arte

Absoluta transcendencia

  • Fernando Francés deja la dirección del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga tras una inmejorable trayectoria

El comisario y crítico de arte, Fernando Francés. El comisario y crítico de arte, Fernando Francés.

El comisario y crítico de arte, Fernando Francés. / D.C.

Comentarios 1

Contemplando la exposición de Dionisio González en el CAC Málaga recordaba los muchos momentos de suprema significación artística que se han dado en los espacios del viejo Mercado de Mayoristas malagueño desde que este Centro de Arte Contemporáneo concurrió a la escena expositiva de la capital de la Costa del Sol, iniciándose, con su aparición, la dulcísima experiencia artística en la que, ahora, se encuentra la ciudad. Desde hace más de quince años, Fernando Francés ha dirigido con mucha solvencia un espacio museístico que, además de servir de motor para todo lo que vino después, ha puesto en la mejor vía a todo el mundo para que el mejor arte moderno fuese cercano a todos.

La etapa de Fernando Francés al frente del CAC Málaga ha llegado a su fin, tras una trayectoria exitosa. Su actuación ha sido espléndida, espectacular, rigurosa, llena de sentido y absoluta dimensión para la mayor gloria de la creación más inmediata. Eso es casi de unánime reconocimiento; digo casi porque, quizás, todavía, exista algún miope de sucios intereses que pudiera tener alguna duda. La historia lo descubre: aparte de los nombres del mejor arte español y de los artistas inmediatos a la realidad del Centro –los que han conformado las exposiciones tituladas Neighbours (Vecinos)–, una serie de grandísimos realizadores extranjeros – Mark Ryden, Louise Bourgeois, Rinus Van de Velde, Raymond Pettibon, Ai Weiwei, Paul Maccarthy, Alex Katz, Anish Kapoor, Bruce Nauman, Cindy Sherman, Ed Rucha, Sigmar Polke, Thomas Ruff, Tony Cragg, Shepard Fairey, Jake & Dinos Chapman, Neo Rauch, Gerhard Richter, Marina Abramovic, Julian Opie, Hannah Collins, Gilbert & George, Michael Borremans, Philippe Parren ... y un larguísimo etcétera– que convertían al CAC MÁLAGA en el punto de cita obligado para conocer lo mejor del arte extranjero y en el espacio expositivo con más completa programación sobre el arte que se hace fuera de nuestras fronteras. La relación de nombres tan importantes avalan una trayectoria que, no cabe la menor duda, considero casi imposible de repetir.

Todo esto, y no se me caen los anillos al decirlo, es gracias a la labor de Fernando Francés y a su inteligente y convincente poder para conseguirlo y llevarlo a Málaga. Decir lo contrario es faltar a la verdad. Por eso, ahora, que deja el centro que él ha dirigido, con sapiencia y trascendencia, todos debemos reconocer su ingente trabajo para con el arte. Málaga le debe estar infinitamente agradecida. Aquellos que, con espurias intenciones, puedan poner en duda su trabajo, sólo muestran su pobreza. Incluso los que, estúpidamente, denunciaron su actuación por poner unas obras de un importante artista urbano en las calles de la ciudad, sólo descubren su bajeza intelectual.

La marcha de Fernando Francés a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para hacerse cargo de la Secretaría General de Innovación Cultural y Museos puede ser un punto de inflexión para que lo artístico, en el contexto general de la Comunidad, ofrezca el avance definitivo que, hasta ahora, no ha tenido. Su visión privilegiada y su absoluta realidad para con el arte, estoy seguro de ello, servirá para conseguirlo.

Por otro lado, tras las esplendideces del periodo transcurrido con Fernando Francés al frente del CAC Málaga nos cabe un tiempo de mucha expectación. Helena Juncosa, colaboradora especial de Francés desde un principio, va a ocupar su puesto. Ella de esto sabe y, sólo con haber mirado bien en estos años, ya tiene gran parte del camino andado.

Como amante de lo artístico, después de treinta y tantos años de profesión; viendo muchas cosas y, casi siempre, de poca enjundia; debo reconocer la labor de un Fernando Francés que nos ha abierto muchas sendas para posicionarnos ente el mejor arte que se hecho en España y, sobre todo, en el mundo. Gracias por todo y suerte en la nueva institución. Sus aciertos serán buenos para todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios