Entrevista con Rafael Ruibérriz | Flautista

"Es un hallazgo muy relevante para la historia de la música universal"

  • El músico sevillano y el cuarteto La Spagna estrenan hoy en la Santa Cueva una partitura inédita de 'Las siete palabras de Cristo en la Cruz' de Haydn con un añadido de Barbieri

El músico sevillano Rafael Ruibérriz. El músico sevillano Rafael Ruibérriz.

El músico sevillano Rafael Ruibérriz. / Belén Vargas

–¿Dónde reside la diferencia de esta versión de ‘Las siete palabras de Cristo en la Cruz’?

–Pues en que no es una versión que se hace sobre la música que escribió Haydn sino que Barbieri añadió nuevo material musical. Lo que hace Barbieri es tomar la versión del cuarteto de cuerda que hizo el propio Haydn, la que está hecha para dos violines, viola y violonchelo, y le añade una quinta parte de flauta con contrapuntos que se superponen a las otras partes musicales. Así, realmente, cambia la visión totalmente de la obra, la convierte en una obra nueva. Y, encima, no es que estos añadidos estén hechos por un compositor de segunda, sino por Barbieri, que es uno de los compositores más importantes del siglo XIX en España.

–Barbieri era muy joven cuando hace este añadido. ¿Era ya ese compositor relevante?

–No, efectivamente, era muy joven. Realmente poco sabemos de la contextualización de esta obra. Sólo sabemos que la fecha, que aparece en la firma de la pieza, coincide con el comienzo de los estudios reglados de composición de Barbieri. Es cierto que con 17-18 años él ya tenía una gran experiencia musical pero los estudios de composición reglados los empezó a la vez de la fecha de esta partitura. Así que mi hipótesis es que puede que esta pieza sea el resultado, un resultado muy bueno, de un ejercicio de composición, ya que en el siglo XIX se daba mucho ese ejercicio de añadir una parte nueva a una pieza. Por ejemplo, el Ave María de Gounod está basado en un Preludio para clave de Bach. Gounod lo que hace es añadir una parte de canto a la pieza escrita por Bach. Pero, sinceramente, es que no sabemos nada aún..., son los musicólogos los que ahora tienen que investigar y dar las respuestas. Pero sí podemos decir que estamos ante un hecho muy relevante para la historia de la música española y para la historia de la música universal. Por cierto, los gaditanos tenéis la suerte de que Haydn, que es junto a Mozart el compositor más importante del clasicismo, compusiera su obra más archiconocida en todo el mundo para el oratorio de la Santa Cueva.

–¿Cómo y cuándo aparece esta pieza?

–Esta pieza está al alcance de todos en los Papeles Barbieri, que están en la Biblioteca Nacional, pero fue el musicólogo gaditano Javier Orellana la primera persona que le dio el valor y la relevancia que tiene porque antes nadie había reparado en ella. Esto ocurrió hace como dos años. Y como nosotros mantenemos una buena relación, me lo dio a mí y nosotros le estamos dando el valor musical. Y, bueno, el marco más idóneo para presentar un hallazgo de estas características era el Festival de Cádiz que es de los pocos, sino el único, festival de Música Española que hay en el país, además de dar la oportunidad de ponerla en valor en la Santa Cueva, el lugar para el que Haydn compuso Las siete palabras. La verdad es que estamos muy emocionados.

–Entonces, ¿cree que es la primera vez que se toca?

–Pues no sabemos si en torno a 1840 se llegó a interpretar pero, desde luego, estamos ante su estreno en tiempos modernos. Es más, si en nuestro tiempo se hubiera interpretado, lo sabríamos porque hubiera sido un boom, de hecho, esperamos que salgan artículos y estudios muy pronto, y nosotros ya tenemos varios conciertos cerrados para 2019 y también pensamos grabarla. Esperamos poder difundir mucho esta versión de Las siete palabras.

–¿Cuándo grabarán el disco?

–Pues nos queremos meter en abril y quizás sería bonito presentarlo en el próximo festival, y si se han aclarado musicológicamente cosas de la pieza pues estaría bien presentarlo con una buena conferencia.

–¿Para usted qué significa dar el valor musical a esta pieza?

–Pues para mí, y para Alejandro Marías, el líder de La Spagna, el cuarteto con el que toco la pieza, es una obra muy especial. Para él porque la ha interpretado varias veces y para mí porque es una pieza que siempre me gustó desde que tengo uso de razón musical. En un primer momento por el hecho de que estuviese compuesta para Cádiz, porque soy sevillano pero tengo mucho arraigo en vuestra ciudad, pero también porque yo mismo he dirigido la versión de orquesta, que fue un momento importante de mi carrera, y después, hace como 10 años, también estuve a punto de interpretar en Semana Santa en Cádiz una versión del cuarteto pero donde la flauta sustituyera al primer violín...

–¡Qué premonitorio!

–Sí, sí. Es que en el XIX se editaron partituras de otros cuartetos de Haydn en las que el primer violín era sustituido por una flauta y yo pensé, pues, ¿por qué no hacerlo en Las siete palabras?, y a través de Javier Orellana lo propuse al Cabildo de la Catedral pero no se llegó a hacer y, de repente, y también a través de Javier Orellana, me llega esta partitura... Pues sí, premonitorio, es la palabra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios