Cultura

Monjes de Zurbarán con abstracciones de Léger

  • Estudiantes de Secundaria del Instituto Columela de Cádiz participaron ayer en un taller didáctico en el Museo Provincial

Los alumnos de Secundaria del Instituto Columela de Cádiz tuvieron ayer la oportunidad de conocer de cerca y comparar la obra de dos grandes artistas: Francisco de Zurbarán y Fernand Léger.

En el patio del Museo les esperaba Miguel Ángel Valencia, profesor de Historia del Arte y director del Gabinete Pedagógico de Bellas Artes de Cádiz. Allí, entre las obras de la exposición Fernand Léger. El cubista afable, les dio la bienvenida. "¿Quién es Léger?", preguntó. Nadie supo contestar. Entonces, él les contó que era un pintor francés que hacía un arte universal.

Miguel Ángel Valencia reunió primero a los estudiantes ante el cuadro Composition mécanique, pintado en 1917 en el hospital en el que el autor fue ingresado tras resultar herido durante la Primera Guerra Mundial. "¿Qué veis aquí?", interrogó. Las respuestas fueron varias: "Una lámpara", "un garabato", "una ciudad"... Es un cuadro con influencias del cubismo, la tendencia del momento.

El director del Gabinete Pedagógico fue explicando a los alumnos la evolución del francés a través de sus cuadros, cómo le influyen otros artistas y cómo en su última etapa hace una abstracción total del arte, dejando libertad al espectador para que interprete su obra.

Después se trasladaron a la primera planta y los niños se sentaron frente a los cartujos de Zurbarán. "¿Sabéis que son?" Silencio entre los niños. "¿Qué os dice esta pintura?" Más silencio... Miguel Ángel Valencia les explicó que esos cuadros fueron pintados por encargo para la Cartuja de Jerez, y su autor utilizó la tendencia del momento: el claroscuro.

Con esta visita, los alumnos aprendieron dos conceptos diferentes de arte: el libre, como el de Léger, o el hecho por encargo, como el de Zurbarán. Valencia les comentó que el artista libre, el que pinta lo que quiere y como quiere, no surge hasta finales del siglo XIX.

De vuelta al patio, los menores hicieron sus propias obras de arte. Se les repartió una carpeta con información sobre Léger, una lámina con el dibujo de un cartujo y papeles de colores transparentes. También tijeras y pegamento. "Quiero que sobre estas láminas pongáis recortes de colores, de tal forma que aunque peguéis los papeles, el dibujo se sigue viendo. Podéis emplear distintos colores y las formas geométricas que queráis", les dijo Valencia. Así, sentados en el suelo, fueron haciendo una abstracción tipo Léger, pero a su manera, de una figuración de Zurbarán. Estas obras se colgarán en el Patio del Museo hasta el 8 de marzo, día que acaba la exposición del artista francés.

La mayoría de los niños se marcharon con las ideas poco claras. "Lo mejor ha sido hacer nuestros cuadros", comentaba alguno. Para otro, "el haber salido de clase". Una de las alumnas se quedó con que "el arte tiene que ver con la época que se vive".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios