Cultura

Soñar con los pies

  • Nuria Weber y Jorge Escalona, después de bailar y dar clases por España y Europa, han decidido unir el Ballet con los bailes latinos en la Escuela de Danza Avant

Comentarios 9

Nuria Weber y Korke, miran las altas paredes y salas con ilusión. Ya se imaginan todo funcionando, la música, los espejos, los vestuarios llenos de mayas y zapatillas de ballet. Avant se está levantando en la Calle Escalzo, una gran escuela de danza que contará con tres amplias salas y se inaugurará el próximo uno de septiembre.

Miran atrás y ven muchos años de esfuerzo, viajes y trabajo hasta haber podido llevar a cabo este gran sueño, y es que estos dos gaditanos han dedicado a su vida al mundo del baile y son referentes nacionales en sus estilos. Nuria comenzó con el ballet desde los cuatro años, ha actuado en diferentes compañías a nivel nacional y es titulada por el Conservatorio de Danza de Sevilla y recientemente por los conservatorios de Cádiz y Málaga. Ha dedicado más de diez años de su vida a ser profesora de ballet clásico. Por su parte, Jorge Escalona, más conocido como Korke, es referente europeo en bailes latinos. Como bailarín formó parte de la compañía Pura Salsa con la que recorrió España y parte de Europa. Actualmente es director, coreógrafo y fundador de la compañía Dancing Drago. Además es el creador del actual estilo internacional e imparte clases y cursos en España y en países como Dinamarca o Suiza " Me entristece que la gente no sepa que Cádiz es la cuna de la bachata, el actual estilo referente en Europa proviene de Cádiz y el campeón de España de bachata es de Cádiz. Siempre nos gusta más lo que viene de fuera y no sabemos lo que tenemos aquí" asegura.

Así, Nuria y Korke después de bailar e impartir clases por España y el mundo, se han unido ahora para llevar a cabo este proyecto en su ciudad, una gran oportunidad de recibir las enseñanzas de dos grandes profesionales del mundo de la danza.

La base de la escuela será formar tanto a profesionales del baile para futuros concursos o pruebas como a aquellas personas que quieran iniciarse en este arte por hobby o distracción. Nuria se encargará de impartir el ballet clásico, base de todos los estilos, donde prima la concentración, la disciplina y el control del cuerpo, además de contemporáneo, pilates, psicomotricidad, gimnasia de mantenimiento, yoga o funky. Korke se encargará del baile latino, para mover las caderas a ritmo de merengue, bachata o salsa.Y es que a los dos socios no les asusta iniciar este proyecto en tiempos de crisis "tenemos una amplia trayectoria por detrás en este mundo y en este momento la ilusión puede más que el miedo".

Además, Avant no será una simple academia , Nuria y Korke quieren hacer de ella una gran familia "Mucha gente se apunta a bailar como terapia, vienen parejas para hacer actividades juntos o personas que simplemente quieren conocer gente. Por eso, tenemos la intención de hacer fiestas con los alumnos, convivencias, salir a bailar a diferentes salas, ir a la playa, hacer una paellada, celebrar Halloween o Navidad, además de un espectáculo de fin de curso" Confiesa Nuria.

Por su parte Korke asegura: "Para nosotros bailar es bonito, pero enseñar lo es más aún. Que un alumno tuyo gane un concurso o lo contraten como bailarín es lo que más te enorgullece. En los concursos como profesor paso más nervios que ellos".

La Escuela Avant, pretende seguir despertando en algunos y empezar a despertar en otros la magia de la danza. Nuria y Korke quieren transmitir a sus alumnos lo que es pasarlo bien y sentirse identificado con lo que se baila.

Ellos sienten el baile como una forma de vida, donde se vive por y para bailar, un mundo sano tanto físicamente como mentalmente, pues descargar adrenalina con el baile y sentir el cosquilleo de la música purifica el espíritu. Y es que los grandes bailarines, no son grandes por su técnica, son grandes por su pasión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios