitados

El músico gaditano Javier Galiana, en el Lucero del Muelle durante la entrevista. El músico gaditano Javier Galiana, en el Lucero del Muelle durante la entrevista.

El músico gaditano Javier Galiana, en el Lucero del Muelle durante la entrevista. / Lourdes de Vicente

Orígenes rockeros, “devaneos muy serios” con el flamenco, “un chocazo dado bastante importante” con la improvisación y “un cariño enorme” por la música brasileña son los ingredientes imprescindibles para la receta exquisita y explosiva del Trío Garum o, lo que es lo mismo, de Javier Galiana, Joan Massana y David León, que la noche del sábado presentarán su sabrosa salsa musical en la Sala Central Lechera durante un concierto que se suma a la programación del Festival de Música Española.

Es el pianista y compositor gaditano –casa en la mochila, imaginación desbordante, inquieto por bendición y sobrino de Rameau (ya lo explica él) por castigo (por castigo de como está la cosa en la música)– quien confiesa la fundación “casi fortuita” de este trío que rezuma “un quimicazo importante” entre sus tres componentes, motor, sin duda, de la formación que tiene como denominador común “las inquietudes musicales” de sus miembros.

Fruto de ese entendimiento, Galiana habla de los “bolos elásticos” del Trío Garum que se lanza sin red a sus pasiones musicales al compás de las composiciones originales del pianista y consumado arreglista (“un chaval llamado Salvador Sobral me ha pedido un par de arreglos de cuerda para su próximo disco”, dice) con lo que sus recitales suelen ser una auténtica sorpresa para el respetable, “y para mí el primero”, asegura muy serio él.

Jazz, flamenco, música brasileña y toquetazos rock forman la receta exclusiva de Garum

Un lujo –el de mirarse, entenderse y que brote la magia– resultado de la confianza entre los músicos solidificada en sus cruces en diversos proyectos. “Habíamos hecho ya un montón de cosas juntos, no sé, como acompañando a María la Mónica, o que han estado de sustitutos también en La Canalla (la formación de Galiana con Antonio Romera Chipi) y también los usé como base de mi Suite Trafalgar (una de las obras de la que el pianista se siente más orgulloso), y hace un par de años, viendo que funcionábamos muy bien, pues propuse temas míos originales, quedamos un día para grabar sin ensayar, y en un aquí te cojo, aquí te mato, salió un disco estupendo”, se congratula el músico.

Una demostración de la valía de este trabajo del Trío Garum se podrá ver y escuchar el sábado en la sala de la plaza Argüelles, además, con dos artistas invitados, María la Mónica y Karim de la FRAC, que aportarán también “ese tono contestatario al yo me adscribo desde la travesura, la travesura musical”, encauza el músico formado en la Escuela Superior de Música de Cataluña (Esmuc) que advierte del error de quien “prejuicie” este concierto ya que “siempre se nos puede ir el pistón a un lado o a otro pues no hay premisa previa de por donde irá”. Eso sí, adelanta, Karim les ha pedido “un bpm” sobre el que el rapero hará lo suyo “y con María haremos un par de temas, no sé si algún un clásico flamenco o alguno de los temas del homenaje a Camarón que tiene ella donde nosotros la hemos acompañado”, baraja el artista que adelanta también que además del repertorio original del Trío Garum se sumará “alguna versión de jazz pero más con la onda del free que del repertorio más clásico”.

Y es que los sabores que se maridan en Garum son amplísimos, tanto como los que forman la cuenta musical de Galiana que le debe, y paga de sobra con su música, a su formación, sus viajes y sus maestros vivos y muertos (de Antonio Reguera a la guitarra a Lluís Vidal en el piano; de Manuel de Falla a Bola de Nieve) su enorme universo creativo que se materializa en múltiples proyectos.

Galiana ha realizado un par de arreglos de cuerda para el próximo disco de Salvador Sobral

“Pero, no te creas, tiesismo absoluto”, ríe con toda la boca y los ojos el músico que se considera heredero del sobrino de Rameau del que habla Diderot en su diálogo del mismo nombre. “Rameau fue un músico del Barroco de esos importantes y su sobrino era un músico pues como yo, de los de, qué hay que hacer, ¿de florero sonoro?, ¿me invita Silvia Pérez Cruz al Falla y soy el mejor?, ¿o hoy toco en el Cambalache mientras la gente toma una copa? Pues eso, soy el sobrino de Rameau”, filosofa con ánge el músico aireando una sorprendente modestia.

El disco libro con el escritor David Monthiel Cádiz dentro de un piano, Aires, su proyecto con el trompetista Julián Delgado, que vuelve a retomar a partir de esta Navidad en Brasil, la formación Tomate, Trío y Cebolla y la banda sonora de la obra teatral sobre Federico García Lorca, Espejo, donde también hace sus primeros pinitos como actor, y la hermosa Suite Trafalgar donde, quizás, cristaliza un trocito de su alma hermosamente extraña, son sólo algunas de las pruebas para refutarle el autoapelativo. Y Trío Garum, claro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios