Participación Ciudadana La plataforma digital para la reforma constitucional de Somalia tendrá sello andaluz

  • La cooperativa Enreda adapta la herramienta participativa Consul al proceso de reconstrucción nacional que el país africano lleva a cabo auspiciado por Naciones Unidas

Parte del equipo de Enreda Parte del equipo de Enreda

Parte del equipo de Enreda

Somalia está en pleno proceso de reconstrucción nacional. En 2012 se reunificó en un Estado federal y se elaboró una Constitución provisional con el fin de mantener la paz y avanzar en una transición que reconduzca años de desgobierno tras el desmembramiento del país. Para 2020 se prevé una reforma constitucional y unas elecciones democráticas que consoliden dicho proceso. Y en este punto histórico del país africano, la cooperativa Enreda tendrá un papel importante para que la ciudadanía somalí participe activamente en el camino de la reconstrucción.

Arantza Lozano no está en Mogadiscio sino en Tarifa. A 10.000 kilómetros. Pero cosas de la globalización, nos cuenta cuál es el papel que la consultora Enreda en la que trabaja tendrá que jugar en el cuerno de África tras la firma de un convenio con la Oficina Somalí del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. El proyecto se concreta en adaptar Consul al proceso constituyente. La herramienta cuenta con diversos módulos que se configuran según las necesidades del cliente, así sirve tanto para crear un debate en la ciudadanía, plantear propuestas, consultas o procesos completos como el de presupuestos participativos. La filosofía básica radica en la participación, la adquisición de un papel activo por parte de las mujeres y hombre de a pie, involucrarlos en las decisiones políticas y empoderar. Y estas cualidades son las que Enreda buscará aportar a través de la plataforma digital al proceso constituyente somalí. 

Consul es una plataforma de participación ciudadana de software libre que se implementó para el Ayuntamiento de Madrid y que posteriormente ha experimentado una expansión imparable. Incluso Naciones Unidas se ha rendido a su popularidad. La consultora Enreda forma parte de la comunidad que desarrolló esta tecnología y que posteriormente la ha adaptado a las necesidades de múltiples ayuntamientos y administraciones. En la provincia de Cádiz por ejemplo, Arcos, El Puerto o Puerto Real trabajan con esta herramienta y el Ayuntamiento de la capital fue el primero en Andalucía que la desarrolló, aunque aún no se ha decidido a estrenarla.

La formación es el otro elemento clave en el que se sustenta el convenio firmado por la cooperativa con los somalíes. Enreda se encargará de dotar de los conocimientos necesarios a un equipo de desarrolladores africanos para que consigan la autonomía necesaria una vez acabado el periodo fijado en el acuerdo (un año prorrogable a tres). Serán los propios técnicos somalíes los que hagan evolucionar la herramienta en sus procesos futuros, ya que el convenio no se limita al proceso de reforma constitucional, si no que Enreda también va a habilitar la plataforma para que la use el Gobierno local de Mogadiscio (capital de Somalia) y otras dos ciudades que aún están pendientes de concretar.

Arantza Lozano destaca la importancia que la diáspora somalí está llamada a tener en esta dinámica. Sin que haya datos del todo fiables, se calculan que en torno a dos millones residen en el exterior del país, lo que representa alrededor del 13% de su población. Una parte importante son "gente preparada que se ha ido fuera del país" y que gracias a la plataforma digital podrá participar activamente, "crear los cimientos y bases para la reconstrucción nacional". La herramienta facilitará que sean los propios ciudadanos los que puedan aportar sus propuestas a la reforma constitucional, que formen parte para "hacer país". 

La plataforma, por tanto, debe garantizar que sea lo más accesible posible, no solo para los residentes en el exterior sino para los propios habitantes del país. "Somalia cuenta con un importante grado de digitalización -un 73% de la población usa dinero desde el móvil-", según informa Enreda, "por lo que se favorecerá que todas sus funcionalidades sean operativas desde smartphones básicos".

Cómo acaba participando en Somalia

Enreda se presentó a una oferta de Naciones Unidas para implantar la herramienta Consul en diferentes ciudades del mundo como un proyecto piloto relacionado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Nunca se habían embarcado en un desafío de este tipo, pero contaban con la experiencia suficiente en el desarrollo de esta tecnología, según nos cuenta Arantza Lozano.

Aquel camino se vio truncado porque la empresa que terminó seleccionada fue una ecuatoriana. No obstante, presentarse a esa oferta no cayó en saco roto. Cuando Somalia solicitó a Naciones Unidas cooperación para este proyecto, Enreda estaba en el directorio de consultoras capaces de desarrollarlo. Y así comienza un camino de negociación hasta la firma del convenio en el que se rebajan las condiciones del país africano puesto que pretendían "abarcar mucho más", según explica Lozano, que los describe como "muy exigentes".

Plataforma Consul para Somalia Plataforma Consul para Somalia

Plataforma Consul para Somalia

"En un principio pretendían que hubiese gente en el terreno, pero el Ministerio de Exteriores nos informó que era imposible cubrirnos en nuestra labor". Finalmente les presentamos un plan alternativo, más factible y menos costoso, en el que todo el trabajo se hiciera remoto. El desarrollo de la plataforma, el mentoring (formación para los desarrolladores nativos) y el asesoramiento integral se haría a distancia para garantizar la seguridad. Lozano explica que la comunidad internacional está establecida en una zona acotada cercana al aeropuerto de la capital y que la inestabilidad del país hace que trabajar fuera de esos límites se convierta en un riesgo para un extranjero. 

La situación de Somalia, según la oficina de información diplomática del Ministerio de Exteriores describe que "en el plano político, la revisión de la Constitución, la preparación de unas elecciones por sufragio universal y la propia construcción de un Estado federal viable se ve condicionada por las divisiones entre clanes, por las diferencias dentro del Gobierno Federal y entre éste y el Parlamento y, especialmente, por las tensiones entre Mogadiscio y los Estados federados". 

España no tiene incluida a Somalia en su Plan Director de Cooperación ni cuenta con oficina técnica en el país. Las relaciones diplomáticas se gestionan desde la Embajada en Nairobi (Kenia). Sin embargo, España sí que contribuye a través de diversas agencias de Naciones Unidas o mediante la Unión Europea. El papel que juega, por ejemplo, en la misión Atalanta contra la piratería en aguas somalíes es bastante activo. La Base Naval de Rota asumió el mando de esta operación el pasado mes de marzo -aunque la misión lleva implementada desde 2008-, encontrándose desde el mes de julio la fragata 'Canarias' en la zona del Índico controlada por este cuartel general europeo. 

Otras dos misiones sobre el terreno con las que cuenta la Unión Europea y en las que participa España están relacionadas con la contribución al desarrollo y la capacitación del Ejército Nacional Somalí desde 2010 y con promover el desarrollo de las capacidades de la policía marítima desde 2012.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios