Cultura

La Capilla del Carmen del Hospital de Mujeres recupera todo su esplendor

  • El convenio suscrito entre el Obispado y BBVA ha permitido una intervención integral ·El proyecto dirigido por la restauradora Mª Paz Barbero contempla la recuperación de 60 esculturas, 16 lienzos y 5 retablos, las bóvedas y paramentos

Comentarios 1

La capilla del Carmen del Hospital de Mujeres, una de las obras maestras de la arquitectura civil y barroca andaluza, declarada Bien de Interés Cultural en 2003, ha sido sometida a un ambicioso proyecto de restauración. Una actuación integral que ha puesto de punta en blanco tanto bóvedas como paramentos y que ha recuperado todo el esplendor de 60 esculturas, 16 lienzos y 5 retablos.

La presentación tuvo lugar ayer en el Obispado de Cádiz, ubicado en el propio edificio, en un acto que contó con los representantes de la institución eclesiástica y la patrocinadora, BBVA. José Carlos García Solano, delegado de Patrimonio-Artístico del Obispado, fue el encargado de presentar a los participantes, el vicario general del Obispado de Cádiz y Ceuta, Guillermo Domínguez Leonsegui; la directora de Actividades Culturales de BBVA, Concha Badiola, y al catedrático de Historia de la Universidad de Sevilla, Enrique Valdivieso, que repasó las virtudes de un conjunto que definió como "único, irrepetible y de mayor originalidad y belleza de toda Andalucía, me atrevería a decir".

Concha Badiola, de BBVA, puso de manifiesto el compromiso de la entidad bancaria por la mejora del entorno, con "la recuperación de elementos muy significativos de nuestro acervo artístico".

Un programa que, tal y como dijo Badiola, ha contribuido a la restauración de numerosos bienes en toda Andalucía y que en Cádiz ha repercutido anteriormente, con la aportación de la Cuenta Entre Catedrales.

En su intervención el vicario general, Guillermo Domínguez Leonsegui, agradeció el mecenazgo de BBVA en la recuperación de esta capilla "que ahora abre al culto" e incidió en la obra benéfica de la iglesia a lo largo de la historia, "como la de este Hospital de Mujeres hasta hace cuarenta años".

Fue el maestro Afanador el encargado de acreditar allá por 1736 la singularidad de este edificio, de los más logrados del barroco dieciochesco gaditano, donde destaca tanto la fachada principal, como los patios y la escalera.

Precisamente entre el patio y la fachada principal se ubica la capilla, un coqueto salón rococó dividido en tres naves por seis columnas toscanas de mármol sobre pedestales y salpicada por numerosas obras de gran calado, como el lienzo de El Greco, que representa la visión de San Francisco, no incluido en este proyecto. De su relevancia a lo largo de la historia habló Valdivieso en un recorrido genérico en el que desgranó algunos de los elementos más reseñables. Así, puso de manifiesto la utilidad que tuvo como capilla de un centro de caridad, "donde se recluían a mujeres muy enfermas e incluso a las arrepentidas de "la mala vida" y la forma en que todas las piezas que la integran "tienen mucho que decir" en este discurso artístico. Es el caso del ciclo pictórico del maestro Domingo Martínez, autor del Retablo de la Dolorosa -restaurada parcialmente-, el lienzo de Cristo hablando con los fariseos, el de la expulsión de los mercaderes del templo o el de Cristo curando a la hemorroísa, entre otros.

El historiador también nombró la pintura de la Virgen del Carmen que Felipe Abarzuza realizó en el techo a principios del XX, "una pieza que se desdice con el resto de la yesería". Del mismo modo que la llegada del neoclásico dio un "golpe al conjunto", sustituyendo el retablo original de la Virgen de Carmen del Altar Mayor por el actual.

La actuación en el Misterio del Nacimiento o el de La Inmaculada son otras de las intervenciones realizadas en la capilla, cuya inauguración tuvo lugar en la tarde de ayer por el Obispo de Cádiz, Antonio Ceballos y el director Territorial Sur de BBVA, Agustín Vidal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios