Situación en el interior de las cárceles

Las prisiones de la provincia cuentan con la mitad de los médicos previstos

  • Los sindicatos denuncian que hay un psiquiatra para los 2.400 internos, un 30% con enfermedad mental, de los tres centros penitenciarios de El Puerto

Vista de una de las galería de Puerto 2 desde el interior de una celda. Vista de una de las galería de Puerto 2 desde el interior de una celda.

Vista de una de las galería de Puerto 2 desde el interior de una celda. / Fito Carreto

Comentarios 5

Nunca sabremos si el suicidio de Manuel Fuentes, el preso que se ahorcó hace una semana en Puerto 1, pudo haberse evitado, pero es indudable que se trata de un síntoma. Las carencias denunciadas por los sindicatos muestran que existe una falta de personal especializado para detectar el riesgo de suicidio en nuestras prisiones.

El sindicato Csif, a través e uno de sus portavoces, ha denunciado a este periódico que ahora mismo tanto Puerto 3 como Botafuegos, en Algeciras, sólo cuentan con cinco médicos cuando su RPT (Relación de Puestos de Trabajo) es de diez. En el caso de Puerto 1, la prisión más dura y pequeña de la provincia, reservada para el primer grado, sólo hay un médico de los tres que tendría que haber para los 160 reclusos de alta peligrosidad. Sólo Puerto 2, la cárcel más tranquila, en palabras de una fuente sindical de prisiones, las plazas médicas se acercan más a la RPT al contar con ocho de diez médicos previstos.

Según los datos reconocidos por Instituciones Penitenciarias, un 30% de los reclusos de nuestro país sufre algún tipo de enfermedad mental, que puede agravarse por el encerramiento. Sin embargo, en el caso de los centros penitenciarios de El Puerto, con 2.400 personas de población reclusa, sólo hay un psiquiatra que trabaje con ellos. Esto supone que, como en el caso de Manuel Fuentes, no existan diagnósticos que puedan alertar de medidas especiales que puedan evitar casos como éste. Es decir, pese a la evidente necesidad de un tratamiento psiquiátrico, Fuentes no estaba en ese 30%.

“Así nos encontramos con internos sin diagnóstico ni tratamiento que evidentemente influyen en su comportamiento antes y después del tratamiento”, explicaban los sindicatos en 2016. Tres años después nada ha cambiado, confirman fuentes del Csif. Instituciones Penitenciarias, uno de los organismos públicos de mayor opacidad, no contestó nunca a estas denuncias.

“Hemos pedido una reunión con el ministro del Interior, que es candidato por Cádiz -afirman estas fuentes sindicales-, para explicar esta situación, pero no nos ha concedido ni un minuto. Llega a Cádiz, va a los actos, se monta en el coche y se va”.

En Puerto 1 la situación es crítica. Es un centro que carece desde hace tiempo de subdirector médico y sólo hay un médico presencial. Las guardias se hacen por localización. Es una denuncia que se elevó al director general de Instituciones Penitenciarias en enero de 2018. No hubo respuesta a esta solicitud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios