Festival Iberoamericano de Teatro

36 FIT | Los mapas vivos de Cádiz, cartografía de una encrucijada

  • El complejo binomio ciudad-turismo marca las propuestas que Agencia El Solar. Detective de Objetos exhibe desde este martes 19 de octubre en el FIT

Shaday Larios, Jomi Oligor y Xavi Bobés, los miembros de Agencia El Solar. Detective de Objetos, en el Baluarte de la Candelaria.

Shaday Larios, Jomi Oligor y Xavi Bobés, los miembros de Agencia El Solar. Detective de Objetos, en el Baluarte de la Candelaria. / Lourdes de Vicente

El Tiempo habla desde una pared de la Sala B del Baluarte de la Candelaria. “Los gargajillos de Inma”, “La guitarra de Jesús" o “La lotería de Gloria” son frases que flotan, como mensajes en una botella, salpicando este mar formado por moléculas de memoria –artículos del Diario de Bartolomé Llompart, facturas pendientes del Hospital de Mora, papelillos caseros esparcidos por el suelo, el cuadrito de nudos marineros, libretos de Carnaval, cintas de Carnaval...– que nos mojan y espabilan como una bofetada de agua. Nostalgia y sacudida a partes iguales. El Cádiz que fue y el que todavía es nos habla deformado y reconstruido , a la espera de respuesta. Porque Cádiz está al pie de una encrucijada, la que le plantea la compleja relación entre ciudad y turismo. Un binomio de alcance casi pandémico y, hasta ahora, irresoluble el que indaga la Agencia El Solar. Detectives de Objetos con un grupo de gaditanos que han querido convertirse en los cartógrafos de Los mapas vivos de Cádiz. Son la mexicana Shaday Larios, el navarro Jomi Oligor y el catalán Xavi Bobés los guías que marcan los límites de este dibujo de la ciudad, cuatro dibujos, en realidad, que se presentan en el 36 Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz a partir de este martes 19 de octubre.

“Todo empieza con un taller que nos encargan desde Casa de Iberoamérica sobre la relación entre ciudad y turismo y planteamos un taller de teatro de objetos documentales (que se celebró durante el mes de septiembre) donde con gente local hacemos ese trabajo de campo que nosotros siempre hacemos para crear nuestras piezas”, explica Oligor sobre esta labor de recopilación de “historias de vida” en la que han implicado a “16 detectives gaditanos” (relacionados con el sector turismo, y no; familiarizados con la escena, y no) que han mostrado “mucho entusiasmo”, “mucha implicación” y “mucho amor por su ciudad”, tal y como explica Larios que también ha notado “un malestar muy fuerte por la turistificación, sobre todo, a raíz de este verano”.

“Creo que hemos llegado en un momento muy frágil pero bien interesante para tratar esta relación”, acierta la mexicana que, al igual que Oligor, asegura que con este taller, y con sus mapas vividos resultantes, no se ofrece “ninguna respuesta, ni ningún posicionamiento, si acaso, lo que se generan son nuevas preguntas”. ¿Es acaso posible el turismo sostenible?, podría ser una de ellas...

Interrogantes que se abrirán, que se cerrarán o que se mantendrán abiertos (“nunca se sabe lo que puede pasar...”) durante las cuatro acciones performáticas donde se cristaliza de cuatro maneras diferentes, “casi como en cuatro capas”, la visión que el gaditano tiene de la transformación de su ciudad, a la vez que se ofrece al visitante “conocer la ciudad a través de la intimidad de las personas, y para nosotros, como visitantes, como extranjeros que somos, al fin y al cabo, ha sido súper bonito poder seguir este proceso”.

Así en el primero de Los mapas vividos (que exponen el tridente creativo y la gaditana Rafaela Gallardo este martes y miércoles en el Baluarte de la Candelaria a las 17.30 horas) se trabaja desde la apropiación de la palabra souvenir (vocablo francés que significa recuerdo) para llevarlo al souvenir afectivo. “¿Cuál es tu souvenir en tu propia ciudad?” La respuesta es la tinta con la que se dibuja “otro tipo de escritura de la tierra, donde tú puedes ver como cada quién recuerda el territorio a través de sus objetos”, avanza Larios sobre este proyecto que además conecta “la memoria individual con la colectiva” –la caja de puros de María Reina que recuerda a las Cigarreras, la plancha de hierro con la que se partían los frutos secos en el Campo del Sur, los papelillos de casi cualquier trozo de papel...” – que se unen también “a los objetos y a las historias que llevan aparejados de otras personas que pertenecen al círculo íntimo del grupo con el que hemos trabajado, con lo que el mapa acaba extendiéndose un poco más”, apostilla Bobés que avanza que también esta semana se avanzará “el mapa de papel” resultante de la experiencia completa.

“Queríamos dejaros un documento para que esta propuesta no sólo se quedara en la experiencia. Así que compramos un mapa antiguo de Cádiz, que después de forma casual descubrimos que era de la época de la República, y lo reescribimos con muchos de estos souvenirs afectivos, con algunos de los recorridos que vamos a hacer, involucramos a colectivos como Mujeres de Acero, Calle Viva, los pabellonistas, diferentes personas relacionadas con el tema de la Memoria... Es un mapa colectivo, que refleja todo este proceso y que está dedicado a la gente de Cádiz, del que habrá ejemplares que daremos al final de cada espectáculo y también desde la organización del FIT se repartirán algunos por la ciudad”, completa Larios.

Un mapa que contendrá, de alguna manera, también el Mapa vivo 2, donde Inma Maestre, Jesús Bienvenido y Inés Sánchez reflexionan sobre el barrio de la Viña que es y que fue, “sobre la resistencia, sobre lo que hay y lo que no hay”, precisan, en una performance gaditanísima que tendrá lugar los días 26, 27 y 28 de este mes; y el Mapa vivo 3 en el que se sale de los límites del Baluarte de la Candelaria para emprender un recorrido urbano donde Fernando Soto, Desiré Villegas y María Reina Cervera cuentan sus propias historias en la ciudad los días 29 y 30 de octubre. “Y el mapa 4 (que se desvelará el último día del FIT) es como un epílogo que resume todo lo que ha pasado estos días y se activan otras historias del mapa que no se habían activado”, resumen sobre este trabajo en el que también han participado Aurora Valsan, Rodrigo Nuñez, Alba del Campo, Antonio Castaño, María Escámez, Rocío Pedregal, María Megías, Cristina Simón y Antonio Ávila.

Además, en cada sesión, tras la propuesta escénica, se abrirá el debate sobre lo que se ha expuesto y, para ello, “además de los asistentes que pueden participar cuando quieran, hemos invitado a diferentes colectivos y personas activistas de la ciudad que nos ofrecerán sus puntos de vista”, explican los artífices del diálogo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios