Cultura

La Diva de Pilar Alonso protagoniza su última película en la sala Benot

  • La pintora gallega presenta en la sala gaditana una selección de piezas de los tres capítulos de una serie que bebe del cine y el cómic · Próximamente presentará en la galería un libro que narra e ilustra la historia

La Diva protagoniza la última escena pictórica de la artista gallega Pilar Alonso. Nació en Berlín, hace tres años, en un proyecto transfronterizo entre la plástica y el cine. Y llega de nuevo a Cádiz, completando el ideario simbólico que para ella ha creado su artífice, a modo de guiones cinematográficos adaptados al lienzo. De sus vivencias y convivencia trata la exposición que ayer se inauguró en la Galería Benot: La Diva.

La muestra se articula en torno a los tres capítulos que han grabado mano a mano. Tres escenas de una película artística, la de la propia Pilar Alonso, de la que ahora se extrae una selección de 17 piezas.

Entre ellas figuran algunas de las obras de la intervención que Alonso emprendió en la capilla del Castillo de Santa Catalina, junto a otras piezas exhibidas en otras cuatro salas del país como la Fundación Nova Caixa Galicia.

En esta última escena expositiva -con la que la serie de Alonso toca el final de La Diva, que no su fin-, se recogen una serie de carbones, estampas digitales y gouaches sobre papel de esta serie que puede verse completa en la web www.pilaralonso.es.

A lo largo de este "filme" que bebe de otras artes narrativas como el cómic, la gallega reflexiona fundamentalmente sobre el desencanto de la treintena, sobre el encuentro consigo misma, sobre el impepinable paso del tiempo y sobre "la forma en que La Diva acepta su destino y su función en la obra, que no es otra que matar a los peces de colores", explica la autora.

Y es que su producción está colmada de una gran carga simbólica representada por los propios peces de colores y los niños, "que vienen a representar los sueños de la infancia y la adolescencia". Anhelos y deseos que finalmente termina aniquilando cuando llega a la madurez, entre otra serie de recursos como los coches, cuernos o el cuchillo con el que pone punto y final al proceso.

Pilar Alonso se inspiró en una actriz amiga suya, Iria Piñeiro, para crear a La Diva. Para ella ha producido los guiones que marcan la serie, que después traduce en una sesión de fotografía consensuada, "en la que ella interpreta lo que le cuento", antes de trabajar la obra propiamente dicha.

Tras la escena que tituló The end, en la que "La Diva termina aceptando su naturaleza", emprendió Goldenfishkillers, título que adoptó el epílogo de la serie, en el que la Diva reaparece para llevar a la escena el papel de la actriz de carne y hueso. Se invierten los papeles, en un juego simbólico que hace referencia a las matrioshkas. "La Diva se convierte en la actriz, en una forma metafórica de situar un mundo dentro de otro, y a su vez de otro...", explica.

En esta película se inspiró Pilar Alonso para presentar el cartel con el que La Diva anuncia su llegada a la ciudad, en el que aparece frente al camino que lleva al Castillo de San Sebastián.

Ahora La Diva se vuelve a entregar al público gaditano. En esta última entrega de la película que protagoniza desde la galería Benot.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios